Una cocina en azul, blanco y natural ¡Copia su estilo!

Una combinación que nunca falla.

Cocina de estilo escandinavo: luminosa y moderna
Hearst

Azul y madera se llevan de maravilla. Tanto si se trata de tonos más oscuros o más claros, esta pareja cromática siempre es acertada. Pero según el elegido, el resultado -aunque bueno- será diferente. No es lo mismo un azul marino + madera oscura (tipo nogal o caoba), que un azul marino + madera clara (tipo haya o pino). En esta cocina se ha usado la segunda combinación y el final es magnífico. Los paneles que cubren el salpicadero y el taburete resaltan poderosamente pero sin “invadir” el espacio.

Hearst

Blanco y brochazos cobrizos para complementar. También es una buena decisión elegir el trío azul-blanco-madera para espacios como la cocina, en la que se precisa orden y pulcritud. Juntos, estos colores transmiten sensación de limpieza y frescura. Los dos primeros recuerdan el mar, el cielo, las nubes... El tercero añade calidez y toques naturales. Si, además, esta paleta se adereza con un cuarto color -los brochazos cobrizos de los grifos, por ejemplo-, el conjunto gana (y mucho) en expresividad y encanto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo