Cambio radical para esta casa madrileña

Una estructura de techos altos con amplios balcones y patio interior fue la base para imaginar y obrar la magia de esta reforma. El resultado, a la vista, es espectacular.

Hace ya cuatro años que Elena Gordo Moral se topó, casi por casualidad, con este céntrico piso madrileño. Fue amor a primera vista, un auténtico flechazo que pudo, incluso, con el asombro de su pareja al encontrarse con una casa tremendamente oscura y en un estado lamentable, sin reformar desde hacía más de 50 años. Nada de esto desanimó a Elena, que llamó a Cristina Romero de la Torre —compañera de universidad y ambas arquitectas— para pedirle consejo.

El sí fue rotundo, ambas adivinaron las posibilidades de los balcones, el patio, los altísimos techos… Y fue aquí donde surgió la idea de su mutua colaboración en el estudio de arquitectura Lapizarq. Se trata de un nuevo concepto que hace accesible la arquitectura de interiores, que apuesta por los proyectos de todos, por solucionar los conflictos de las obras y por lograr lugares que aúnen estética y pragmatismo. La vivienda de Elena, y su primer reto en común, es ejemplo claro de todo ello. Unión pura y simple, con acceso directo a las zonas comunes y el flujo constante de la luz.

Con el único y obligado respeto por los tabiques de carga, los espacios se suceden con fluidez permitiendo así que la generosa entrada de luz del estar alcance al comedor y, de refilón, la cocina. Ésta, al igual que los dormitorios, se abre a su vez a un patio de manzana que aporta gran claridad. Pero lo que de verdad transmite continuidad es la bella estructura resultante de las obras; paredes blancas, techos altos y un cálido suelo de Pergo de alta calidad, tan resistente que reviste por igual zonas comunes, dormitorios, cocina y cuarto de baño.

La decoración de la casa embauca al primer vistazo; quizás gracias a su carácter, tan personal, en el que confluyen muebles nuevos y piezas de diseño con otras recuperadas de un contenedor, alguna que otra antigüedad y recuerdos, muchos recuerdos, carteles, cuadros, fotos o libros recopilados en una etapa más viajera.        

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles recuperados

Las dos alacenas y la mesa del comedor se encontraban ya en la casa, en un estado deplorable; tras su restauración se han convertido en las estrellas del comedor. Sillas, modelo Tulip de Eero Saarinen editadas por Knoll. Espejo, lámpara de techo y alfombra, de venta en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rica variedad en de comedor

La nutrida diversidad de estilos en el comedor crea agradables contrastes perfectamente compenetrados entre sí. De la mezcla resulta un eclecticismo de gran riqueza decorativa. Sillas modelo Tulip, de Eero Saarinen editadas por Knoll. Espejo, lámpara de techo y alfombra, de Ikea. Jarrones, de Non Vacui.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón muy bien equipado

La claridad y luminosidad del salón potenció el uso de colores intensos en las tapicerías de los asientos y en el estampado de los cojines. Las mesitas auxiliares, en cambio, destacan por su ligereza y sencillez. Sofá y puf, de Ikea. Sillón tapizado con tela de KA International. Alfombra, de Leroy Merlin. Jarrones, de Habitat y Non Vacui.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jugar con el espacio

Los distintos retranqueos e irregularidades de la estructura de la casa, lejos de ser un problema, se integraron como parte fundamental de la decoración. En el salón, por ejemplo, un semitabique es excelente soporte para estantes con cuadros o para respaldar la chaise longue del sofá. Sillón tapizado con tela de KA International. Sofá con chaise longue de venta en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Doble uso

En espacios abiertos son importantes los elementos de obra, ya que son excelentes recursos para independizar visualmente los ambientes. Aquí, un muro a media altura divide el salón y sirve de apoyo al televisor, por un lado, y como estantería, por el otro

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estudio

Tras el murete un coqueto despacho. En la zona de estudio, silla, de Habitat. La mesa es de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Soluciones de obra

La cocina, organizada en forma de U, necesitó un medio tabique de apoyo para los muebles bajos; la presencia de uno de los pilares maestros justo en esta zona fue la solución. Encimera, de Silestone, modelo Blanco Zeus. Menaje, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina: todo al blanco

Con el franco objetivo de potenciar la luz natural en la cocina se prescindió de armarios altos; el color blanco que predomina en este espacio fue la mejor ayuda para lograrlo. Muebles lacados fabricados por Grupo Moral. Frigorífico, de Smeg. Placa, de Teka. Reloj, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Monocromía en el dormitorio

Si hay algo que destaca en el dormitorio principal es la sensación de tranquilidad y armonía que se respira en el ambiente. Mesitas de noche metálicas modelo Lindved, de Ikea. Lámpara, de Habitat. Colcha y almohadones, de Zara Home. Manta, de Designers Guild, de venta en Usera Usera. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles sutiles

Su decoración, casi por completo en color blanco, y la sencillez de sus muebles y adornos potencia la calma y el equilibrio tan buscado por sus propietarios para este espacio personal

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un cuarto de baño bien pensado

En el cuarto de baño prima el diseño tanto en los revestimientos, de gresite circular, como en los sanitarios y las griferías. El techo de este espacio se rebajó en altura para crear sensación de calidez; el hueco resultante es hoy un estupendo altillo de almacén.
Lavabo 2nd Flor y mueble X-Large, ambos de Duravit. Las griferías del lavabo y de la ducha son de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio infantil

En el dormitorio del bebé se optó por una base de paredes y muebles en blanco, sobre la que destacan papeles de alegres estampados en rosa pastel y verde claro. Cuna, de Gugu Tata.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cambiador

Papeles, de Coordonné y de Inke. Baldas y cambiador, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle infantiles

Que no falten los peluches y muñecos, además de decorar su dormitorio les encantará. Muñecos, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano y detalles de la reforma

La estética loft se consiguió gracias a la continuidad en las zonas comunes de la casa. La reducción de los muros de carga permite que los espacios conecten entre sí y que la luz circule.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas