La perfecta vivienda nordic style ¡Genuína!

Encontrar la mejor ubicación tanto para los muebles rescatados como para nuevas adquisiciones fue la clave de la remodelación de esta casa. ¿El resultado? Un restyling impecable con un toque nórdico muy actual.

Prueba irrefutable de que no hace falta una reforma ­—grande o pequeña— para estrenar casa es esta vivienda situada en La Haya (Holanda). Los propietarios, una joven pareja con hijos, querían darle un nuevo estilo: más funcional, moderno e interactivo, donde no hubiera estancias excluyentes, para estar unos u otros, sino que todas ellas se pudieran compartir. Así se lo expusieron al equipo del Estudio de interiorismo A54 insitu, que se pusieron manos a la obra con la promesa de ser fieles a la distribución actual, sin mover ni un solo tabique.

Lo primero que hicieron fue distribuir el espacio según las necesidades de la familia. Así, el amplio salón-comedor cuenta ahora, además, con rincón de lectura y zona de juegos, donde grandes y pequeños pueden estar a la vez sin molestarse, realizando similares o diferentes tareas. La cocina, el dormitorio familiar con terraza, el baño y una habitación de juegos completan la vivienda. A la hora de escoger el mobiliario, el equipo de A54 insitu lo tuvo fácil: los dueños querían que predominase el estilo nórdico, que tanto les gusta, por encima de todo. De este modo, piezas nuevas se unen a otras ya adquiridas que se recuperaron y a las que se les dio distinta ubicación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El sofá es la pieza clave

El sofá es la pieza clave de la estancia. Aunque antiguo, sus buenas condiciones encajaban con el ambiente familiar que se pretendía crear. En torno a él, se buscaron complementos que aumentaran su atractivo, como la práctica mesita auxiliar, la alfombra mullida y cojines de colores vivos.
Mesa auxiliar Oak y alfombra Norway, de Zuiver. Cojines, de Ferm Living. Mueble de TV, de Woood. Lámpara de pie Stockholm, de Ikea (129 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor con mesa de grandes dimensiones

Al otro lado del salón se situó el comedor, formado por una mesa de grandes dimensiones para realizar distintas actividades: preparar recetas, pintar, jugar y, por supuesto, comer. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sillas de diferentes diseños y colores

Alrededor de la mesa se dispusieron sillas de diferentes diseños y colores. La zona se ilumina con lámparas de estilo industrial.  Mesa de madera sin tratar, de Woood. Lámparas Anniversary, de la firma Nordlux.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vitrina de madera maciza y cristal

Junto a la mesa de comedor se colocó una pieza clásica de almacenamiento: la vitrina de madera maciza y cristal, de Woood, que permite tener a mano la vajilla. Para contrarrestar, al fondo de la estancia se dispuso una divertida zona infantil delimitada por una alfombra de colores y una pizarra en forma de casita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara de pie

Compartir tiempo de calidad fue la consigna de la familia; por eso, decidieron dividir el amplio salón en varias zonas: de televisión, de lectura y de juego, con el fin de que niños y adultos estuvieran en un mismo espacio, aunque cada uno realice una actividad diferente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Colchones superpuestos como camas

Los padres querían una estancia amplia y cómoda para disfrutar con los niños. En el suelo se dispusieron unos prácticos colchones superpuestos, que pueden separarse y utilizarse como camas para celebrar ¡una fiesta de pijamas! Colchones, de Maisons du Monde (89,99 €/cada uno).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Librería baja infantil

A un lado se colocó una librería baja, a la altura de los pequeños, y en la pared, un mapamundi descubre nuevos y excitantes países.
 Estantería, de Nobodinoz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alfombra de pelo largo

Este espacio también se ideó como sala de música; por eso, se colocaron un piano y las guitarras para que todos puedan disfrutar cantando y tocando instrumentos. En el centro, se dispuso una alfombra,
a tono con los colchones, donde grandes y pequeños se sentarán a jugar en el suelo. Alfombra de pelo largo Alhede, de Ikea (99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espejo con marco negro

El dormitorio no es sólo un lugar de descanso; en él los niños también disfrutarán de las lecturas de cuentos antes de irse a la cama. La decoración es una mezcla entre sosegada e infantil. Cojín Octopus, de la firma Ferm Living. De Ikea: espejo con marco negro modelo Hemnes (99 €) y lámpara PS Maskros (89 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Velador que hace de mesilla

Juntos, pero no revueltos. En el único dormitorio de la casa se dispusieron dos camas de matrimonio unidas, ya que padres e hijos aún duermen en la misma habitación. Algo que fue posible llevar a cabo gracias a las dimensiones de la estancia. Apoyado en la pared, un espejo de cuerpo entero amplía la abundante luz natural que entra por la terraza. En la imagen inferior, detalle del velador que hace de mesilla. Láminas animadas en la pared, de la ilustradora Aida Tejero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas