Un piso urbanita decorado con estilo nórdico

Un piso muy deteriorado y antiguo se ha transformado en un capricho de 70 m², en Barcelona. Su aire urbanita e industrial cautiva. Sus notas de inspiración nórdica terminan por atrapar. El reto era renovarlo para alquilar.

Piso reformado en Barcelona
Néstor Marchador

Un piso antiguo y deteriorado. Una reforma integral. Un estudio con ideas. Un objetivo: conseguir una piso confortable, actual y práctico para ser alquilado.

Esta vivienda urbana de 70 m², situada cerca del Arco del Triunfo en Barcelona, luce ahora un estilo nórdico, vital y luminoso, combinado con elementos industriales. Sin apenas luz y muy deteriorado, el estudio de interiorismo Dröm Living se hizo cargo de la transformación total. Se derribaron tabiques en la zona de la entrada, la luz natural fluye y aporta frescura. La continuidad del revestimiento de ladrillo antiguo de la pared desde el recibidor da la sensación de loft industrial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El salón

Un piso urbano de espíritu joven, reformado por el estudio Dröm Living, que consiguió que la luz natural lo llenase todo, que los revestimientos reflejasen esa luminosidad y que el interiorismo resultase fresco y personal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Combinación de estilo en el salón
Néstor Marchador

La combinación de blanco, negro y gris piedra se ha utilizado en la mayor parte del apartamento, salvo en los dormitorios.

En el mobiliario, piezas de diseño y otras de estilo industrial. El resultado es fresco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor integrado

En un extremo del salón, en la zona que queda más cerca de la cocina, se ubica el comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista desde el salón al pasillo

Un largo pasillo comunica la entrada a la vivienda con el salón.

El estudio de interiorismo jugó con maestría con una pared de ladrillo continuada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Cuánta amplitud!

Nada recargado. Así es este interiorismo, que se basa en tonos de contraste: blanco y negro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor

Una mesa, un banco y un par de sillas. En la pared un zócalo de pintura enmarca el ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

En la cocina se optó por un suelo de mosaico hidráulico y blanco y madera en el mobiliario, distribuido en dos frentes paralelos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina abierta

La cocina cuenta con una ventana en un extremo y se abre (sin puertas ni tabiques divisorios) al pasillo en el contrario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para copiar

Sin muebles altos para no saturar. Las paredes se aprovechan con algunos accesorios para organizar menaje. Un detalle: el flexo de pared que ilumina puntualmente la zona de trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El pasillo

Con continuidad. En la reforma se eliminaron puertas para que la sensación de profundidad fuera total. Desde el recibidor se aprecia el ventanal.

Una balda continua sirve de apoyo para láminas y cuadros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle del recibidor

Con un espejo que además devuelve la imagen y proyecta el pasillo más allá del tabique.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los dormitorios

Cada uno de los dormitorios (tres en total en la vivienda) cuenta con un tono diferenciado, una pincelada sobre un fondo neutro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio en verde

En la pared, para proteger la zona de la cama del roce, un zócalo en L a media altura en verde ácido, que rompe con el blanco impoluto de la estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con escritorio

Un pequeño rincón de trabajo debajo de la ventana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio contiguos

Imagen en la que se aprecian dos de los dormitorios, contiguos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En azul

El mismo esquema se repite en este dormitorio: una base en blanco y un zócalo de pintura a media altura en color azul.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En naranja

Anaranjado o rojizo. El más cálido de los tres dormitorios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El baño

Con ducha al fondo de la planta y revestimientos oscuros. Cuenta además con ventana, inodoro y un amplio lavabo con almacén.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes y después

En estas imágenes queda bien reflejado el estado en el que se encontró el estudio Dröm Living la vivienda y el trabajo que realizó en cada estancia para convertirlo en el piso que es ahora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes y después del comedor

Oscuro, antiguado, deteriorado y muy compartimentado. ¡Que cambio!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes y después de la cocina

Mucho más amplia, mejor aprovechada y luminosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes y después del pasillo

Se derribaron tabiques que compartimentaban el pasillo para crear un distribuidor alargado pero con sensación de apertura y comunicación entre el recibidor y el estar, al fondo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes y después del dormitorio

Con los colores se ha ganado en luminosidad en toda la vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes y después del dormitorio

Los muebles: sencillos y bien escogidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes y después del baño
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas