Todo un éxito la reforma de este piso

Así se podría definir la reforma de este piso, que estrena una distribución actual y ambientes impecables. Otros aciertos, la continuidad visual entre los espacios y la luminosidad.

Situado en un edificio singular, en el céntrico barrio de Chueca, de Madrid, este piso tenía una distribución pésima, con muchas estancias. Nada que ver con la actual. Con el proyecto de reforma y de decoración, encargado a Snob Works, la casa es ahora otra, configurada para una pareja sin hijos, pero sí con un segundo dormitorio para alojar a visitas. Todo comenzó con el derribo de tabiques y la creación de dos zonas bien definidas en su planta rectangular. Desde la entrada hacia la fachada principal, una zona común, que se compone de cocina con office, entrada amplia y salón. Hacia el interior, la zona privada, a la que se accede por un pasillo que parte de la cocina y que cuenta con dos dormitorios y dos baños.

El piso ahora tiene encanto, y en buena parte se debe a que durante la reforma se descubrieron pilares y vigas de madera; elementos que se han dejado a la vista por su gran valor estético, y que aportan singularidad a la casa, además de una dosis extra de calidez. En cuanto a los revestimientos, se eligió el color blanco para las paredes y también para las nuevas ventanas de aluminio, con rotura de puente térmico, que conservan la estética señorial en los balcones de la fachada. El nuevo pavimento es un laminado de lamas anchas en un tono gris claro, pleno de matices, que da luminosidad y continuidad visual a los ambientes, ya que está presente en toda la casa, a excepción del cuarto de baño principal, que conserva la baldosa hidráulica original, hallada durante la obra. Para la decoración de este piso, se apuesta por los muebles antiguos y recuperados, y una paleta cromática reducida y armónica.

En esta nueva etapa, eso sí, la cocina ocupa un lugar relevante, acorde con el estilo de vida actual. Abierta al salón y a la entrada, al no tener tabiques conserva al mismo tiempo un espacio propio, delimitado por la distribución en U del mobiliario. A destacar del proyecto, la naturalidad con la que se suceden los ambientes y la sensación de amplitud y luminosidad en todos ellos, conseguida con la claridad de los materiales y la ausencia de elementos superfluos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cajonera antigua recuperada

El acceso a la vivienda, después de la reforma, ganó amplitud real al eliminar los tabiques antiguos. También parece más espaciosa con los revestimientos claros y el espejo maxi. Ahora es un ambiente más del salón, decorado con una imponente cajonera antigua, recuperada.
Alfombra modelo Koldby, de Ikea, en piel de vaca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón con sofá y alfombra en tonos piedra

En contraste con la claridad de los revestimientos, los muebles de madera, cuero y forja ganan relieve. Los tonos piedra elegidos para el sofá y la alfombra aportan múltiples matices al ambiente, al que dan
un aire más urbano. Sillón Butterfly, recuperado y tapizado por Snob Works, de donde procede también la estantería. Sobre ella, cuadros de Iris Viviana Pérez. Lámpara de pie AJ, un diseño de Arne Jacobsen editado por la firma Louis Poulsen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón con ventanales

La vista que ofrece el salón desde el sofá destila calma y serenidad. La clave para conseguir esa sensación es la simetría formada por los ventanales y la pareja de sillones. El diseño de la mesa de centro y la cuadrícula de la alfombra refuerzan ese equilibrio.Sillones, consola, mesa de centro y cisne turquesa; todo, de Snob Works.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cisne verde

La clave para que un detalle así llame la atención: evitar la saturación decorativa. Lucirá más sin otras piezas a su alrededor, que pueden convertirse en rivales. Toda una lección de estilo en este salón. Cisne, de Snob Works.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón con vigas originales

Los pilares y las vigas originales de la casa, que aparecieron tras el derribo de los tabiques, aportan un aire retro y más encanto al nuevo salón. Ahora es un espacio amplio, que gana profundidad al integrar la zona de paso y la cocina, y que comparte
su abundante luminosidad con ellas. Sofá, cojines, aparador gris y cuadros sobre éste, de la artista Lus, en Snob Works. Espejo, de Schneider Colao. Sobre la chimenea, azulejo pintado, de Gonzalo Iturriaga.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Radio portátil vintage

Encanto vintage. Un diseño irresistible para fans de lo retro: la radio portátil, de la firma Roberts. Las versiones actuales de este icono de los años 50 tienen puerto USB para conectar dispositivos y iPhone.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tarima laminada

Estética loft. Sin techo de 5 m, pero con pilares vistos de madera y una distribución diáfana, que permite la conexión visual entre la cocina y el salón.
La tarima laminada, de Tarkett, da continuidad a los ambientes. Sofá y cojines, de Snob Works

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en forma de U

La cocina se distribuye en forma de U, delante de la ventana, para aprovechar al máximo la luz. Con sentido práctico, la encimera de la península se prolongó para ganar un office, que adquiere un aire de gastro-bar con los taburetes altos, que combinan acero y cuero. Mobiliario, de Santos. Encimera, de Silestone. Campana, de Zanussi. Sobre la encimera, vajilla, de Ikea, y vino albariño de Pazo de la Pedreira. Taburetes, de Snob Works. Estanterías metálicas, de Ikea.Tarima laminada AC5, de Tarkett.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estantería metálica

Con medidas adecuadas para estar colocada a continuación de la península, sin estorbar el paso, se utiliza como botellero. Es solo un ejemplo del sistema Omar, de Ikea, en acero, que combina baldas y postes para formar el mueble que se necesite.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jarrones blancos con caras expresivas

Esta colección de jarrones blancos con caras tan expresivas y divertidas es capaz de levantar el ánimo. Decorar la casa con diseños alegres siempre
es una buena idea... ¡Viva la happy deco!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Arañas metalizadas como cabecero

Imposible no mirar esta pared: en lugar de cabecero, está decorada con arañas metalizadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cojines floreados y a rayas

Los textiles aportan dinamismo a la decoración de cualquier ambiente. Ideal, esta combinación de rayas y flores con tonos armónicos. El diseño de las telas y la confección son de Snob Works.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño estilo retro modern

Fusión de estilos: en contraste con el mueble de lavabo depurado y totalmente blanco, realizado a medida, el pavimento hidráulico descubierto durante las obras, que hace a este cuarto de baño único.
Mueble, de Corian. Grifería, de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bañera con estores

En armonía con la estética retro del hidráulico, la pared de la bañera y su faldón se alicataron con azulejos blancos trabados.Los estores, que se eligieron en un color armónico con el pavimento, tienen una caída elegante, que da un aire
más clásico al ambiente.Azulejo, de Azulejos Peña. Los estores tipo pachetto o paquete, sin varillas, confeccionados con tela, de Pepe Peñalver, y el taburete, proceden de Snob Works. Grifería, de la firma Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano del piso

El piso ahora tiene encanto, y en buena parte se debe a que durante la reforma se descubrieron pilares y vigas de madera.

- La distribución nueva de la casa convierte a la cocina en un espacio abierto al salón y la entrada. Después de la reforma, gana amplitud visual al carecer de tabiques, pero no mucha más superficie.

- La distribución de la cocina se planteó en torno a la ventana para sacar partido a la luz natural y respetando el paso hacia los dormitorios y el salón. Así, se organizó con los muebles en forma de U, lo que permitió convertir la península en un office.

- Su paleta cromática reducida, que solo combina blanco, negro y acero, y su mobiliario depurado, con puertas lisas, armonizan
con el resto de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas