Cómo pintar los muebles de tu cocina para que parezcan como nuevos

Apúntate a la moda de las cocinas con color con estos sencillos pasos de bricolaje para que renueves por completo el look de tu cocina sin tener que cambiar los muebles.

kitchen casagrande incorporated hunter’s collection of rugs into the kitchen for an earthy touch, that also reflects the colors of the cabinetry cabinetry paint yorktowne green, benjamin moore lower paean black, farrow  ball pendants thomas o’brien for circa lighting tile the winchester tile company cooktop thermador countertop quartzite, leamar industries
Jared Kuzia

    A nada que pases un rato viendo stories en Instagram verás que los muebles de cocina pintados con colores son tendencia absoluta, o mejor dicho, son trendy. Desde azules como la tinta, verdes intensos, hasta grises y topos tan actuales, pintar los muebles de la cocina es una excelente manera de añadir personalidad y encanto sin hacer mucho gasto. Así que a no ser que tengas la posibilidad de renovar tu cocina de arriba a abajo, vas a tener que echar mano de la magia del bricolaje para lograr un colorido espacio que parezca nuevo.

    Pintar los muebles de la cocina es más fácil de lo que puedas pensar. Contratar un equipo profesional siempre es una buena opción (y te garantiza un resultado final perfecto), pero también puedes hacerlo tú misma/o. Toma nota de los sencillos pasos que debes tener en cuenta y verás que con poco esfuerzo vas a estrenar cocina. Al igual que con muchos proyectos de mejoras en el hogar, lo que ahorrarás en dinero lo gastarás en tiempo, pero con nuestra guía fácil para pintar los muebles de la cocina, te aseguramos que el resultado final va a ser satisfactorio. A continuación, te guiamos a través de cada uno de los pasos, desde comprar la pintura adecuada hasta volver a montar el espacio, para que puedas tener los muebles de tu cocina pintados en solo un fin de semana (bueno, tal vez dos).

    Noe DeWitt

    El precio de pintar los muebles de tu cocina

    Cuando se trata de pintar los muebles de la cocina, los precios pueden variar drásticamente según la cantidad de ayuda que vayas contratar y el tamaño del espacio. En general, si está buscando a alguien que venga y pinte profesionalmente los muebles de tu cocina, puede llegar a gastar 4.000 € o más, dependiendo de la complejidad del trabajo. Este alto (¡pero digno!) precio explica por qué muchos propietarios optan por hacerlo ellos mismos y así reducir significativamente el presupuesto a gastar. Aunque vas a tener que comprar mucho material para el proyecto (hablaremos más adelante de eso), pintar los muebles de tu cocina debería costarte en torno a 400 €, más o menos.

    Elegir la pintura adecuada para muebles de cocina

    Tiene dos opciones básicamente cuando se vas a elegir la pintura para los muebles de tu cocina (y con esto nos referimos al tipo de pintura, el color lo dejamos a tu elección): aceite o látex. Cada uno tiene sus propias ventajas y peligros, en los que nos metemos a continuación.

    • Pintura al aceite para muebles de cocina. La pintura al aceite es la opción preferida por muchos profesionales y es por una buena razón. Deja un acabado muy suave y crea una excelente cobertura, lo que permite cubrir superficies difíciles y oscuras con menos capas de las que podría necesitar con otro tipo de pintura. Las pinturas a base de aceite se secan más lentamente, pero son mucho más resistentes y duraderas para las superficies de los muebles de cocina, que suelen sufrir mucho desgaste con el tiempo. Pero, eso no quiere decir que la pintura a base de aceite no tenga sus inconvenientes. Es muy difícil de limpiar (necesitarás un químico como trementina o alcoholes minerales para limpiar las brochas y herramientas, así como cualquier derrame o gotas), y hay que tener que cuidado con los fuertes vapores que generan al pintar. Si nunca has pintado con pintura al óleo antes debes probar y descubrir la técnica adecuada para los muebles de su cocina. Si eliges pintar los muebles de tu cocina con una pintura a base de aceite, déjate aconsejar e investiga un poco antes de usarla sobre todo sobre cómo manipular y desechar adecuadamente la pintura que te sobre.
    • Pintura al látex para los muebles de la cocina. Las pinturas de látex son las más populares en el mercado, así que es posible que ya estés bastante familiarizada/o con su aplicación. El látex es una pintura a base de agua más "amable", y con esto nos referimos a que la aplicación y la limpieza son mucho más sencillas (usa una brocha de cerdas sintéticas y limpia con agua y detergente para platos). La pintura al látex se seca más rápido y mantiene el color durante más tiempo que las pinturas a base de aceite, aunque tardan más en "curarse", lo que puede dejar susceptibles a muescas y abolladuras durante algunas semanas. El trabajo de preparación es muy importante cuando vas a trabajar con pintura al látex, especialmente si aplicas el color directamente sobre una superficie de madera desnuda. Deberás lijar, preparar y sellar con cuidado la madera antes de aplicar la pintura al látex, o los muebles podrían astillarse e hincharse en unas pocas semanas.

      Brocha Vs. Pulverización

      Hay una consideración más cuando vayas a elegir cómo pintar los muebles de tu cocina: la técnica. Muchos pintores profesionales confían en las aplicaciones con rociador cuando se trata de pintar muebles de cocina, gracias a la aplicación suave y sin fallas. Sin embargo, requiere de mucha práctica y aprendizaje para usar correctamente un pulverizador de pintura (no, no es como una lata de pintura en spray) y deberás invertir en comprar un pulverizador de pintura o alquilar uno. ¿Otro factor a que debes considerar? Todo el trabajo de preparación que implica pintar con pulverizador los muebles de la cocina. Deberás tapar todas las zonas cercanas (incluidos electrodomésticos, suelo, paredes y ventanas) con plástico para evitar que las partículas de pintura terminen cayendo en áreas donde no se pretende aplicar color. Este paso por sí solo puede requerir varias horas de trabajo, y si pretendes hacer todo el trabajo en un de fin de semana, es un tiempo precioso que podrías estar pintando tus muebles. En líneas generales, la mejor opción para los más novatos es pintar los muebles de cocina a mano, usando una combinación de brocha y rodillo.

      Stacy Zarin Goldberg

      Preparar los muebles de cocina antes de pintar

      Como muchos proyectos de bricolaje, la calidad del trabajo depende en gran medida de la preparación correcta. Empieza por desmontar todas las puertas y cajones de los muebles y guarda los herrajes en una bolsa etiquetada para volver a montarlos después (también es una buena idea etiquetar las puertas para que no confundas después dónde van). Protege con cinta adhesiva los electrodomésticos o los bordes donde los muebles tocan la pared o los azulejos para que termine con líneas nítidas y limpias. Finalmente, coloca una lona protectora o papel de construcción para proteger los suelos. ¿Todo listo? Genial, ahora estás listo para preparar los muebles.

      Limpia y lija los muebles

      Ya sea que esté busques un acabado de madera teñida o vayas a pintar muebles previamente pintados, debes empezar lijando un poco la superficie para que imprima y la pintura se adhiera correctamente a los muebles. Empieza por limpiar los muebles con TSP (fosfato trisódico), que eliminará cualquier aceite o suciedad, luego lija los muebles con papel de lija de grano 80 a 100. El objetivo no es eliminar necesariamente toda la pintura anterior, aunque puedes hacerlo si lo desea. Más bien, se trata de que la superficie sea permeable y, por lo tanto, pueda "pegarse" la imprimación cuando la apliques.

      Rellena y sella cualquier abolladura, grieta o agujero

      Si vas a cambiar la ubicación de los electrodomésticos o tienes muebles que han sufrido mucho, tendrás que revisar y arreglar con masilla para madera cualquier agujero o abolladura. Aplica según las instrucciones del paquete y deja que se seque por completo antes de lijar el relleno al ras de la superficie del mueble.

