¿Qué placa de cocina te conviene: Gas, vitrocerámica o Inducción?

Si vas a cambiar tu placa y no sabes si elegir de gas, vitrocerámica o inducción, toma nota de las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas y acierta en tu elección.

Placa de inducción IZ 6315 de Teka
Cortesía de Teka

Conoce las principales características de cada sistema, para escoger la que mejor se adapte a tu forma de guisar.

De gas. Son las elegidas por cocineros profesionales y puristas porque responden rápidamente a los cambios de temperatura y admiten todo tipo de menaje. Su principal inconveniente es que es la más difícil de limpiar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Vitrocerámica. Es una placa eléctrica que produce un calentamiento progresivo, funciona con toda clase de recipientes y resulta fácil de limpiar. Sus desventajas: el importante gasto eléctrico y la tardanza en enfriarse.

Inducción. Calienta muy rápido, permite controlar la temperatura de cocción, gasta menos que las de vitrocerámica y es fácil de limpiar. En su contra tiene que no sirven todos los recipientes y que son más caras.

Multi Slider Touch, de Edesa.
Cortesía de Edesa

¿Quién tiene el control? Entre los distintos diseños que hay en el mercado puedes encontrar un mando por foco o modelos más minimalistas con paneles de controles táctiles, como la placa modelo Multi Slider Touch, de Edesa.

¡CUIDADO CON EL MENAJE! Si tu placa es de inducción, solo te valdrán aquellos útiles con base magnética.

Set 7 piezas, 18,95 €, de Ikea.
Cortesía de IKEA

RASQUETA

Es la compañera perfecta para acabar con la suciedad. No vale cualquier tipo de cuchilla, por lo que tendrás que escoger una compatible con tu placa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vigar

9,60 €

Comprar

Publicidad - Sigue leyendo debajo