Estas 4 cocinas tienen en común el estilo rústico pero son diferentes ¿Con cuál te quedas?

Si necesitas renovar tu cocina, anota nuestras propuestas pensadas para todas las familias y hogares.

Cocinas rústicas
Hearst

Nada tienen de convencionales estas cocinas. Son atrevidas, singulares, alegres, únicas. Toda una lección de cómo fusionar con estilo y gracia elementos de hoy, ayer y siempre.

Cocina 1: Apuesta por el color fuerte

Hearst
TIRADORES CLÁSICOS: El tono cobre resalta sobre las puertas azules. Un precioso contraste. Ideal.

Azul y madera. El conjunto inferior de armarios combina un intenso azulón con el madera de la encimera. El resultado es espectacular, especialmente en cocinas amplias y luminosas.
Fusión british-nórdica. Las líneas limpias y los acabados naturales del estilo escandinavo se llevan bien con revestimientos "muy ingleses", como el papel pintado de flores de gran tamaño.
Elementos de latón. Un material estrella que aporta brillo y calor. Está presente en las lámparas retro, los tiradores de los muebles, enseres...

Cocina 2: El nuevo rústico

Hearst
¡QUÉ NATURAL! Las alfombras son tendencia en la cocina. Los modelos de lana lavable, como éste de Lorena Canals, ponen calor y resultan prácticos.

Muebles de obra. Nunca han pasado de moda, y menos en cocinas de campo. Armarios abiertos, como en la imagen, ocupan poco y en ellos se integran los electrodomésticos. La pila de mármol, de estilo antiguo, completa un bonito look.
Electrodomésticos de acero. Nada como este acabado, para dar un toque moderno y de contraste a la estética rústica: es la mejor mezcla.
Complementos de fibras naturales. Banquetas de caña, cestas de mimbre, adornos de esparto... Materiales tradicionales ocupan lugar de honor.

Cocina 3: Barroca y alegre

Hearst
¡SON LO MÁS! Las lámparas antiguas, de cristal facetado y lágrimas, quedan (también) de lujo en las cocinas.

Decoración recargada. Lo que más destaca en esta cocina es su barroquismo, una tendencia estética a la última. Para equilibrar, muebles, azulejos y suelo son, obligatoriamente, blancos.
Revestimiento de papel pintado. Se lleva en toda la casa, también en cocinas y baños. Para estos dos espacios, lo mejor es elegir diseños vinílicos que aguantan muy bien la humedad.
Madera, latón, flores y frutas. La combinación de estos materiales y motivos temáticos aportan frescura e introducen elementos naturales.

Cocina 4: Romántica y con encanto

Hearst
VINTAGE. En clave retro, los armarios, con molduras y tiradores de estilo antiguo, y el grifo en acabado bronce.

Textiles y papel: protagonistas. ¡Increíble cómo estores y cortinas pueden transformar un espacio por completo! El vibrante estampado coordina de maravilla con el papel pintado, más discreto, que reviste las paredes. Todo, de la firma Gancedo.
Salpicadero de azulejos. Evita las manchas de grasa al cocinar. Azulejos pequeños, de 7,5×15 o de 10×20 cm, son los adecuados para no recargar.
Colores de la naturaleza. La cocina resulta ultra acogedora, gracias a los brochazos cálidos que la envuelven: amarillo limón, verde oliva, madera...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Compras online