Un loft multifuncional a orillas del Mediterráneo

Convertir la vivienda original en un loft multifuncional fue un reto apasionante. Poco a poco, la reforma encajó las piezas de un puzle cuyo resultado fue una casa amplia y actual, con toques neoyorquinos.

A  orillas del Mediterráneo, en el barrio de pescadores de moda de la ciudad de Santa Catalina —en Palma de Mallorca— se encuentra este loft al más puro estilo neoyorquino: diáfano, con vigas de acero, techos altos y un cuidado exquisito en todos los detalles. Su distribución original incluía un pasillo largo y habitaciones diminutas. La arquitecta Christine Leja, del despacho de diseño, arquitectura, concepto y project managment Bconnected, no lo tenía fácil, pero en cuanto empezó la reforma descubrió entre los escombros un antiguo mástil de barco de vela y un techo de 5,2 m de altura. Y supo que hacer un loft, ya era posible.

Derribar la vivienda original fue el punto de partida de la arquitecta, que emprendió este proyecto tan complejo como un desafío personal. Su cliente, sofisticado y exigente, residía en Hong Kong y confiaba en mudarse a la isla balear para encontrar una casa multifuncional, donde vivir y trabajar al mismo tiempo. Y así fue. Entre cascotes apareció el que luego sería el punto central del loft, un antiguo mástil de un barco de vela. Cuando Christine Leja descubrió, además, la altura original de los techos, ocultos hasta que comenzaron las obras, se encontró con 160 m2 para planificar la nueva vivienda. Después de retirar cuarenta y cuatro toneladas de escombros, la casa se redistribuyó. Los ambientes se sucedieron, y salón, comedor y cocina comparten ahora el mismo espacio. Además, la excepcional altura, antes desaprovechada tras falsos techos que daban una sensación asfixiante, se rentabilizó para ubicar uno de los dormitorios en una estructura abierta al salón a la que se accede por una escalera. Pero lo más interesante es que el concepto del loft se ha mantenido con el paso del tiempo y hoy, cinco años después de aquella reforma integral, la vivienda ya tiene un nuevo dueño.

Ahora lo ocupa una familia, cuyo estilo de vida es diferente al del primer propietario que encargó la reforma. Sin embargo, los nuevos inquilinos se han amoldado a la perfección a este concepto de hogar diferente. ¿La conclusión? La arquitecta Christine Leja puede asegurar que ha superado aquel desafío profesional.

Tips del salón:

El nuevo loft disfruta de una abundante iluminación natural gracias a la luz que entra a través de la zona de estar –el ambiente más amplio de la casa–, que se ubicó junto a las ventanas.  
La carpintería se eligió de madera pintada en color gris. Combinada con los pilares de acero, da un aire
industrial a la vivienda.
La madera de la mesa de centro combina a la perfección con el color blanco que predomina en el salón. Incluso los perfiles grises de las ventanas encajan en el ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Altillo sobre estructura de acero

Al recuperar la altura original del techo, con más de 5 m, se ganó amplitud real y visual. Las nuevas dimensiones permitieron realizar un altillo sobre una estructura de acero de 5,5 toneladas de peso.
Taburetes de Schwung Home y menaje, de la firma Bloomingville, adquiridos en Bconnected, donde también se realizaron a medida los armarios de la cocina. Electrodomésticos, de Siemens y Elica. Grifería, de Zucchetti.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa circular

Los cojines del sofá con diferentes estampados, la diversidad de objetos decorativos y la variedad de colores dan un toque muy personal a la estancia, que queda plenamente iluminada al prescindir de cortinas. La mesita circular, realizada a medida, es de Bconnected, como la alfombra antigua y las butacas rosas, recuperadas. La lámpara de pie es de Hay.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ciervos de cerámica

El salón cobra un protagonismo especial dentro del lotf, un espacio abierto en el que los ambientes se suceden. En él, cada elemento, incluso los de menor tamaño, tiene importancia. Los tres ciervos de cerámica blanca son de Bconnected.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Butacas tapizadas en rosa

Acertada combinación. Las piezas vintage, como las butacas tapizadas en rosa, dan color a una zona
en la que predomina el blanco, tanto en
los sofás como en paredes y techos. Sofás y butacas blancas Ghost, de Gervasoni. Cojines, de Maison de Vacances, adquiridos en Organic Studio. Mesa de centro, comprada en Bélgica. Manta de lana, de venta en Teixidors.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina funcional y moderna

La cocina, funcional y moderna, mantiene el color blanco y la madera que predominan en el salón. Una excelente solución para integrar ambos ambientes en la misma planta, diáfana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Suelo de roble natural

El suelo de roble natural es el principal responsable del ambiente acogedor que se respira en la vivienda. A él se unen los colores cálidos que predominan en los cuadros y otros complementos. Sillas Plastic Side Chair, de Charles & Ray Eames. La mesa de comedor es de Bconnected.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Techos excepcionalmente altos

Una de las principales caracterísicas del loft es el techo excepcionalmente alto, que se sostiene sobre el antiguo mástil de un barco de vela que se descubrió durante la reforma. Pronto se convirtió en el eje de todas las ideas decorativas posteriores.  
Candelabros de madera antiguos, de Bconnected.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cojines rojos

Mesa circular de comedor. Un toque de color son los cojines en rojo de las sillas blancas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plaid azul y cojines

La altura de la vivienda permitió organizar un dormitorio en el altillo. A él se accede a través de unas  unas escaleras de acero. La zona se delimita con una estructura idéntica a la barnadilla. Plaid azul y cojines, de Maison de Vacances adquiridos en Organic Studio. La alfombra es de Bloomingville y la cómoda recuperada son de Bconnected.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puf con tapizado capitoné

La distribución del dormitorio permitió situar la zona de descanso en el retranqueo. La proximidad
de las paredes potencia la sensación de intimidad, pero basta desviar la mirada hacia el resto del espacio para comprobar la amplitud de la habitación, multiplicada por la luz natural y el espejo sobre el suelo. De Bconnected: ropa de cama de lino, puf con tapizado capitoné y flexo de cobre. Manta, de Hay. Cojines, de Maison de Vacances.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alfombra antigua

Alfombra antigua, adquirida en Bconnected. Cajas, de la firma Bloomingville. En el baño: taburete, también de Bloomingville; toallas y cesta de mimbre, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño en madera

Blanco y madera. Su combinación es una constante del loft en todas las estancias, también en los dormitorios -que se redistribuyeron para ganar espacios amplios-, y en los cuartos de baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planta baja

Plano de distribución de la planta baja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Primera planta

Plano de distribución de la primera planta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas