Color en la cocina

El mobiliario de mi cocina es blanco brillo. He puesto en la pared cuatro módulos. Los de abajo tienen la puerta de cristal de color con un marco ancho. No me acaba de convencer, así que puedo cambiarlo a cristal al ácido. ¿Qué os parece? ¿Cómo quedará? Me da miedo que todo resulte demasiado blanco. Los azulejos también son de este color, con una cenefa gris, al igual que el suelo. Los electrodomésticos están acabados en acero. Quería poner la encimera en blanco e introducir color en los detalles. ¿Resultará demasiado monótono? ¿Quedaría mejor en otro color?

En primer lugar, tenemos que decirte que los frentes de los módulos de pared en cristal al ácido no resultan tan blancos como crees. Es cristal transparente, pero el tratamiento al ácido difumina la vista del interior porque presenta un acabado blanquecino, muy discreto. Es una buena opción ya que resulta actual. Si escoges una encimera blanca, es una buena opción poner algunos frentes en color para matar la frialdad, ya que quizá abusas del blanco. Pero si pones una encimera en color —una propuesta muy recomendable ya que aporta color a toda la estancia—, escoge los frentes lisos en cristal al ácido o en blanco. En este último caso, puedes combinar los detalles en acero y reservar el toque de color también para el estor que vista las ventanas o para las sillas de la zona de comedor, si cuentas con ella. Anímate con una encimera en color, que romperá la continuidad de la vista entre el mobiliario y los revestimientos. Otra propuesta: si quieres todo un ambiente inspirado en la neutralidad del blanco, pinta alguna pared en color.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas