En esta casa se vive la Happy deco

Un ingenioso maridaje entre piezas de otras décadas y los colores más vibrantes de la paleta llenan de vida esta casa madrileña.

Tras doce años viviendo en Chile, al volver a España, Antonio y María tenían muy claro el estilo de vida que querían llevar y la casa que necesitaban para conseguirlo. Se trata de un hogar de generosas proporciones y escasas barreras entre espacios, donde el mestizaje decorativo, la presencia de la luz natural y las buenas vibraciones son evidentes. Son las piezas peculiares, junto con los colores más vistosos de la paleta, los que imprimen su personalidad arrolladora a la vivienda; y es que la pasión de la pareja por las antigüedades les impulsó durante años a recorrer mercados por Latinoamérica y a adquirir todo tipo de recuerdos que ya forman parte de su trayectoria vital.

Para dar cabida a sus experiencias, traducidas en piezas y detalles especiales, buscaron una casa amplia y la reformaron creando espacios diáfanos; son los propios muebles colocados con acierto los que marcan la pauta decorativa y crean ambientes peculiares en los que estar y relajarse. Destaca entre todos la magnífica terraza cubierta, que comunica el salón con el jardín, acristalada y concebida como un espacio chill out, cómodo y desenfadado. El exterior, pavimentado con cemento pulido, sintoniza de maravilla con el estilo pleno de color y las extraordinarias piezas únicas, que se reparten por toda la vivienda. Tras las obras la cocina se amplió para incluir en ella el comedor principal. En este espacio el contraste de estilos y colores se convierte en sello de identidad. Por una parte destacan el original acabado de los muebles, que simulan mármol, y los modernos electrodomésticos con los que se ha equipado; todo ello sobre inmaculadas paredes blancas; por otra, la mesa normanda, en color rojo, rodeada de sillas verdes y coronada por la presencia de una araña. Completan este ambiente diferentes carteles antiguos de Valparaíso.

La primera planta conduce a la zona de descanso, con una decoración en tonos claros; aquí para poner el foco de interés en determinados espacios, estos se han resaltado mediante frentes de papel pintado. Por ejemplo, en el dormitorio principal, el cabecero se ha encuadrado con motivos florales, responsables del espíritu festivo y alegre del ambiente, reforzado por la elección de los muebles, antiguos, recuperados y acabados en color rosa y blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un jardín para disfrutar

Unas cristaleras correderas permiten comunicar la terraza cubierta con el patio exterior; ambos ambientes están decorados en la misma línea relajada, perfecta para el verano. Figura decorativa en forma de flamenco, de El Laberinto. Cestos de tela tejida y alfombra plástica de exterior, de Los Peñotes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un patio chillout

El encanto original del patio reside en sus muros, cubiertos de vegetación, un fresco alivio para las calurosas jornadas veraniegas. Una deco colorista y práctica refuerza esta sensación festiva y divertida que invita a permanecer de puertas afuera en familia o con amigos. La mesa y las banquetas proceden de una antigua bolera de Buenos Aires. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles con carácter

Bucear en mercadillos, tiendas de antigüedades o ventas especiales siempre tiene premio. Podrás encontrar piezas de otras épocas y poner una nota peculiar en tu propia casa. Estas banquetas proceden de una antigua bolera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Piezas decorativas

Expón con orgullo tus colecciones. Tu pasión puede convertirse en centro decorativo de un espacio; en este caso, la propietaria siente debilidad por las jarras de loza antiguas que exhibe por toda la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón con estética loft

El look industrial del salón se acentúa con la presencia de una pared de ladrillo, muebles de chapa y un gran cartel antiguo en la pared. Los detalles en naranja intenso calientan el ambiente. Sofá esquinero de cuero y mesa de centro, de Maisons du Monde. Alfombra, de Macarena Saiz Textiles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un cartel de aire retro

Inspirados en las chapas publicitarias de los años 50 y 60, los carteles murales decorativos están de moda. Este en concreto se rescató de un antiguo bar que cerró sus puertas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una deco cuidada al detalle

Piezas tan originales como el antiguo expositor de una tienda de ultramarinos chilena o el baúl de viaje empleado como mesa de centro aportan autenticidad y personalidad al interiorismo de todo el espacio. Jarrones de cristal de colores y almohadón étnico bordado, de venta en A Loja do Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una sala de estar muy especial

Junto a la librería de obra se ubicó un precioso sofá normando tapizado en terciopelo rosa; una apuesta muy coqueta que pretende independizar un espacio concreto como una zona de estar más íntima y recogida. Alfombra verde, de Macarena Saiz Textiles. Cojines sobre el sofá bordados y lisos en color turquesa, de A Loja do Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles antiguos

 La gran variedad de muebles con capacidad de almacén fue también un gran acierto que permite mantener el orden perfecto y despejar el espacio en el salón. Entre todos destaca el buró, con persiana de madera, los baúles de viaje como mesa de centro y, cómo no, el expositor antiguo hoy empleado como librería.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pajaritos por aquí…

Mariposas, libélulas o pequeñas aves de colores aportan ligereza y deliciosas notas bucólicas allí donde se ubiquen. Pequeños detalles repletos de buen gusto que marcan estilo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El recibidor, tarjeta de visita

Conviene cuidar hasta el último detalle ya desde la entrada a nuestra casa, al fin y al cabo, la primera impresión marca mucho. Un sencillo perchero de forja con espejo pone una nota especial en este caso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mix de estilos

La cocina, de planta muy amplia, acoge en el office el comedor principal y único de la vivienda. En contraste con el diseño moderno de los armarios, destaca la mesa normanda, pintada en rojo, y las sillas en verde envejecido; este estilo retro se refuerza con carteles antiguos y con una singular pizarra procedente de Valparaíso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina moderna

Los muebles elegidos cuentan con un curioso acabado que emula cuero envejecido. Combinados con electrodomésticos en acero y revestimientos blancos, ofrecen una visión como poco vanguardista. Todo el mobiliario y los revestimientos de suelos y paredes son de Cupesa. Electrodomésticos, Siemens.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bodegones vegetales

Decorativas, refrescantes y, como valor añadido, muy beneficiosas para la salud, la presencia de plantas naturales en casa siempre es acertada. Si no tienes buena mano, mejor apuesta por cactus o crasas, son variedades muy resistentes, variadas y, por supuesto, preciosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La habitación de los niños

El universo particular de Julieta y Santiago se enriquece con ropa de cama divertida y colorista, diferente en cada litera, para conseguir así un espacio único y privado para cada uno de los niños. Escritorio, de Ikea. Lámpara de araña en color rojo, de Leroy Merlin. El papel, con dibujos de monumentos europeos, se adquirió en Alemania.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño para los peques

El baño de los más pequeños está presidido
por un mueble a medida, con frente naranja
en alto brillo, divertido y funcional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño para dos hermanos

Llama la atención la mampara de doble apertura,
para facilitar la ayuda durante la ducha diaria.
Los revestimientos, los sanitarios, las griferías y la mampara son de Cupesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dormitorio tipo suite

El dormitorio principal cuenta con su propio baño; ambos espacios fueron decorados buscando el contraste entre acabados y texturas. En la zona de descanso reina un llamativo papel pintado, que hace las veces de cabecero. Ropa de cama, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Textiles de colores

Atrévete a mezclar estampados, escogidos con mucho mimo y sin abusar de ellos realzan la belleza del espacio sin necesidad de otros complementos decorativos. Almohadones de estampado floral y de loros, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El baño del dormitorio

En el baño predomina el binomio blanco-negro. Los azulejos son de Cupesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la casa y trucos decorativos

- Una estudiada mezcla de texturas y acabados enriquece el conjunto final del salón; encontramos tapizados en cuero envejecido, otros en terciopelo, muebles de madera, de chapa, aplicaciones en piel... un amplio abanico de texturas, idóneo para dinamizar la decoración.

- Al tratarse de un gran espacio diáfano son los propios elementos estructurales, como escalones
o vanos abiertos, los que separan visualmente los ambientes del salón. En este sentido también las alfombras, todas diferentes, juegan un papel importante delimitando cada zona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas