Un apartamento decorado con un encantador estilo vintage

Un espíritu poético, femenino y retro invade este pequeño, pero bien acondicionado, apartamento parisino decorado con piezas de mercadillo restauradas y objetos personales recuperados.

Un apartamento decorado con un encantador estilo vintage
Hearst

Tras haber trabajado más de diez años en una empresa de relaciones públicas, Caroline —la propietaria de esta casa— dio un giro profesional de 180º a su carrera para consagrarse en cuerpo y alma a su pasión: las antigüedades y, especialmente, al estilo vintage por el que siente auténtica devoción. Hace ya un año, Caroline creó la tienda on line www.hivingroom.com, todo un escaparate de muebles y piezas de distintas décadas llegados de depósitos o mercadillos. Algunos de ellos ya redecoran su casa, un pequeño apartamento de 40 m² situado en París. A pesar de sus reducidas dimensiones, Caroline ha sabido sacarle todo el jugo a cada rincón.

La casa cuenta con un mini distribuidor que conduce por la derecha a la cocina y al baño, ambos diminutos, y por la izquierda a una gran sala de estar que, sin duda, es la reina de la casa. Este espacio está dividido en ambientes: por un lado, el acogedor salón con chimenea, escritorio y un rincón de lectura, y por el otro, el comedor y el dormitorio. Cada zona está amueblada con los elementos precisos, lo que le da al piso máxima funcionalidad y sobriedad. La vertiente divertida llega de la mano de objetos decorativos singulares: muñecas, un E.T, versiones de la mítica sopa Campbell, letras luminosas, frascos de laboratorio, espejos de sol, fotos enmarcadas de antepasados… Todo un universo lúdico que define a su dueña y en el que parece que todo vale, ¡siempre y cuando sea vintage!

El principal objetivo que se marcó la dueña de la casa a la hora de remodelarla era dotarle de alma, darle personalidad propia. Y qué mejor que amueblarla con ese estilo vintage por el que siente auténtica pasión. La búsqueda de muebles y objetos por mercadillos, depósitos y tiendas on line de Francia y Reino Unido fue ardua hasta conseguir originales piezas que abarcan desde los años 20 hasta los 70, como el sofá, la butaca, el maniquí o la mesa baja. Una vez adquiridas, destaca su restauración minuciosa, en la que Caroline pone todo su empeño. La elección de las piezas no es casual, está perfectamente pensada para maximizar las posibilidades de cada rincón del pequeño apartamento. Algo que consigue al seleccionar muebles ligeros y prácticos, que evitan la sensación de agobio; como el aparador, la mesa de comedor o el sillón de ratán. Ese mismo carácter funcional hace que ubique elementos en lugares distintos, como el caso de la alacena en el baño o las letras magnéticas en el frigo.

1 de 18
Salón tono verde manzana

En verde manzana. Todo el apartamento gira en torno a este color. En el salón lo vemos en el sillón y la butaca, recuperados de un depósito de muebles de Niza. En el centro se dispuso una mesa baja vintage, adquirida en el Reino Unido, que permite disfrutar de cenas informales y tener a mano las revistas en su bandeja interior

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 18
Pipetas de laboratorio como floreros

Las antiguas pipetas de laboratorio recuperadas tienen una segunda oportunidad y un nuevo uso. En esta ocasión, se han convertido en peculiares floreros en los que depositar efímeros narcisos. Se colocaron tres unidades sobre la chimenea, delante de un espejo redondo que duplica visualmente
los coquetos ramilletes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 18
Comedor con mesa de los años 60

Al otro lado de la gran zona de estar se encuentra el comedor, formado por una típica mesa de formica que tanto recuerda a las que había en las cocinas de los años 60.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 18
Botella en forma de Barbapapá

Aquellos maravillosos años: una mini botella en forma de Barbapapá, aquel personaje de dibujos animados de los 70, y unas velas que adoptan la misma silueta regordeta decoran la mesa del comedor cuando no se utiliza. Sin duda, estos objetos son todo un guiño personal y evocador que Caroline hace de su propia infancia

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 18
Lamparita de mesa vintage

Señales luminosas: una estrella de Navidad y un signo de exclamación, que un día alegraron las calles, se prestan ahora como originales luminarias en el escritorio y sirven de apoyo a la lamparita de mesa vintage, con base metálica y pantalla de cristales, proporcionando una iluminación peculiar y sorprendente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 18
Comedor en verde

Esta, en verde agua, se rodea de sillas de diferentes colores. Un denominador común de toda la casa es la decoración de las paredes, con distintas composiciones de cuadros y espejos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 18
Butaca de mimbre

En el salón se reservó un mini espacio para leer libros y revisar las múltiples revistas de muebles que se almacenan en el suelo, en baldas de pared o en contenedores. ¡Hay que ver muchos catálogos para nutrir y mantener viva la tienda de muebles vintage que Caroline, la dueña del piso, abrió en Internet hace ya un año!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 18
Letra luminosa

Con F de fantasía: la decoración con letras luminosas, de plena actualidad, también tiene su versión retro. Prueba de ello es esta inicial y otras similares, que Caroline vende en su tienda on line www.hivingroom.com Junto a ella, un muñeco de alguna serie japonesa, que pone la nota fantástica en el salón

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 18
Balda sobre un radiador

Singulares y evocadores: una fotografía familiar recuperada de la boda de un bisabuelo y una bola de nieve, con un gran mostacho en su interior, son algunos de los curiosos objetos que pueblan la casa. Estos dos, en concreto, descansan en una sencilla balda colocada sobre un radiador en la zona de comedor. Con ellas se crean mini estanterías como las ideadas en los retranqueos que forma la chimenea a ambos lados. Más que libros, almacenan objetos y piezas de lo más heterogéneo

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 18
Aparador de los años 50

Aparador de los años 50 en el que Caroline expone diferentes objetos: libros, contenedores ¡incluso sus
zapatos favoritos! Un original móvil de peces decora el tirador de la puerta por la que se accede al baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 18
Maniquí setentero

En el vestíbulo, un maniquí setentero, que recuerda a la modelo Twiggy, da la bienvenida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 18
Mesa de cocina recuperada

Frente al pequeño vestíbulo de la entrada se accede a la cocina, de reducidas dimensiones y planta alargada. Los electrodomésticos se sitúan alineados en un lado de la estancia, separados por una mesa de cocina recuperada donde se realizan los desayunos y las comidas diarias. Como detalle curioso, las letras magnéticas de un juego infantil sirven ahora para dejar mensajes en la nevera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 18
Colección de espejos en forma de sol

Los grises días parisinos encontrarán consuelo en la colección de espejos en forma de sol que tan de moda estuvieron en los años 70 y que, ahora, recuperan en las casas contemporáneas todo su esplendor. Caroline ha colocado sobre la cama diferentes modelos que reflejan la intensa luz del ventanal, situado justo en la pared de enfrente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 18
Muro con serie de láminas enmarcadas

¡Qué bella composición! Junto a la zona de descanso Caroline ha vestido la pared con una serie de láminas enmarcadas formando una composición equilibrada y estudiada al milímetro. La moda, los animales, símbolos vintage, frases lapidarias... Todo su universo se resume aquí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 18
Sillón de ratán

Aparador vintage de teca (850 €) y sillón de ratán, de venta en www.hivingroom.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 18
Textiles lisos y estampados

Muebles de estilos, épocas y materiales distintos se codean sin problemas por todo el apartamento. Siguiendo esa miscelánea, los textiles se presentan lisos y estampados, a partes iguales. Colchas y cojines monocolor o con lunares, cuadros e ilustraciones conviven en armonía. El resultado es una decoración tan sugerente como sorprendente

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 18
Baño alicatado con bañera semicerrada

El baño alicatado, como no podía ser de otra manera, con baldosas blancas, cuenta con bañera semicerrada con mampara de cristal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
18 de 18
Alacena de los años 20

El mueble estrella es una alacena de los años 20 que ahora se ha recuperado para almacenar toallas y cosméticos. Sobre ella descansa una colección de mini espejos. En la pared, un antiguo botiquín recuperado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas