Una casa rodeada de vegetación

A pocos minutos de Madrid aún encontramos casas así, rodeadas de frondosos jardines silvestres donde las altas encinas y la luz natural definen un escenario perfecto para vivir.

Puede ser el jardín, algo salvaje y poblado por magníficas encinas, su abundante luz natural, propia de espacios despejados, o una mezcla de todo ello lo que se traduce en una mágica sensación de bienestar cuando te adentras en esta casa, ubicada a las afueras de Madrid. Un paraíso aún recóndito, casi por descubrir, y encantador al primer vistazo. Es tal cual lo que sintió la familia que vive en esta vivienda al visitarla por primera vez, un flechazo cargado de energía positiva.

Es aquí, en este pedacito de campo tan cerca de la ciudad, donde encontraron su sitio Vicky, David y su hijo Pelayo. Y es que ellos, como buenos asturianos, suspiran por los grandes árboles que dan sombra y las verdes praderas de su tierra, y ahora se sienten como en casa. Una sensación que trasmite también el interiorismo de esta vivienda, con ambientes personales y llenos de estilo, en los que los colores, elegidos con mimo y especialmente intensos en las zonas comunes, invitan a vivir con alegría.

Es curioso cómo el carácter dinámico de salón y comedor se va sosegando por el pasillo según nos acercamos a los dormitorios. Aquí reina la calma. La apuesta se centra sin pretensiones en muebles actuales de líneas rectas y materiales cálidos con sutiles toques de color, en sintonía con la búsqueda de tranquilidad. El principal, presidido por una colcha de flores, consta de una decoración tradicional mientras que el de Pelayo se presenta muy despejado, con predominio del blanco y mucho espacio para jugar. El cuarto de baño, por su parte, está equipado para la funcionalidad sin olvidar, eso sí, esa nota cálida tan agradable y presente en toda la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles de exterior que invitan al relax

Las encinas, autóctonas de esta zona, proyectan sombras naturales y refrescantes en las calurosas tardes de verano. No hay mejor lugar para el descanso estival que instalarse bajo sus frondosas ramas. Mesas en tono lila, de Carrefour Home. Sillas, de Ikea. Floreros de colores, de Habitat. Cojines, de venta en A Loja don Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decoración del jardín en tonos intensos

Los colores más alegres y vivos de la paleta resultan perfectos al aire libre. Arropan ambientes creados para el puro deleite de sus propietarios, cómodos, relajantes y en total armonía con el entorno. Butaca de fibra vegetal, de Ikea. Cojín con estrella turquesa, de A Loja do Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor en el porche

Rodearse de amigos y familia siempre es un buen plan, con almuerzo distendido en el jardín incluido. Lograrlo es fácil con un comedor grande, con sillas cómodas que inviten a prolongar la sobremesa y, cómo no, un menaje alegre e informal. Mesa de comedor, sillas de fibra y lámpara, de venta en Ikea. Alfombra, de A Loja do Gato Preto

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comer en el porche

El uso de un comedor ubicado en el jardín es muy diferente al de uno interior. Aquí el relax es evidente; por eso, conviene apostar por menaje fresco e informal, muebles de fibra y manteles de colores vivos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Vida al aire libre!

Disfrutar del jardín ahora que los días son más largos y calurosos es un verdadero placer. Lo ideal es crear varios ambientes, igual que hacemos dentro de casa; un comedor a la sombra, una zona de estar bajo el árbol o unas tumbonas al sol. Perfecto. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sensación de amplitud

Los grandes ventanales del salón borran fronteras con el exterior para integrar el jardín en la decoración; el mimetismo está servido. Una sensación que se refuerza gracias a la elección de diversos cojines de estampado floral a tono con el porche. Cojines, de Stenton Baulieu y A Loja do Gato Preto. Alfombra, de El Globo Muebles. Pez junto
a la ventana y cuadro, de Apia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los detalles

Son los responsables de completar la decoración con sutiles toques personalizados. Una idea aplicada con gran acierto sobre la repisa de la ventana del salón, convertida en excelente expositor de recuerdos, adornos, revistas y fotografías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Velas y plantas en el salón

Los pequeños bodegones son un truco de estilista, infalible para personalizar tu casa. En este caso, velas y plantas forman un conjunto perfecto sobre la mesa de madera del salón. ¡Muy chic!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Atrévete a mezclar cojines

No es necesario coordinar hasta la última tela del salón, salpicar el sofá de almohadones de estampado variado lo llenará de vida; eso sí procura elegir un estampado central. En este caso, las flores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luz natural en todas las habitaciones

La constante entrada de luz es un aporte fundamental en la decoración. El comedor cuenta con vistas al jardín y la cocina, con un gran ventanal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decoración de contrastes

Una base decorativa neutra permite un atrevido juego de colores entre el azul eléctrico y el rosa fucsia presente en determinadas piezas. Destacan las butacas del comedor, heredadas y retapizadas en terciopelo. Mesa de comedor, de Pórtico. Sillas, de Habitat. Lámpara de techo, de Maisons du Monde. Faroles sobre la mesa, de Casa. Espejo con marco plateado, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El poder decorativo de un lienzo

Todo lo que colguemos en las paredes tiene la capacidad de modificar la decoración del ambiente; por eso, elegir los cuadros que van a decorar nuestra casa merece una atención especial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en blanco

Módulos de pared, de Ikea. Paños, de A Loja do Gato Preto. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio infantil con perfecta distribución

En el dormitorio de Pelayo, ganar zonas de almacén y despejar el espacio central para sus juegos marcó la elección de los muebles. Destaca una cama nido blanca y elevada con espaciosos cajones debajo. Mesita y silla, de Ikea. Butaca escocesa, de Pórtico. Cojines, de A Loja do Gato Preto, Textura y Maisons du Monde. Alfombra, de Zara Home

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio con tonos que inspiran calma

En el dormitorio principal triunfan los tonos tranquilos que transmiten relax; neutros, azules, blancos y discretos toques de naranja forman la paleta perfecta para este ambiente. Cómoda, de Banak Importa. Colcha, de A Loja do Gato Preto. Lamparita de la mesilla, de Zara Home. Globo de techo, de Mimub.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño revestido en blanco

En el cuarto de baño se abogó por los acabados en madera de color natural, tan cálidos, sin olvidar el carácter funcional de este espacio. Mueble de cajones, lavabos y estantería de pie, de Ikea. Espejo con marco de madera, de Leroy Merlin. Alfombra, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas decorativas

- Una de las grandes ventajas de esta casa es su base neutra: suelo de tarima blanqueada, carpintería blanca y pintura en gris claro. Un lienzo perfecto para aderezar con vivos estampados de flores, como en el dormitorio, o con terciopelos subidos de tono, como en el salón.
- La ubicación estudiada de algunos muebles de madera fue básica también como recurso para crear sensación de calidez en ciertos espacios. El cuarto de baño principal, muy amplio y revestido por completo en blanco, agradece especialmente este elemento tan cálido.
en las zonas comunes y en los dormitorios. Son un recurso apto, incluso, en el cuarto de baño, aunque allí deben ser lavables o de fibras impermeables, que repelan el agua y la humedad constantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas