Un piso en la ciudad: Espacios abiertos para ganar holgura

Ganar holgura y captar la luz natural de las estancias interiores fueron las claves a conseguir tras la ardua reforma de este céntrico piso, cuya planta estrecha y alargada era su máximo obstáculo.

Situado en Girona, el estado deteriorado de este piso de 100 m2, la excesiva fragmentación en su distribución y la escasez de luz y ventilación natural en parte de las estancias interiores, pedían a gritos una reforma a fondo. La interiorista Lara Pujol (www.larapujol.com) fue la encargada de abrir espacios que generaran esa sensación de amplitud. Algo complicado, teniendo en cuenta la planta estrecha y alargada de la casa. Para comenzar, las zonas más relevantes —la sala de estar y el dormitorio principal— se ubicaron en los dos extremos exteriores de la vivienda.

En el área del estar, se optó por unificar las tres estancias existentes en la distribución original en un solo espacio abierto para aunar las funciones de salón, comedor y cocina. Así, se creó una zona generosa abierta a la fachada principal. En el otro extremo de la casa, se ubicó el dormitorio principal y, además de integrar en él un cuarto de baño completo, cuenta con el plus de tener 10 m2 de terraza. Entre ambas zonas exteriores, un pasillo oscuro y estrecho hacía de distribuidor hacia otras dos habitaciones y un baño, todo interior. El problema era cómo llevar la luz a estas otras estancias. Para ello se emplearon varios trucos: pintar de blanco roto paredes y techos, colocar focos luminosos en zonas estratégicas y espejos por doquier.

Mientras que en los techos se conservó y restauró la viguería original, el pavimento hubo que ponerlo nuevo. Se eligió un parqué laminado en toda la casa, excepto en el baño del dormitorio principal en el que se colocó microcemento. Para la decoración de la casa, se eligieron muebles sencillos, sin estridencias, muchos de ellos realizados a medida, lo que le da singularidad a la vivienda. Alguna pieza de diseño, como las sillas modelo Eames del comedor, y un buen número de cuadros y esculturas salpicados por toda la casa, le aportan el toque artístico. Cabe destacar las lámparas, algunas de ellas realizadas con materiales reciclados. ¡Sublimes!

Una reforma complicada. El proyecto de interiorismo se basó en abrir espacios con el objetivo de ganar amplitud y luminosidad. Para ello, se eliminaron tabiques, se unificaron ambientes en un mismo espacio y se dispusieron distintas alturas, en el salón y en el dormitorio principal. En toda la casa se evitaron zócalos; para mantener los volúmenes más limpios, se colocaron espejos y se instalaron en el techo leds para iluminar zonas oscuras. Se respetaron las estructuras antiguas, como la viguería de madera del techo y la carpintería antigua de una habitación, aunque hubo que restaurarlas. En cuanto al mobiliario, se optó por la discreción de piezas hechas a medida y la originalidad de objetos decorativos singulares en forma de esculturas, cuadros y cerámicas de artesanos de la zona del Empordá. Cabe destacar las lámparas, piezas recicladas con mucha alma.

Presupuesto aproximado.

Albañilería    16.500 €
Carpintería   17.000 €
Pintura         3.500 €
Instalaciones 16.000 €
Cocina         5.000 €
Mobiliario      8.000 €
TOTAL         66.000 €

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blanco total

Blanco total para captar la luz. La casa se pintó en su conjunto en un blanco roto, en contraste con algunas vigas del techo, donde se utilizó un tono más oscuro

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara de pie

La excesiva fragmentación del piso original obligó a unificar el estar, el comedor y la cocina en un mismo espacio. Frente a los balcones, la zona de estar se amuebló con un sofá, un aparador y mesitas nido. Muebles y lámpara de pie diseñados por Tocat pel Vent.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor a otra altura

Tras el sofá se dispuso el comedor, integrado y separado a la vez del estar por un escalón. En el techo, dos leds longitudinales permiten iluminar mejor este rincón.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa XL

Un modelo largo lacado en blanco y cuatro sillas de diseño con el asiento en negro forman el sencillo y acogedor comedor. Una lámpara colgante ilumina la zona. Cuadros, en Tocat pel Vent.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Miniestantería

En la pared del rincón del comedor se colocaron tres baldas que, según su altura, cumplen distintas funciones: la superior se mimetiza con el aparato de aire acondicionado, la de en medio sirve de repisa y la inferior, hace las veces de improvisado escritorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Barra desayuno

