Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Una cocina con isla, rústica y moderna, diseñada en blanco

En esta cocina, la mezcla de estilos rústico y moderno da forma a una estancia abierta, limpia y muy luminosa.

Síndrome del nido vacío: dícese de los padres que ante la reciente partida de sus hijos hacia la tan ansiada independencia, caen en un estado de añoranza permanente. Son muchas las leyendas sobre estos progenitores que caminan y sollozan en penumbra por la casa, mientras abrazan aquel peluche que su retoño tanto adoraba... Otros padres, sin embargo, no tardan ni un mes en montarse un despachito o un gym en la antigua habitación de los hijos 😂 ¿Cuál es tu caso?

Bromas aparte, el proyecto de reforma e interiorismo que hoy te mostramos, trata justamente sobre eso. Los propietarios de la casa, un matrimonio con cuatro hijos que ya no conviven con ellos, deseaban darle un lavado de cara a la vivienda y, de paso, transformar las zonas comunes para crear espacios abiertos que pudieran disfrutar en su día a día pero también durante las visitas de sus hijos.

La casa de una sola planta, ubicada en Maryland y construida con el típico estilo rancho de los años cincuenta, contaba en origen con techos bajos, paredes revestidas con paneles de madera en tonos oscuros y estancias cerradas. Los arquitectos decidieron derribar varias paredes para concebir nuevos espacios abiertos y fluidos en las zonas comunes. También optaron por reemplazar las ventanas, pintar de blanco las paredes y cambiar los suelos: porcelánico gris en el área de cocina y baños, y roble blanco en el comedor y el resto de estancias.

Jenn Verrier

Para dar lugar a esa fusión de estilos rústico y moderno, en la cocina se mantuvieron tres vigas vistas de madera a juego con dos estantes. La elección de los tiradores de latón envejecido y la cocina con fogones de aires retro, también influyeron en el estilismo. Por otro lado, para darle mayor funcionalidad a la estancia, se optó por una isla central con encimera de mármol, un material que también protagoniza el resto de encimeras de la cocina.

Jenn Verrier
Tres taburetes de madera permiten a la familia utilizar la isla para desayunar y reunirse de manera informal.
Jenn Verrier
Jenn Verrier
Jenn Verrier

Para dividir el ambiente entre la cocina y el comedor, se eligió un pavimento de roble blanco. En esta zona, la mesa de comedor redonda con sobre de mármol, se suavizó con las sillas de fibras y la lámpara de techo modelo SINNERLIG de IKEA.

Jenn Verrier

La casa también dispone de una elegante sala con bar. Tanto las paredes como el mueble bar se pintaron en un tono azul grisáceo que hace resaltar los tiradores dorados. Además, la encimera de mármol conecta con la mesa de comedor y la isla de la cocina, y el espejo del fondo refleja la estancia duplicando el espacio.

Jenn Verrier

Arquitectura: Thomson & Cooke. Interiorismo: Zoë Feldman.


This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo