Cómo reformar un estudio

En este piso madrileño -de 60 m²- la nueva distribución multifuncional y diáfana dio como resultado un espacio que aúna salón, cocina y comedor. La orientación de los ambientes hacia los grandes ventanales fue un acierto.

El propietario de este apartamento céntrico de Madrid confió en la experiencia del estudio Farini-Bresnick Arquitectos y de la empresa constructora P.C.T. S.L. para realizar la reforma de su hogar. Por su planta cuadrada, de 60 m2, estaba claro que con una distribución funcional se podía convertir en un estudio muy coqueto y que, además, las amplias ventanas serían las perfectas aliadas para conseguir una transformación total. El objetivo de la reforma era, por tanto, sacar el máximo partido a los metros y a la luz para crear sensación de mayor amplitud.

En cuanto a la distribución, se optó por dividir el espacio en dos zonas. Una de ellas engloba la cocina, el comedor y el salón, que no están separados por tabiques, y la segunda, incorpora a la zona de descanso un vestidor y un baño. Tras las obras, las decisiones acertadas quedan a la vista. Para empezar, toda la luz natural que inunda el estar también se disfruta en el comedor, la cocina y la entrada a la casa. Y en segundo lugar, un panel corredero instalado entre el salón multifuncional y el dormitorio independiza la zona de descanso cuando es necesario. El remate final se consiguió con la renovación de los revestimientos: pintura plástica blanca y tarima de roble y la elección de las puertas, lisas y laqueadas. El resultado: continuidad visual, luminosidad y coherencia estética.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor y salón

Los muebles suspendidos son clave en la distribución de este piso. Actúan de elemento divisorio entre el salón y la cocina, al tiempo que permiten el paso de la luz natural. Su diseño se compone de una estantería y una encimera sintética, con módulos de almacén. Muebles realizados por la constructora P.C.T. S.L. Encimera, de Corian. Taburetes, de Calligaris, en Decor Italia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón

El tándem formado por el sofá y la mesa de centro ganó interés visual con la fuerza cromática del cuadro y la alfombra. En el amplio ventanal que inunda de luz natural el ambiente, se instalaron persianas de lamas verticales, que permiten graduar tanta luminosidad y garantizar la privacidad. Sofá con tapicería en color gris topo y mesa de centro con sobre asimétrico, de venta en La Oca. La lámpara de techo procede de la tienda Arquitectura. Cuadro pintado por Cristina Gavira. Persianas, de Avilux Persianistas. Tarima de madera maciza de roble, en tablones anchos, suministrada e instalada por Entarimados Singulares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Imagen del salón con el comedor y la cocina integrados.

Desde el sofá lo que se ve es un comedor de diseño moderno y muy decorativo, mientras que la zona de cocción, de Lorena Diseño, queda discretamente en segundo plano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios abiertos

Después de la reforma, el acceso al dormitorio se hace directamente desde el salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Panel corredero que separa el dormitorio

Es un elemento clave en la distribución, que comunica y separa el dormitorio del salón. Su frente es liso para aligerar visualmente sus grandes dimensiones. Cama y lámparas, de Habitat. Mesillas, de La Oca. Cuadro, de Cristina Gavira

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vestidor

Con la nueva distribución se creó un dormitorio con vestidor y cuarto de baño. Para aprovechar mejor el espacio, dos frentes de armarios ocupan sendas paredes y forman una zona de tránsito que conduce al cuarto de baño. Las puertas aquí son todas lisas y laqueadas en blanco para fundirse con las paredes más fácilmente; además, son correderas para no perder superficie útil en las estancias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño

En el baño, la piedra caliza que reviste las paredes potencia la luz que llega desde la zona de descanso, ya que éste no dispone de ventanas. Además, con un espejo de pared a pared y el lavabo bajo encimera, que consigue una superficie sin interrupciones, se logró sensación de mayor amplitud.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas