Revestimientos para la cocina

Vamos a reformar la cocina, tanto el mobiliario como los revestimientos. Habíamos pensado en muebles en color beis o cerezo. ¿Qué tipo de suelo le va mejor a cada una de las opciones que contemplamos?

Los revestimientos más cómodos para la cocina son los porcelánicos. Pero esto no quiere decir que, en función de tus gustos y preferencias, no puedas realizar combinaciones más atrevidas e igual de funcionales. Para el suelo, puedes elegir una baldosa de grandes dimensiones en mate, en un tono oscuro, para los muebles acabados en beis y en uno más suave para los acabados en cerezo. Si quieres ganar luminosidad, opta por un suelo claro en cualquiera de los dos casos e introduce una nota más intensa sólo en parte de la pared. La madera de cerezo combina muy bien con la gama de los grises —como puedes ver en la fotografía—. Otra opción es la piedra natural o una imitación. Y también está la tarima, pero un tipo especialmente tratado para soportar la humedad y evitar las filtraciones de grasa. Esta última propuesta es la más arriesgada, ya que además se marca con facilidad con los golpes. Para las paredes, combina dos tipos de azulejos si tienes dos zonas diferenciadas en la cocina —zona de trabajo y de comedor—. Puedes jugar con el mismo tipo de revestimiento en dos tonalidades diferentes, o bien optar por azulejos para el área de trabajo y pintura plástica para el resto de las paredes. Si quieres una cocina actual, coloca en el frente de cocción una plancha de acero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas