Una cocina decorada en granate, blanco y verde

Si te gusta, no lo dudes, copia el estilo. Nosotros te hemos seleccionado las piezas que necesitas para recrear este ambiente en tu cocina.

Cocina estilo rústico en rojo, blanco y verde
Hearst

Colores: Granate y verde se quieren

Ambos colores forman una elegante alianza. El primero, según su tonalidad más o menos intensa, puede virar al marsala o al burdeos. El segundo ofrece un abanico amplísimo: desde el verde agua al esmeralda o al botella. Si se emplean juntos -uno cálido y otro frío- se complementan y potencian consiguiendo ambientes con fuerza, como muestra la cocina de la fotografía. Eso sí, es mejor emplearlos en espacios luminosos y amplios, porque en sus gamas más oscuras “ocupan” mucho.

Hearst

Blanco y madera

Indispensables ambos para suavizar el iluminar el dúo cromático principal. El blanco se ha utilizado en esta cocina, en los revestimientos cerámicos y en la parte superior del espacio, lo que acentúa la sensación de amplitud y contrarresta el peso inferior de los armarios de color granate. También tiñe los muebles y complementos, como la mesa o la lámpara. El tono madera, por su parte, acaricia el conjunto, le quita contundencia y seriedad. De madera clara son los suelos y oscura algunos muebles. ¡Genial!

Si te ha gustado, no te lo pienses más, copia el estilo y consigue una cocina parecida sin tener que gastar mucho:

Publicidad - Sigue leyendo debajo