Una casa adosada en la costa catalana

Con una reforma que ha actualizado su distribución y ha renovado instalaciones y revestimientos, este adosado con vistas al Mediterráneo vive hoy su mejor momento.

Esta casa adosada, construida en los años setenta en la localidad barcelonesa de Gavá, frente al Mediterráneo, fue totalmente reformada por el estudio de interiorismo Meritxell Ribé. El punto de partida era una distribución anticuada, muy compartimentada, con varias habitaciones pequeñas e interiores oscuros. Con el proyecto de Ribé, la vivienda ha cambiado por completo y se ha ajustado a dos prioridades de los propietarios: conseguir espacios abiertos e introducir en la decoración los colores azul y malva.

La nueva distribución es más actual y práctica. En la planta sótano se ubica una estancia multiuso con zona de estar, de juegos y de estudio, además del garaje. En la planta baja, a dos alturas, se ubican la cocina con office, un aseo y el comedor en el plano superior, y en el inferior, la zona de estar con salida a la terraza y el jardín. Por último, en la superior, se sitúan los dormitorios y cuartos de baño. De la reforma destacan la homogeneidad cromática y de materiales, que proporciona una continuidad visual a los ambientes, y las nuevas escaleras, que no restan luminosidad al interior, con su diseño ultraligero y blanco que se mimetiza con las paredes total white.

En cuanto a la decoración, predomina la sencillez del estilo mediterráneo, con toques rústicos y nórdicos, texturas diversas y pinceladas alegres. La zona de estar es prueba de ello, donde un sofá con chaise longue, tapizados en tonos neutros y con mix de cojines, y una mesa de madera, destilan naturalidad y confort, mientras parece que su único cometido fuera ofrecer un ambiente relajante y ultracómodo desde el que divisar el exterior a través de los ventanales, que lo conectan con la terraza.

Del proyecto llama la atención el dormitorio principal en suite, con vestidor y baño integrados. Con paredes malva como deseaban los propietarios, la interiorista proyectó la zona de descanso enfrentada a varios armarios empotrados, cuyas puertas de laca en alto brillo potencian la luminosidad; pero también creó una sutil división del espacio al independizar el baño con una cristalera que incluye una puerta corredera. Con esta solución, el cuarto de baño aprovecha al máximo la luz natural, pero además, gana amplitud visual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Arriba y abajo

Las escaleras, con un diseño ultraligero y en blanco, se mimetizan con las paredes. Conectan el salón-comedor, distribuido en dos niveles, con los dormitorios de la primera planta. Las escaleras son un diseño de Meritxell Ribé, de The Room Studio.

En el comedor, mesa Pey, de Mobles 114, y sillas Tulip, de Knoll.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Máxima claridad

La zona de estar se orienta hacia los ventanales para disfrutar con las vistas del exterior. En la decoración, dominan los tonos y materiales naturales, combinados con certeras y alegres ráfagas de color.

Sofá con chaise longue, de Grassoler. Cojines azules y amarillos y manta, de Filocolore. Cojín estampado, de Estilo Nórdico. Mesa antigua y cuadro de peces, del estudio Meritxell Ribé. Lámparas, de la firma Louis Poulsen. Tarima laminada Roble, de Meister.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor al aire libre

Muebles, de Bauhaus; menaje, de Cado y plantas, de Jardiland.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pinceladas fresh

La combinación de diferentes tonos de azul y verde aporta una dosis extra de frescura al comedor del jardín. En contraste con el amarillo, la vajilla gana interés visual. Menaje, de Cado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pura energía

Los días soleados parecen haberse apoderado de este salón. Los textiles, y en especial las ráfagas de amarillo, dotan al ambiente de una luminosidad extra, además de una alegría y vitalidad propias de la temporada estival. Cojines azules y amarillos, de venta en Filocolore.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dos ambientes conectados

La malla azul, en escaleras y barandillas, es un elemento decorativo que da continuidad visual a los dos ambientes del salón, situados a diferente nivel.
Butaca de ratán, del estudio Meritxell Ribé. Aparador y mueble bajo para televisión, de la serie Aura, de la firma Treku. La maxi lámpara colgante es el modelo Sonora, de Oluce. Alfombra Havana, de Francisco Cumellas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Diseño de autor

Las sillas Tulip, creadas en los años cincuenta por Eero Saarinen y editadas por Knoll, elevan el nivel decorativo en el comedor. Con forma orgánica y un único pie central, derrochan estilo. Mantel de lino, de Materia. Cestas, de Estilo Nórdico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina de estilo actual

El blanco es protagonista en esta cocina de estética depurada donde los muebles, lisos y sin tiradores, junto a la encimera y las paredes, crean un frente uniforme y ultraluminoso. En contraste, el pavimento grisáceo, que da aún más relieve al blanco.

Cocina proyectada por Meritxell Ribé, con muebles lacados hechos a medida y encimera, de Silestone. Placa, de Siemens. Campana, de Fagor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Distribución de la cocina

Delante del ventanal de la cocina, de pared a pared, se sitúa el office, que ocupa todo ese frente. El comedor de diario se compone de un banco y una mesa volados, proyectados por
el estudio Meritxell Ribé. Con su diseño depurado armonizan con los armarios de la cocina, pero al ser de roble, rompen la unidad cromática y delimitan visualmente su espacio.
Grifo, de Hansgrohe. Fregadero, de Blanco, con cubeta adicional. Pavimento porcelánico, de Apavisa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona infantil

La planta sótano de este adosado es un espacio multiuso, con zona de estar y espacio para jugar. A destacar: cómo los sofás-colchoneta imprimen un aire desenfadado y chill out al ambiente.

Sofás con tapicerías de Güell-Lamadrid y mueble con jugueteros con ruedas, diseños del estudio Meritxell Ribé, realizados a medida. Cojines amarillos y guirnalda de números, de Estilo Nórdico. Cesto de mimbre, de Filocolore. La lámpara colgante de fibra también es del estudio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alfombra multicolor

Es un diseño del estudio Meritxell Ribé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estudio o trabajo

La amplitud de la planta sótano permite
crear una zona que se compone de un escritorio doble y dos sillas giratorias que son muestra de un reciclaje creativo o upcycling, que es tendencia en decoración.
Escritorio y cajoneras, diseño de Meritxell Ribé. Sillas Scooter, del estudio Bel&Bel, realizadas a partir de piezas originales de motos Vespa. Flexo, de Artemide. Pufs de punto, de Sacum.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muy prácticos

Los cestos de fibra trenzada, tan útiles en cualquier habitación, también son detalles trendy, ideales para añadir pinceladas rústicas a la decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio con baño

La zona de descanso y el cuarto de baño se separan mediante un tabique de cristal, que crea sensación de mayor amplitud en ambos, y permite el paso de la luz natural al segundo, que carece de ventanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vestidor

Cama en pino blanqueado, diseñada por el estudio Meritxell Ribé. Junto a estas líneas, el vestidor, con armarios a medida y un gran puf con telas indias, también del estudio. La alfombra es de la firma Hanna Korvela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Country chic

¿Tips del estilo? Lamas en pino blanqueado en el cabecero, flores en los textiles y patchwork. Un acierto: alternar maderas de diferente ancho dinamiza el frente, que logra un aire más natural. Ropa de cama, de Filocolore.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
División sutil

La decoración de las paredes en el dormitorio, que combina pintura malva a la tiza y un zócalo de pino blanqueado, se prolonga en el cuarto de baño, separado por una cristalera incolora, con puerta corredera. Una solución que, además de optimizar el espacio, hace más fluida la circulación.
Cabecero de pino blanqueado, diseño del estudio de interiorismo, de donde procede también la lámpara de fibra. Colcha, funda nórdica Selena y cojines, de Filocolore.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Moderno y funcional

En poco espacio, destaca la óptima organización del baño. Con el lavabo enfrentado a inodoro y bidé se abre una zona de paso hacia la ducha, con plato instalado a ras del suelo y mampara totalmente transparente.

Mueble de lavabo, diseño de Meritxell Ribé. Sanitarios suspendidos, de Galassia. Toallas,
de Filocolore. En la ducha, porcelánicos, de la firma Inalco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Look spa

El grifo con agua en cascada armoniza con la estética del baño, que apuesta por la transparencia y el brillo del cristal, un material omnipresente, elegido también para el frente de lavabo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano del chalé adosado

IDEAS DE LA REFORMA
- Revestimientos para una puesta en escena serena. La homogeneidad cromática y de materiales dota a la vivienda de continuidad visual, que transmite a su vez sensaciones de amplitud y orden. Las paredes blancas, el laminado de roble y las escaleras nuevas, diseño de la interiorista, son el hilo conductor entre los ambientes.

- Cocina luminosa y práctica. Las puertas lisas y lacadas de los armarios y el tándem frente de cocción-encimera revestido con Silestone, ofrecen superficies continuas y de fácil limpieza. Con idéntico criterio se diseñaron para el office, un banco y una mesa volados que, al no tener patas, hacen mucho más cómoda la tarea de fregar el pavimento.

- Dormitorio en suite. La distribución saca partido al espacio. Delante de las ventanas se enfrentan la zona de descanso y el vestidor, con puertas brillantes que propagan la luz natural. En el interior, un baño independiente, separado por una cristalera. A él se accede por una puerta corredera que, abierta, no reduce superficie útil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Primera planta
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planta sótano
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas