Fíjate cómo gana esta cocina gracias al sentido práctico y tonos atrevidos

Las cocinas blancas son un acierto, pero a veces necesitan viveza. Esta ganó funcionalidad y atractivo con un office, una barra de desayunos y toques de color que la alegran.

Cocina reformada
Miriam Yeleq

El blanco sigue reinando en las cocinas. Ningún color como él para captar luminosidad y dar sensación de amplitud y limpieza. Sin embargo, a veces eso no es suficiente para sentirnos cómodos, sobre todo cuando hacemos mucha vida en ella. También queremos que haya color, contraste, diseño, vegetación… Esta cocina estaba ya montada, pero se encargó a la empresa de Home Staging HS Decor que la embelleciera y sacara a la luz todo su potencial práctico. Para ello aprovechó los espacios libres, dotándola de un office elegante en blanco y negro y de una barra al final de la encimera que hace más divertidos los desayunos. Sumados a la elección de textiles, plantas y piezas originales, han logrado que ahora luzca así de bonita.

LA COCINA, ANTES

Hearst

El suelo cerámico en acabado madera y el frente de la pared —de azulejos blancos tipo metro— eran actuales, pero la cocina tenía un aspecto desangelado. La renovación de materiales y su óptima distribución en línea no eran suficiente. Le faltaba algo esencial: una decoración que diera sensación de vida.

LA COCINA, DESPUÉS

La cocina, concebida en total white, necesitaba un toque de color que dinamizara el ambiente. Se logró con accesorios subidos de tono como menaje, textiles o la escalera decorativa que, apoyada en la pared, deja a mano los paños en sus travesaños.

El papel con estampado de palmeras es de Leroy Merlin. Mesa blanca, de Maisons du Monde. Sillas, de Decoración Vintage. Alfombra negra de fibra natural, de Los Peñotes.
Hearst

Frente a la zona de cocción se creó un práctico office decorado en blanco y negro. La mesa y la alfombra, redondas, potencian la intimidad.

Taburete, de Ikea. Estantes, de La Redoute Interieurs. Macetas turquesa de venta en Kenay Home.
Hearst

La cocina cuenta con una encimera de madera volada, que se prolonga hasta la pared. HS Decor rentabilizó el espacio y la convirtió en una barra de desayunos. Para evitar saturar la zona, fijó unos estantes de metal donde colocar tarros y plantas.

De Los Peñotes: botes turquesa y tablas de madera sobre la encimera; escalera roja; paños de cocina; y las tazas y cuencos en la mesa.
Hearst

La pared desnuda a la derecha de la cocina se revistió con un papel pintado de diseño vegetal en blanco y negro que da profundidad y frescura a la estancia. Un material que, al ser adhesivo, se coloca con facilidad y es perfecto para decorar sin tener que pintar ni disimular pequeñas irregularidades del tabique.

Esta cocina pertenece a un proyecto inmobiliario financiado por el portal de inversión Housers.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas