Una cocina abierta y bien integrada al salón comedor

El fondo de paredes blancas y el suelo de madera de nogal potencian la sensación de continuidad entre la cocina y el comedor. Pero cada uno mantiene su propia identidad.

una cocina moderna abierta al salón
Montse Garriga

Si te apasionan los espacios diáfanos, sin tabiques, te encantará el resultado de esta reforma: una cocina abierta e integrada en el salón-comedor y con una península que sirve de elemento divisorio y que alberga el fregadero y la placa de cocina.

Nos encanta la campana de techo y los hornos en columna. Soluciones ideales para cocinas pequeñas.

Lo que antes era una oficina dividida en tres despachos independientes, hoy es una vivienda que cuenta con espacios amplios y comunicados visualmente entre sí. Iván Garrido, de Make Sense Studio, fue el artífice del cambio. La ventaja era que, como en cualquier proyecto de interiorismo en el que primero es necesario realizar una reforma, las obras suponían una ventaja, ya que la nueva distribución favorecía jugar con volúmenes y elementos constructivos que facilitarían la posterior decoración del piso. El nuevo propietario transmitió a Iván unas premisas muy claras sobre cómo debía ser su casa. Aún lo recuerda: “De planta diáfana, con mucha luz y en la que todos los espacios tuvieran una conexión”. Para ello se derribaron tabiques, y la vivienda se organizó en torno a una generosa área social que hoy acoge salón, comedor y cocina. Esta última concentra en un solo frente muebles, hornos y frigorífico. La península, además de delimitar el comedor, se reservó para ubicar las zonas de cocción y de aguas. Por último, la encimera se dejó volada hacia el comedor para tener una barra de desayunos.

El fondo de paredes blancas y el suelo de madera de nogal potencian la sensación de continuidad entre la cocina y el comedor. Pero cada uno mantiene su propia identidad.

Montse Garriga

Tras la reforma, la cocina quedó visualmente separada del comedor mediante una península en la que se instaló la placa de cocción. La campana extractora, empotrada en un cuerpo de obra en el techo, marca aún más los límites entre cada ambiente del espacio común.

La butaca naranja Lady, de Marco Zanuso, se compró en Lagur.
Montse Garriga

La uniformidad de materiales, tanto en el suelo como en las paredes, es el recurso que mejor funciona a la hora de integrar la cocina en salón y comedor. En este caso, los armarios blancos se funden con las paredes, mientras que el colorido de las obras de arte y de los textiles rompe la monotonía, aporta riqueza visual y añade personalidad al conjunto.

Montse Garriga

Cuadros, de David Arteagoitia.

Montse Garriga

Mantel realizado con una tela, de Gastón y Daniela, de print botánico. Los jarrones de cristal de mitad del siglo XX y las sillas en laca negra son de Lagur.

TIPS PARA ACERTAR

  • Al hacer una península, además de establecer un elemento divisorio, ganarás una zona donde trabajar y guardar. Este espacio extra resulta especialmente valioso en cocinas que, como esta, ocupan una sola pared.
  • Puedes decidirte por una armonía cromática que se mantenga en todo el espacio, o bien usar distintos tonos y materiales para darle a cada ambiente una personalidad propia.
  • ¿Quieres que la cocina se integre en el salón y el comedor? Elige los armarios a juego con el color de las paredes. Y, si te apetece añadir algún contrapunto cromático, hazlo con el acabado de la encimera.

    Realización Beatriz Aparicio.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Cocinas