Frente al comedor, se dispuso la cocina, con módulos altos y bajos panelados en melamina que imita roble, para dar continuidad. Al fondo se situó el fregadero seguido de la vitrocerámica y de un armario donde almacenar vajilla y alimentos. Como curiosidad, todo el conjunto se sostiene en unas estructuras metálicas que facilitan la limpieza
del suelo. Cocina Hyttan, de Ikea.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Panel en la cocina

La pared próxima a la vitrocerámica se cubrió con un panel, similar al de los muebles de cocina, para evitar salpicaduras. Unos focos en el techo iluminan la cocina de forma general mientras que en la campana se colocaron unos tubos led que aportan luz en las zonas de cocción y trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño integrado

Las dimensiones reducidas del baño situado junto al dormitorio principal determinaron que se eliminara el tabique y se integrara en la habitación, aunque a diferente altura. Gracias al escalón y al suelo de microcemento, mantiene su independencia. Para agrandarlo visualmente, se sustituyó la puerta por un cerramiento acristalado. Muebles, de Ikea. Sanitarios, de Roca.
 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puerta acristalada

Un gran ventanal y una puerta acristalada por la que se accede a la terraza hacen que el dormitorio principal goce de una luz natural extraordinaria. En el centro, frente al cuarto de baño, se colocó la cama de matrimonio, vestida con ropa de hogar en tonos grises. A ambos lados, dos troncos de madera hacen de originales mesillas de noche. Textiles, de Teixidors, de venta en Tocat pel Vent. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Murete de obra como cabecero

El clásico cabecero de la cama se sustituyó por un murete de obra cuya repisa con tapa sirve para guardar en su interior sábanas y almohadas. Se pintó en blanco y negro, acorde con la gama de grises que impera en la habitación. En la repisa se dispusieron dos lamparitas, una en cada extremo, y entre ambas, un cuadro apoyado en la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puertas con sistema de apertura pivotante

Todas las puertas de la casa se diseñaron especialmente para el proyecto: lacadas y con sistema de apertura pivotante. Para la de este dormitorio se utilizó una pieza de mosaico hidráulico como divertido tirador. A la salida aguarda el inmenso pasillo-distribuidor del resto de las habitaciones interiores, situadas justo en el centro de la vivienda. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espejo de gran formato

Al igual que ocurrió con el techo de viguería, se optó
por respetar las inmensas puertas de madera y cristal de una de las habitaciones interiores. Bastó con un lijado y una mano de pintura para que quedaran como nuevas. Las hojas se mantienen abiertas o cerradas a gusto de los propietarios, en función del uso que hagan de esta estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alfombra y puf

Aún por decidir el futuro de esta habitación de forma alargada, de momento se dejó semi despejada para utilizarla como rincón de juegos, vestidor, despacho...Una alfombra, un puf y un espejo, apoyado en la pared, la hace parecer más amplia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cajón de instalación de luz

En la pared enfrentada a la puerta se realizó un cajón que oculta la instalación eléctrica a la vez que sirve de estante. Se dimensionó longitudinalmente como antepecho para apoyar el cabecero de una futura cama y se integró en él la iluminación. Un puf cama, un baúl y una lámpara hecha con un extintor completan el mobiliario. Lámpara, de Tocat pel Vent.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puerta panelada de espejo

Nada más entrar en la casa,un pasillo estrecho y largo nosda la bienvenida. En su punto de inicio se ensancha para formar un vestíbulo generoso que se amplía gracias a la puerta panelada de espejo que da acceso al cuarto de baño, con ducha y lavadero. Focos que iluminan el techo Para dotar de luz una zona de por sí oscura, como el pasillo, se colocaron en la pared dos apliques simétricos que enfocan directamente a las vigas pintadas en blanco y en un tono más oscuro, al igual que en el salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espejo XL

Las dimensiones recoletas del segundo cuarto de baño obligaron a elegir un mueble volado, para evitar la sensación de agobio, y un impresionante espejo sobre el lavabo que cumple a la perfección su función: ampliar visualmente el espacio. Frente a él se encuentra el inodoro. Al fondo, se aprecia la ducha con mampara y una puerta que comunica con el lavadero. Esta zona se aprovechó para colocar la lavadora-secadora. Muebles, de Ikea. Sanitarios, de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas