Amplia, luminosa y en orden, así es esta cocina para disfrutar mientras cocinas

Su propietario siente tal pasión por la cocina, que esa es la primera estancia que nos encontramos al entrar en su casa. Cómoda y alegre, cuenta con lo necesario para sentirse todo un chef.

Cocina con isla
Miriam Yeleq

Esta cocina nada tiene que ver con lo que era, antes de que María L.M Krahe se encargara de su reforma e interiorismo. “Era un pequeño pasillo, pero se amplió. Ahora ocupa el espacio original, parte de un dormitorio y el recibidor”, explica María.

El propietario es un joven foodie al que le apasiona preparar platos con amigos, y aceptó encantado la propuesta de la decoradora, que convertía la cocina en la primera estancia que se ve nada más entrar a la casa. “Por eso diseñamos un módulo elegante, con estantes de roble, en el lateral de la isla, que hace de recibidor”, aclara María. Otras ideas clave fueron instalar el lavavajillas bajo la ventana —”tenía más fondo de los 15 cm que hay en esa zona, así que sacamos la trasera hacia el patio—” y crear una isla con barra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Azulejos mate sin bisel y suelo porcelánico, de Cerámica Decorazón.
Miriam Yeleq

La cocina es muy alegre y luminosa; para conseguirlo, la interiorista María L.M. Krahe recurrió a soluciones que potencian la claridad. Como el predominio del color blanco en el zócalo de azulejos, la pintura de las paredes, los muebles y los estores. Incluso el pavimento se eligió en una gama luminosa que acentúa la claridad.

LA ISLA

Situada en el centro, cumple tres funciones. La superficie alberga la placa y una zona de trabajo. El lateral está formado por dos estantes de roble que funcionan como recibidor de la vivienda. Y la encimera volada sirve como barra de desayunos y para que los amigos acompañen al propietario mientras prepara sus platos.

Taburetes, de MisterWils. Menaje, de Ikea.
Miriam Yeleq

Las baldas que recorren la pared separan el zócalo de azulejos de la zona superior, pintada en blanco. Sujetas al techo mediante soportes metálicos, a tono con el acabado de los tiradores de la cocina, ofrecen una superficie de almacén extra en la que los ingredientes quedan a mano.

BLANCO Y NEGRO

Sutiles toques oscuros rompen la uniformidad cromática y añaden dinamismo. Los vemos en el frigorífico y en el horno, continúan por los tiradores de los muebles, avanzan hasta los taburetes y terminan en la placa. Su presencia potencia la sensación de volumen y evita que la cocina parezca plana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles, de Salvadores Cocinas.
Miriam Yeleq

Una composición de pared a pared agrupa el frigorífico, el horno y muebles de suelo a techo. El armario con doble puerta, que queda a la izquierda de la nevera, oculta los pequeños electrodomésticos para preparar el desayuno.

Todo el menaje es de Ikea.
Miriam Yeleq

¿Te has fijado en que en esta zona no hay muebles altos? Los armarios ofrecen espacio de almacén, pero también recargan el espacio. Esta cocina parece tan desahogada porque se ha renunciado a ellos. Pero eso no significa que carezca de capacidad para guardar. La tiene, y de sobra, solo que en otras zonas.

Realización: Pilar Perea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas