El antes y el después de una cocina muy luminosa

Parecía sacada de los años 80, por sus muebles y revestimientos ya obsoletos. Gracias a una reforma integral se convirtió en un espacio bonito y cien por cien contemporáneo. ¡Ideal!

Cocina con office
Ferrer & Mayor

El estudio de interiorismo especializado en reformas integrales Con mucho gusto, que dirige Jessica Zueras, es el responsable del “antes y después” de esta moderna cocina. Se partió de un buen espacio que supo rentabilizarse al máximo con la nueva distribución y equipamiento. Estos fueron los aciertos de dicha transformación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Triángulo perfecto. Las distintas actividades realizadas en la cocina se han distribuido en cada uno de los vértices del “triángulo de trabajo”, así se ha aprovechado de maravilla el espacio y la superficie resulta muy fluida, con espacio suficiente para instalar un comedor de diario para toda la familia.

Armarios a medida. Una de las necesidades era mejorar el sitio de guardar.Los muebles se hicieron a medida por el estudio de Zueras y cumplen dichas expectativas. Los superiores llegan hasta el techo y los inferiores van provistos de amplios cajones. Para no desperdiciar ni un centímetro, los electrodomésticos se encajaron en este sistema modular y alguno de ellos también se ha panelado para mantener así la uniformidad estética.

Cristalera al salón. Una de las paredes que lindan con el salón se ha sustituido por un vidrio traslúcido que deja pasar la luz natural a raudales. Las paredes blancas también potencian esa luminosidad, como las puertas que dan al tendedero, con hojas provistas de cristal al ácido. Este recurso es muy adecuado para mantener la intimidad, sin restar claridad a la cocina.

ANTES

Ferrer & Mayor

Aunque esta cocina estaba en buen estado, los revestimientos y los muebles se habían quedado muy anticuados, con armarios pequeños y azulejos pasados de moda. Un espacio poco atractivo y nada práctico.

DESPUÉS

Ferrer & Mayor
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Súper funcional, la cocina se ha dividido en tres zonas bien delimitadas. En una de las paredes se ha instalado un frente de armarios y electrodomésticos, que incluye la placa vitro y la campana extractora. En módulo separado, la zona de lavado y preparación de alimentos con el fregadero. Por último, un comedor de diario. El pasillo central es amplio y cómodo.

CLAVES DECORATIVAS

Blanco, madera y acero. Tres colores que combinan muy bien y dan un aire contemporáneo al espacio. La “frialdad” del acero de los electrodomésticos se atempera con la calidez de la madera. El blanco pone limpieza, pulcritud y claridad.

Suelo con mosaico. El pavimento es de baldosas porcelánicas, de Porcelanosa. La zona central se ha ornamentado con un cuadrado de piezas decoradas, a modo de alfombra, creando interés y colorido.

Muebles nórdicos y sin tiradores. El look escandinavo está muy presente con sus líneas sencillas y modernas. Los armarios superiores ofrecen una superficie lisa y sin tiradores. En los inferiores, los cajones están ranurados para poder extraerlos.

Ferrer & Mayor

Los armarios combinan dos colores y acabados diferentes, lo que aporta movimiento y originalidad: los superiores, lacados en blanco, y los inferiores imitan madera. La encimera, de Silestone, es el elemento que unifica ambos frentes.

Ferrer & Mayor

Siempre flores, aunque se trate de un comedor de diario. Un jarrón con tulipanes blancos añaden delicadeza a una mesa preparada con vasos y servilletas decorados: la chispa divertida y el punto necesario de color.

Ferrer & Mayor

Original idea: se colocado el mueble de fregadero y un armario superior de forma independiente, en otra pared de la cocina. También se ha creado un comedor de diario, con mesa y sillas de La Forma.

Realización: Estudio Con mucho gusto.

www.jessicazueras.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas