El color blanco en todos sus matices es el indiscutible protagonista de este piso de 75 m², reformado y decorado por el estudio Triart. Enfrentados a una vivienda pequeña y anticuada, supieron ver y aprovechar los elementos con posibilidades, consiguiendo una reforma bien hecha, a buen precio.

Tras analizar el estado de la casa, se apostó por restaurar el suelo de madera existente y por recuperar las paredes de ladrillo que se pintaron, como no, en blanco para integrarlas y provocar el rebote de la luz. Este efecto, sumado a los grandes ventanales que se instalaron, garantiza el mimetismo con la vegetación que rodea la vivienda. En sintonía con esta idea, la nueva distribución se basa en la comunicación de espacios y el libre flujo de la luz.

Plano de distribución: El estudio de arquitectura Triart planteó la reforma de esta vivienda de tan solo 75 m2 basándose en la comunicación de los espacios y en facilitar el paso de la luz natural. Para ello, se eliminaron varios tabiques y se abrieron grandes ventanas. Hoy la organización es perfecta, muy espaciosa y bien organizada.
Renato Navarro


La zona de estar y el comedor, ubicados en el mismo espacio, alcanzan cierta independencia, gracias a una sencilla librería metálica blanca que hace las veces de separador, ofreciendo además capacidad de almacén y una chimenea de bioetanol incorporada. Destaca, adosada a este espacio, una pequeña terraza equipada con plantas y fuente potente de luz, gracias a la sustitución de la antigua puerta opaca por un modelo de cristal.

El sofá es de la firma Jocal.
Renato Navarro

La organización del mobiliario adquiere gran importancia en el salón, ya que son las propias piezas las que definen los espacios. Un sofá esquinero delimita al milímetro la zona de estar, mientras que la librería marca la separación con el comedor.

La butaca es de la firma Zanini; la estantería, de Firgal, y la alfombra, de Bykamy.
Renato Navarro
Una sencilla librería metálica a medida es el separador ideal entre la zona de estar y el comedor.

Sobre una base blanca de paredes y tapicerías, los toques de madera juegan un papel fundamental a la hora de introducir sensación de calidez. La butaca o las persianas de lamas son grandes aliados en este sentido.

Estantería de Firgal.
Renato Navarro
Con el fin de mantener la ligereza del ambiente, se optó por independizar el comedor mediante una librería de metal blanco.
Sillas de comedor de diseño John Graz y mesa de comedor, diseño Alfio Lisi, ambas de Dpot.
Renato Navarro

La pared de ladrillo original se integró de maravilla al pintarla en blanco como el resto de la vivienda. En contraste, el comedor se eligió de aire retro con sillas de madera y cuero.

La cocina también se presenta semi abierta al salón, con un amplio pasaplatos que visualmente lo amplía y permite el paso de la luz. Se plantea compartimentada, para ganar una zona de lavado y almacén muy práctica.

Butaca, de Zanini; y mesita, de Dpot.
Renato Navarro

El pasaplatos de toda la vida aquí se convierte en una pequeña barra de desayunos, que además permite el paso de la luz natural desde el salón hasta la zona de trabajo de la cocina.

Renato Navarro

Aprovechando un retranqueo de la pared se creó una zona de muebles a medida donde se encastran a la perfección todos los electrodomésticos.

La zona de descanso, con el baño en suite, era muy importante para los propietarios; deseaban crear un refugio de paz y armonía para el relax. Por este motivo, el dormitorio cuenta con los elementos básicos y una decoración integral en blanco. La ausencia de piezas superfluas fomenta la sensación amplitud en línea con el resto de la casa basada, sobre todo, en la búsqueda de la luz y la calma.

Cabecero de Jocal.
Renato Navarro
En el dormitorio prima de nuevo el color blanco, tanto en los textiles como en mobiliario. Destaca el gran cabecero tapizado en lino.
Renato Navarro
Gracias al diseño del baño, por completo a medida y de obra, el espacio parece mucho más grande.

La necesidad de contar con una amplia bañera y ducha al mismo tiempo, llevó al estudio Triart a plantear un baño basado en los elementos de obra. Así vemos una bañera a medida con una hornacina en la pared, para los jabones y el mando. El mueble de lavabo se encargó en la misma línea.