      Limpia los muebles de nuevo

      ¡Sí, en serio! Como precaución, debes hacer una limpieza final de los frentes y los interiores de los muebles (así como el área circundante) para eliminar el polvo y restos que podrían afectar el terminado final. Asegúrate de limpiar la superficie con una bayeta húmeda u otra tela que no deje pelusas ni hilos sobre la superficie a pintar.

      Katie Newburn

      Cómo pintar los muebles de la cocina

      Ya estás a mitad de camino, y es el momento de la parte transformadora del proceso... ¡Pintar! Deberás reservar al menos un fin de semana completo para esta parte del proceso, según el tamaño de tu cocina. Si bien no vas a dedicar todo el tiempo a pintar activamente, es importante dejar suficiente tiempo para que se seque entre capas y lograr el acabado más suave y duradero posible. Estos son los pasos para pintar los muebles de la cocina:

      Paso 1: Imprimación de los muebles

      Empieza por elegir una imprimación a base de látex o aceite según el tipo de pintura que hayas decidido usar. Con una brocha y un rodillo, aplica la imprimación sobre los muebles en una capa delgada y uniforme. Deja que la imprimación se seque por completo antes de lijar suavemente la superficie con papel de lija de grano 220. Asegúrate de que los muebles estén sin polvo y restos usando una aspiradora y un paño, luego aplica otra capa de imprimación, prestando especial atención a los puntos donde aún se veas la mancha o el color de la base del muebles. Deja que la segunda capa de imprimación se seque por completo antes de volver a repasar la superficie con papel de lija, esta vez con una selección más fina de grano 280. Limpia la superficie.

      Paso 2: Pinta los muebles

      Una vez que se haya fijado la imprimación, es hora de pasar al color elegido. Con una brocha o un rodillo de espuma, pinta cada pieza con una capa delgada y uniforme de color. Por atención a los bordes y procura hacer un trabajo rápido para evitar el goteo del exceso de pintura. Recuerda, no pasa nada si tras la primera capa de pintura se ven áreas de la imprimación, terminarán cubiertas con la siguiente mano de pintura. Cuando hayas terminado la primera capa, envuelve la brocha y el rodillo en una bolsa de plástico para mantenerlos húmedos mientras esperas que se sequen los muebles.

      Como con la imprimación, es una buena idea lijar suavemente la superficie entre capas de pintura para garantizar un acabado suave e impecable. Repasa los muebles con un paño limpio para quitar el exceso de polvo que puede haber quedado en las grietas. A partir de ahí, puedes aplicar la segunda mano de pintura de la misma manera que la primera, solo que esta vez, pon atención para lograr una capa más consistente que cubra toda la superficie y quede la pintura y el color uniforme. Siempre puedes aplicar una tercera mano si lo ves necesario, pero en la mayoría de los casos, dos capas de imprimación y dos capas de pintura deberían ser suficientes.

      Paso 3: deja que los muebles pintados se sequen por completo

      Deja que los muebles se sequen durante 24 horas como mínimo. Aunque parezcan secos al tacto después de unas pocas horas, es importante dejar que la pintura se endurezca por completo antes de montar los cajones y volver a montar los herrajes de las puertas.

      Paso 4: Vuelva a montar los muebles

      Cuando estés segura/o de que la superficie de la pintura esté totalmente seca, puedes volver a montar tu cocina. Ya puedes los cajones y montar los herrajes y bisagras de las puertas para que la cocina vuelva a ser funcional. Como regla general, lo ideal es esperar al menos tres semanas para limpiar los muebles, así le das tiempo a la pintura para que se cure, sobre todo si has usado pintura al látex. Si se derrama un poco de salsa para pasta o aceite en los muebles recién pintados, límpialos de inmediato solo con agua tibia y papel de cocina, recurriendo a métodos "más duros" solo si es absolutamente necesario. Has terminado oficialmente: ¡es hora de servirte tu bebida favorita, poner una gran olla de pasta y disfrutar de tu nueva y colorida cocina!


      Para más ideas sigue a Micasa en Instagram.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo