La cocina de esta diseñadora de moda es el mejor Ikea hack que hemos visto hasta ahora

Reform ha transformado por completo una cocina básica de Ikea para el estudio de la diseñadora de moda Stine Goya.

Reform hace el Hack definitivo a esta cocina de Ikea
Andreas Omvik

Una imagen se cruzó en el camino de Stine Goya cuando buscaba ideas para renovar su nuevo estudio-oficina, muy cerca del Palacio Real de Copenhague. Se trataba de una cocina en tonos grises, malvas y dorados que la diseñadora Christina Meyer Bengtsson había creado junto a Reform. Le encantó. Y más cuando descubrió, asombrada, que la base de esa obra de arte eran estructuras de armarios Metod de Ikea. No se lo pensó dos veces y contactó con la firma Reform para encargarles la cocina de base de operaciones.

Andreas Omvik

Jeppe Christensen y Michael Andersen, diseñadores y fundadores de Reform, no se asustaron cuando Goya les pidió una cocina totalmente dorada, un color que utiliza mucho en sus colecciones de ropa y que mezcla con tonos vivos. La compañía se ha especializado en conseguir cocinas personalizadas utilizando armarios de Ikea que, aseguran, son la mejor base ya que "son de muy alta calidad y tienen unos precios muy asequibles".

Andreas Omvik

Emplearon latón para crear las puertas, los paneles laterales y los tiradores y contrastaron el brillo de este material con una encimera de laminado negro. Las paredes se han pintado de un amarillo pálido que, junto al suelo de pino, logra un resultado casi monocromático que funciona muy bien y que contrasta con el granate del pasillo.

Andreas Omvik
Los armarios se forraron con latón y la encimera es de un laminado negro.
Andreas Omvik
El frigorífico se paneló con latón.
Andreas Omvik
Detalle de los tiradores, el fregadero, la encimera y los paneles que cubren los laterales de los armarios de Ikea.
Andreas Omvik

La diseñadora de moda quería que la cocina fuera un espacio acogedor donde su equipo pudiera reunirse a descansar y charlar, por lo que terminó de dar sus toques con accesorios como jarrones con flores, un centro de cristal que compró en el Salone de Milán ("un lugar muy inspirador que visitó cada año", confiesa"), arte de amigos entre el que destaca un retrato de Cathrine Rabem Davidsen y un bodegón con elementos kitsch, como el gato Maneki-neko, recuerdos de viajes y una torre Eiffel rosa.

Andreas Omvik
Andreas Omvik
Andreas Omvik

www.reformcph.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas