Un piso antiguo convertido en segunda residencia

Una pareja francesa, un sueño y un piso antiguo. ¡Se obró el milagro! De la mano de un estudio de interiorismo, los propietarios transformaron esta vivienda en una segunda residencia perfecta a la que escaparse cuando les apetezca.

Un piso antiguo convertido en segunda residencia
Hearst

A la pareja francesa de propietarios de este piso les encanta viajar y desde hace años se escapan a Barcelona siempre que pueden. Cansados de estancias en hoteles, siempre impersonales y que te recuerdan que estás de paso, decidieron hacerse con una segunda residencia en la ciudad condal. Y en esa decisión estaban cuando apareció el cartel colgado de un piso antiguo. Antiguo, sí, pero con posibilidades. Las que vieron ellos y que trasladaron al estudio Egue y Seta, encargados de toda la remodelación y transformación de la casa.

Adiós tabiques innecesarios, hola espacios comunes, comunicados, abiertos y compartidos. ¡Esto es un hogar! De diseño, con estilo y mucho gusto, una decoración que invita a quedarse. Dos dormitorios, con dos baños. Por si la pareja propietaria trae algún invitado, que éste también se sienta como en casa. Así quedó este piso, para cuando sus propietarios deciden cambiar el Sena por el Mediterráneo. ¡Un buen plan en 78 metros cuadrados!

Egue y Seta: www.egueyseta.com
Fotografías: www.vicugo.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio comunicado

¡Adiós tabiques! No son necesarias estancias compartimentadas y delimitadas. Es mejor aprovechar los metros y los espacios y ganar sensación de amplitud. En la zona común, un estar con comedor y cocina integrados. Todo en uno. Solo la cocina queda delimitada, no solo por el mobiliario, sino también por el revestimiento del suelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acabado para el mobiliario

La zona de estar queda delimitada por un sofá con chaise longue en tono gris. La alfombra también delimita el espacio, que da la espalda al comedor y a la cocina. Todo el mobiliario en madera da continuidad.

Sofá, alfombra y mesas auxiliares, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paredes muy ricas

En las paredes se combinan diferentes acabados, papeles pintados, pintura, ladrillo visto, azulejos, mosaico... ¡Cuánta variedad! Pero Egue y Seta, encargados de reformar este piso, no se olvidaron del blanco en las paredes y en todo el techo que deja a la vista vigas y vigas. Aquí, menos presente el white concept. En los dormitorios es otro cantar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor junto a la cocina

Vista del comedor, junto a la cocina, por practicidad y para que las reuniones sean cómodas y se compartan momentos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de los revestimientos del suelo

Detalle de los revestimientos. La madera Roble de Winco, en toda la vivienda, que en la zona de la cocina se adapta a una baldosa hexagonal en varios tonos (gris, negro y blanco) es el modelo Exagonal, de Equipe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor, con estilo

Sobre la mesa, un par de lámparas de techo con pantalla jaula u bombillas de filamentos vistos. Tendencia.

Una mezcla con estilo: madera en la mesa y negro en las sillas. Un comedor enmarcado por la pared de ladrillo visto, que continúa hacia el área de la cocina.

Mesa y sillas, de Habitat. Lámparas, de Natura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Isla de cocción entre la cocina y el comedor

La iluminación es fundamental para crear ambiente y delimitar zonas.

Entre el comedor y el frente de la cocina, adosado a la pared, una isla de trabajo, que acoge el horno, mobiliario de almacén y la placa de cocción. Encima, una campana extractora.

Taburetes de la cocina, de Superestudio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un frente con encanto

En el frente de la cocina la pared se ha revestido con una baldosa imitación hidráulico, de Neocerámica. También el mobiliario de la cocina, al estar totalmente integrado en la zona común, se ha cuidado especialmente. Luce la misma línea que el resto del mobiliario: madera y toques en negro en la encimera.

Mobiliario de cocina, de BC3 Cocinas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Barra de comidas rápidas con taburetes

En un extremo de la isla de cocina, la encimera vuela a modo de barra de desayunos, con taburetes. Aunque el comedor queda cerca, en ocasiones es más práctico desayunar rápidamente en la barra o compartir charlas mientras se prepara la cena antes de pasar al comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Isla de trabajo completa

Detalle de la isla con enchufes en un lateral para enchufar los pequeños electrodomésticos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de descanso

Vista del distribuidor de la zona de descanso, donde se ubican los dos dormitorios, uno de ellos con baño integrado, y otro de los cuartos de baño.

Aquí se aprecia el único armario grande de la vivienda, "escondido" tras frentes de espejo dentro del cuarto de baño. Al tratarse de una segunda residencia, donde la ropa llega en maletas, es suficiente con cajones en los dormitorios y un único armario. Así se gana amplitud en las estancias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

Todo en madera, con una base muy neutra y suave, sobre la que destaca la ropa de cama en tonos grises y azulados.

Al tratarse de una segunda residencia, no hay armarios. El espacios destinados a los dormitorios se decidió en función de la ubicación de las bajantes, que marcaban el lugar de los baños. A partir de ahí se dividió.

Así la vivienda cuenta con muchos cajones pero solo un armario. Aquí, mesillas, cómoda y cajones en la estructura de la cama.

Cama, mesas y cómoda, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un cabecero luminoso

En el dormitorio, sin duda el cabecero, acapara miradas. Se trata de un medio muro de obra, empapelado, sobre un fondo de cemento gastado. La iluminación también lo decora, con un juego de luces en varios planos. Sobre la mesilla también cae la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La mesilla y su iluminación

Detalle de la mesilla, un diseño en madera con patas altas y cónicas (entre nórdico y retro) con tiradores dispares.

Con la lámpara de techo que cae sobre la mesilla, su superficie queda despejada para colocar los objetos deco como la plantita.

Papel pintado, de Tres Tintas. Lámparas, de Superestudio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La importancia de los cerramientos

En la reforma, el estudio encargado del proyecto, prestó atención al aislamiento no solo térmico sino también acústico que proporcionaban los cerramientos. Se trataba de garantizar el descanso con ventanas con aislamiento doble, rotura de puente térmico y acústico, realizadas en pino melis ignífugo e hidrófugo.

Ventana, cómoda y acceso al cuarto de baño principal. Silla, de Superestudio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño

Con luz natural. Se accede por un panel corredero y se decora en las mismas tonalidades que el resto de la vivienda. La madera sigue siendo protagonista.

El mueble es de chapa de madera en acabado roble natural. La enciemra es de Silestone. En el suelo y en las paredes, revestimientos de Neocerámica. Grifería, de Ramon Soler. Inodoro, de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño principal con ducha de obra

En el baño principal, el suelo se oscurece. En las paredes un revestimiento neutro para no saturar. Al fondo, el suelo se prolonga en la pared para acortar el baño de planta alargada. Ahí, la ducha de obra con mampara de cristal transparente.

La iluminación de nuevo plantea un juego inteligente y cálido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio

Más pequeño, con luz natural y papel pintado en la pared en la que se apoya la cama.

Mobiliario, de Habitat. Silla, de Superestudio y papel pintado, de Tres Tintas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño en blanco

Este cuarto de baño se decora en color blanco, tímidamente conquistado por los azules verdosos en la zona de la ducha.

Se mezclan baldosas hexagonales en el suelo con azulejos rectangulares en las paredes, colocados en un juego en zigzag.

Revestimientos, de Equipe. Lavabo, de Catalano. Inodoro, de Roca. Grifería, de Ramon Soler.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La distribución del baño

A la izquierda según se accede un armario con frentes de espejo. Al fondo la ducha y a la derecha el inodoro y el lavabo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle del lavabo

Grifería mural, un lavabo mini que se divide entre lavabo y encimera y un espejo que "flota" en la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de los azulejos de la ducha

Detalle de los azulejos de la zona de la ducha, que abandonan el blanco de la zona inferior por el verde y el azul verdoso en la superior, junto al techo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas