Un piso contemporáneo totalmente reformado

Un piso situado en el barrio de les Corts, en Barcelona, totalmente reformado para convertirse en una vivienda práctica, contemporánea, de estilo sencillo y elegante.

Una reforma integral. Un edificio de 1950 con viviendas de planta alargada, fachada a la calle y a un patio interior de manzana. Se encuentra en el barrio barcelonés de les Corts. Su estado antes de la intervención era el original, con una distribución muy compartimentada y con una instalación eléctrica insuficiente. Es aquí donde aparecen Espairoux Arquitectura, con Albert Gasol y Jordi Mestrich al frente, y Marta Hombravella. Su misión es transformar por completo la casa (de 140 metros cuadrados), convertirla en un espacio actual, más fluido y dinámico, de un estilo sencillo y contemporáneo.

La reforma sanea toda la casa en acabados, instalaciones y espacios. Para ello se tienen en cuenta las necesidades de los propietarios (una pareja joven con una niña) y se diseña un plan de acción para aprovechar las entradas de luz natural. Así el blanco y los tonos neutros son los aliados en el proyecto. Las estancias se amplían al eliminar algunos tabiques innecesarios. Se unen el lavadero, el pasillo, el aseo y la cocina para crear una cocina con office más amplia. También merece una especial mención el cambio del baño del dormitorio suite, organizado en tres espacios diferentes mediante puertas correderas de vidrio. 

Proyecto, de Espairoux Arquitectura (Albert Gasol y Jordi Mestrich) y Marta Hombravella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón a medida y muy luminoso

Los tonos neutros, beis y blancos multiplican la luz, aprovechada al máximo para bañar los espacios en este piso barcelonés, reformado por Espairoux Arquitectura y Marta Hombravella. En el salón, como en toda la vivienda, el mobiliario es el básico, de líneas rectas, con el objetivo de conseguir espacios despejados y muy funcionales. Destaca el sofá, con tapicería de color, realizado a medida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor: notas de color sobre blanco

El comedor, junto al ventanal. Salón y comedor comparten espacio, aunque cada uno en un extremo de la planta. En el comedor, un mueble de obra con espacio de almacén. La pared la decora una cuadiculada composición de láminas enmarcadas. Sobre la base neutra, tonos grises y marrones claros.

La mesa blanca es de acabado metálico y las sillas son giratorias, tapizadas en negro y granate. Combinan con la pantalla que cuelga sobre la mesa. Es el contrapunto sobre el fondo blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mueble a medida como apoyo

Vista del mueble del comedor, con almacén en la zona inferior y estantes abiertos en la superior. Desde aquí se accede al estar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desde el distribuidor

En el acceso al salón, otro mueble a medida en la pared con baldas y módulos de almacén. El acceso cuenta con un cristal que comunica visualmente el distribuidor con la estancia. De esta manera también deja que la luz natural llegue al distribuidor desde el estar aún cuando la puerta está cerrada. A la izquierda, el acceso a la cocina.

En el proyecto se ha optado por muebles a medida, lacados en blanco. El suelo es parqué laminado blanqueado de lama ancha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

El mobiliario de la cocina se escogió en blanco y el suelo en gris medio. El frente de trabajo se distribuye con placa y fregadero en un mismo frente. Otro módulo de almacén y superficie de trabajo se adosa al tabique a modo de península.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con zona de comedor de diario

En el office, papel pintado en gris medio. La mesa es de madera de roble para dar calidez a esta zona. Como apoyo a la zona, un módulo abierto. Las sillas son el modelo Eames en blanco con patas en madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Frente de columnas

A la izquierda en esta toma se aprecian las columnas de almacén que acogen además el horno y el microondas, entre otros electrodomésticos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En busca de la unidad

Los muebles y carpinterías se lacan en los mismos colores que las paredes para que la sensación de unidad sea total.

La iluminación artificial además se ha planificado con atención en este proyecto. Se pretende crear distintos ambientes en un mismo espacio a través de ella. Se opta por halógenos con reguladores para tamizar la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Habitación principal

En las paredes de toda la casa se juega con tonos neutros suaves y tapicerías en los mismos colores aunque con más intensidad.

El dormitorio principal cuenta con un baño integrado, organizado con puertas correderas y en varias zonas. Junto a la cama se aprecia el acceso a la ducha.

Cobra importancia aquí la iluminación de la estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de lavabo del dormitorio

La zona del mueble del lavabo, todo a medida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio infantil

El dormitorio infantil, en grises, con un frente dedicado al bebé con la cuna y una cómoda cambiados. El resto del espacio queda libre para jugar sobre una confortable alfombra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle del cuarto de la pequeña

Detalle del mobiliario del cuarto de la pequeña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pensando en el orden

Una zona pensada a medida de la organización. Armarios y módulos que no dejan espacio al desorden.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño con bañera

Detalle de la zona del lavabo y la bañera a continuación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas