Un piso luminoso y fresco ¡La reforma 10!

Una acertada fusión de estilos exhibe en este céntrico piso barcelonés un interiorismo mimado y ecléctico. ¿Sus señas de identidad? Notas vegetales y una luz natural que fluye sin barreras a lo largo de toda la vivienda.

La evidente belleza de sus suelos hidráulicos, los altos techos y la existencia en el salón de todo un frente de ladrillo tienen como colofón en este piso una fachada de ventanales antiguos con vistas al mítico Paseo de San Juan de Barcelona, amplio, ajardinado y repleto de historia. Una joya digna de conservar —tal y como se hizo— tras una completa remodelación de la casa. Fueron Daniel Pérez y Felipe Araujo, interioristas del Estudio Egue y Seta, quienes lograron encajar tendencias, vanguardia y tradición con éxito en estos 75 m².

La nueva distribución de la vivienda se centró en ampliar espacios, tanto física como visualmente, con la premisa indispensable de minimizar la presencia del pasillo, para integrarlo mejor en la decoración. El resultado es un espacio amplio destinado a zonas comunes, donde comparten ambiente el estar, el comedor y un generoso frente de trabajo; el punto clave del cambio se centró en la transformación de la cocina, abierta al pasillo y con una barra apta para su uso por ambos lados. La conservación del mismo pavimento en gran parte de la casa, así como la elección de colores idénticos para las paredes, proporcionan una comunicación visual entre cocina y comedor, que parecen fusionarse.

El dormitorio principal fue otro de los puntos fuertes de la reforma; destaca la creación de un nuevo vestidor, que permitió eliminar el armario con su consiguiente ampliación del espacio, y por otro, la integración del cuarto de baño dentro de la habitación y la fusión visual entre ambos ambientes gracias al tabique de cristal que los separa. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una decoración fresca y ecléctica

La presencia del muro original de ladrillo se convirtió en punto focal en la decoración del salón. Todo un acierto pintar de color blanco el resto de paredes y el techo como recurso para resaltar aún más este elemento. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón comedor

El hidráulico original, hoy recuperado, refresca el espacio gracias a su diseño en verde césped. El sofá se compró en Habitat. Cojines, de Filocolore, Sacum y Lu Ink. Mesa de centro, butaca kílim y lámpara de pie, de Sacum.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una butaca ligera

Las fibras vegetales y la incorporación de plantas a la decoración crea una peculiar corriente decorativa muy refrescante, ideal para recibir a la primavera. Apuesta por ella en tu casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para la terraza, mucho color

Los ambientes al aire libre -sin tener en cuenta su tamaño- piden a gritos una decoración ligera y colorista, basada en muebles de aire desenfadado. Una propuesta divina para dejarnos llevar entre plantas y flores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mucha luz y espacios integrados

La organización y distribución del salón es perfecta, cada ambiente encuentra su sitio delimitado mediante el esquema del dibujo de las baldosas hidráulicas. Butaca de cuerda y kílim, de Sacum. Plaid, de Filocolore. Sillas del comedor, de Habitat. Mesa de comedor diseñada por Ferrán Pruneda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor con la iluminación ideal

La ubicación de la lámpara de techo suele definir el lugar exacto del comedor; para evitar esto, los propietarios de esta casa equiparon la lámpara con un carril móvil que permite desplazar la luz al punto deseado. ¡Qué gran idea! Mesa de comedor realizada a medida y diseñada por Ferrán Pruneda. Menaje y bandejas, de Sacum. Sillas, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las sillas de siempre

Los diseños tradicionales, que antes se reservaban para el office, hoy pueden ocupar un lugar privilegiado en el comedor. Es una tendencia al alza que nos facilita mucho la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de trabajo y estudio

La amplitud del espacio permitió incluir una zona de estudio cómoda y apta para dos personas. Un buen proyecto posible gracias a la elección de un mobiliario ubicado en línea y de un estilo decorativo en sintonía con el interiorismo del salón y el comedor. Escritorio, de venta en Ikea. Sillas de mimbre, de Habitat. Póster con marco negro, de Sacum.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luz en el escritorio

Si creas una zona de trabajo, ten en cuenta que igual de importante es el mobiliario que la iluminación; es fundamental aportar un punto de luz concentrado sobre la mesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muros de pizarra

Un recurso práctico y sencillo para modernizar un espacio con poca inversión; un ejemplo es esta pared revestida con pintura de pizarra negra, actual y perfecta para decorar con mensajes positivos y dejar, cómo no, los recados y notas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fusión de espacios

Una barra en ángulo con la encimera ayuda a cerrar visualmente la zona de la cocina. La integración con el pasillo es total gracias en parte al vinilo colocado frente a la barra que, además, aporta profundidad a este espacio. Muebles de cocina, de Kvik. En el pasillo, vinilo impreso, de Newlandscape Editions.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Contrastes en la cocina

Una sabia mezcla de materiales y estilos enriquece el acabado final de la cocina. Destacan sobre un zócalo de azulejos negros biselados, los muebles de diseño acabados en blanco brillo. Y para el suelo, la misma baldosa hidráulica recuperada que en el salón, comedor y pasillo. Muebles, de Kvik. Azulejos en 20 x 10 cm, de Porcelanosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Iluminación especial en el pasillo

Las lámparas de flexo, tanto en versión aplique como de pie, se suceden a lo largo de toda la casa y aportan cierto aire desenfadado y juvenil a la decoración. Lámpara de pie en la zona de estar, de Sacum. Apliques del pasillo Practick 360, de venta en www.deluzlighting.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio, territorio privado

En busca de un ambiente cálido y sosegado para descansar y desconectar, la decoración del dormitorio se centró en los tonos arena y los muebles de madera. Cama y mesillas de noche, de Ikea. Cojines, de Lu Ink. Funda nórdica, de Filocolore. Manta azul y lamparita, de Materia. El cuadro es de Cado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El baño del dormitorio

El tabique que separa el dormitorio del cuarto de baño se sustituyó por un cristal fijo totalmente transparente; una solución acertada, que facilita el flujo de la luz natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño en azul y blanco

Los colores propios del agua del mar son los elegidos para revestir el cuarto de baño. La madera refuerza la sensación de naturaleza y aire puro y aporta, además, una nota cálida muy agradable. Azulejos: blancos, de Porcelanosa, y en azul turquesa, de Ditail. Parqué flotante, en roble rústico, de la firma Studio Parquet. Sanitarios y grifería, de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámparas de techo en el baño

Una propuesta resultona, tanto desde el punto de vista decorativo como práctico. Procura calcular el haz de luz para que el rostro quede bien iluminado, sin sombras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una ducha con vistas

Para los momentos que requieren privacidad, el cristal que separa el cuarto de baño del dormitorio, se equipó con una persiana veneciana que, cerrada, oculta el baño por completo. Persiana veneciana, de Bandalux.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas de la reforma

- El proyecto de esta obra se centró en la fusión del pasillo y la intención de incorporar la cocina a las zonas comunes sin perder su necesaria independencia. El primer punto clave fue apostar por el mismo solado para todas las estancias comunes con el fin de crear continuidad.
- La desaparición del tabique y de la puerta que antes cerraban la cocina supuso un antes y un después. Hoy este espacio abierto cuenta con una pequeña barra diseñada para sentarse por ambos lados. Desde ahí la comunicación visual con el comedor es directa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas