Reforma interior con mucha luz

Nadie diría que este piso es interior. Su luminosidad es el resultado de una reforma total que incluye otros logros igual de sorprendentes.

Esta bien podría ser la historia de una lucha denodada en busca de luz. Cuando la propietaria compró la vivienda, fue consciente de que se trataba de un piso interior, rodeado por patios. A esta circunstancia se unía una distribución con múltiples pasillos que frenaban el paso a cualquier rayo de sol. Además, se necesitaban tres dormitorios. ¿Cómo encajar las piezas de un puzle tan complejo? El equipo de Naluz, experto en iluminación, se hizo cargo de la reforma. La solución consistió en convertir la cocina y el salón en los céntricos neurálgicos de la casa, de manera que desde ellos se accediera a los tres dormitorios y al baño, sin distribuidores ni pasillos. De esta forma, cada ambiente dispondría de al menos una ventana, y ninguna pared o puerta innecesaria impediría la circulación fluida de la luz.

La elección de los revestimientos también se condicionó al objetivo de potenciar la luminosidad. Un laminado de madera en acabado claro en el suelo —se trata del modelo Tundra, de Ikea—, y paredes pintadas o revestidas con azulejos blancos actúan como superficies reflectantes que multiplican la luz natural. Incluso las losetas hidráulicas que pavimentan las zonas de agua, como el cuarto de baño o una pequeña franja en la cocina, incluyen un fondo blanco. Con la distribución óptima y la luminosidad interior garantizadas, solo quedaba centrarse en la decoración. La pasión de la propietaria por las piezas con historia pronto se puso de manifiesto. La vivienda es un buen ejemplo de las posibilidades que ofrece cualquier diseño en apariencia anticuado cuando su acabado se renueva. Ahí están las sillas de comedor, un clásico de Ikea, pintadas por la propietaria y sus hijos. O la gris, cuya tapicería es “la funda de un colchón de mis abuelos”, nos cuenta la dueña. Y qué decir del ventilador situado sobre el aparador, “lo rescaté de la basura hace años y Naluz me lo arregló”, explica. Piezas, todas ellas, que ocupan su lugar en un collage diseñado con ternura.

Zona de paso.

La dueña quería incluir tres dormitorios en la casa. Para lograrlo se prescindió de distribuidores, que habrían restado espacio útil. Solo se mantuvo un pasillo en forma de L, por el que se accede a la vivienda, imposible de eliminar al tratarse de un piso rodeado por diversos patios interiores.
Esta única zona de paso, que sirve de recibidor, se orientó hacia el salón. Así, desde el sofá se tiene mayor sensación de profundidad. Una cómoda con espacio de almacén, un espejo de cuerpo entero sobre ella, un letrero y un ventilador completan la decoración. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aparador, un antiguo mueble de oficina

Tanto el aparador, un antiguo mueble de oficina que la dueña heredó de su madre, como el marco de fotos, que en realidad es una vieja ventana de la casa de su abuela, se pintaron en gris y se convirtieron en piezas clave del salón. Cuadro, de Carlos Arriaga. Cesta, de Berberia. Portavelas, de Naluz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sofá cama

En el salón, la pared de ladrillo se dejó a la vista, pero se pintó en este color -a tono con el sofá- para potenciar la luminosidad. El sofá cama es un diseño de Ikea ya descatalogado, que la propietaria adquirió en una plataforma de venta de segunda mano. Cojines y letra iluminada, de Naluz. Plaid y mesas de centro, de Habitat. Sobre ellas, complementos, de Berberia y Zara Home. La alfombra es de Berberia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara de pie amarilla

Lámpara de pie en tono amarillo ofrece un contraste llamativo con el sofá en tono claro

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpra con una lata vintage

Junto al sofá destaca una singular composición formada por un espejo antiguo, adquirido a un particular en Internet, y un viejo carrito. La dueña pintó el marco del primero en gris -en origen era dorado- y restauró el carro para que sirviera de mesa auxiliar. Lámpara con una lata vintage como base, de Berberia. El puf de fibra se compró en una web de segunda mano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El contraste entre la cómoda, que ya estaba en la casa y se pintó en amarillo, el letrero rojo -palabras y frases son tendencia-, y el azul que comparten el marco del espejo y el ventilador, captan la atención y añaden valor decorativo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa de comedor extensible

Salón, comedor y cocina se suceden gracias a una distribución diáfana que facilita una circulación fluida. Mesa de comedor Bjursta, extensible, de Ikea. Bandeja y cestas, de Berberia. Portavelas, de Zara Home. Lámpara de techo y silla Tolix en color verde, de Naluz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cenefa de losas hidráulicas

El acceso a la vivienda se realiza a través de un pasillo, en forma de L, que integra la cocina. Formada por un único frente de muebles, gana interés gracias a la alternancia de acabados: gris en los laterales y en los bajos, y madera en la composición de muebles altos que rodean a la ventana. ¿Te has fijado en el suelo? Una cenefa de losas hidráulicas indica que estamos en una zona con entidad propia. Muebles, de Cocinas Rey. Paños, de Zara Home. Flexo, de Naluz. Suelo, de www.baldosahidraulica.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espejo pintado

En primer plano, una silla adosada a la pared espera a ser utilizada en el comedor solo cuando haga falta.
Espejo recuperado y pintado por la dueña. Letrero y ventilador, de Naluz. Silla, de Ikea. Manta, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lavabos de mármol

En el cuarto de baño, el equipo de Naluz apostó por el estilo retro. Los materiales -lavabos de mármol, griferías en acabado de latón y el mismo suelo hidráulico de la cocina- se inspiran en los modelos que se utilizaban a inicios del siglo XX. Lavabo, adquirido por Naluz. Mampara, de Saneamientos Pereda. Las griferías retro se compraron en Amazon.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara de araña en rojo

Las paredes en blanco ceden todo el protagonismo a las notas de color, como la lámpara de araña o los cojines rojos, y el verde lima de la manta. De Naluz: lámparas de pie y de techo, y cojines. Colcha blanca
y negra, de Berberia. Manta verde, de Zara Home. Mesilla, de Ikea. El mapa se compró en un mercadillo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cesta de fibra

luz natural... ¡un lujo! El equipo de Naluz es experto en iluminación. De ahí que en la reforma estudiara la forma de dotar al cuarto de baño de claridad natural. La ventana de apertura oscilobatiente y, junto a ella, el espejo que multiplica los rayos del sol, consiguen un ambiente acogedor. Las paredes en las que se alternan azulejos y pintura blanca, así como la encimera de obra, en el mismo color, actúan como una superficie reflectante que potencia, aún más, la intensa claridad.
Cesta de fibra, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ladrillo visto

Las pequeñas variaciones que implican las irregularidades de este material enriquecen el ambiente. Aunque se pinte en blanco, como en este caso, su textura crea zonas de sombra que dan más profundidad al espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armario con papel pintado

El armario. ¿Tienes un modelo antiguo que ya no te gusta? Dale una segunda oportunidad con un acabado diferente que renueve su aspecto: pintura, como en este caso, papel pintado, vinilos... Bolso y collar, de Berberia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ropa de cama en colores vivos

Un trío infalible. El dormitorio infantil se decoró en rosa, verde y gris. El primero, más presente, alegra el ambiente; el verde añade frescor; y el gris, sereno, equilibra el conjunto. Ropa de cama, de Zara Home. Taburete de Ikea, pintado. Flexo, de Naluz. Alfombra, de Berberia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Platos en la pared

Menaje en la pared. Hace unas décadas, los platos eran un recurso decorativo que se reservaba para las casas de estilo rústico. Hoy se suman a la tendencia que embellece las paredes urbanas junto con letras, banderines, guirnaldas... Platos, de la firma Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vinilo con letra

Las citas combinan valor deco y emocional. La dueña encargó imprimir sobre vinilo la letra de Waters of March, en la versión del cantante brasileño Tom Jobim, al centro reprográfico La Jirafa de Azca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara flexo

El tono rojo de la lámpara flexo brinda dinamísmo a la decoración que combina los claros y pastel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cesta de mimbre

La cesta de mimbre en el dormitorio tiene un valor decorativo además de funcional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Grifería retro

Los diseños antiguos vuelven con fuerza. ¿Los acabados que los evocan? Cobre, latón y bronce. Búscalos con manetas en porcelana o metálicas, ya sean individuales o en aspa, y añadirán encanto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de distribución de la casa

Plano de distribución de la casa,

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas