Un piso antiguo rehabilitado

Las vigas y los pilares de madera descubiertos durante las obras en esta casa madrileña dan a los nuevos espacios, más funcionales y luminosos, un encanto especial.

El estudio de arquitectura de Christopher Leniart y Miguel Colomo se encargó del proyecto de reforma de esta casa madrileña, situada a pocos pasos de la Plaza Mayor. Conservaba la distribución original de 1934, nada funcional y muy compartimentada, pero la obra, llevada a cabo por Workplace Solutions, cambió su interior por completo, instalaciones incluidas. Eso sí, los trabajos de reforma estuvieron condicionados por la normativa urbanística y el alto grado de protección del edificio, calificado de histórico. El objetivo del proyecto fue eliminar los compartimentos para conseguir espacios diáfanos y dar más funcionalidad a la casa.

Ahora el eje central de la vivienda es una gran zona común que integra el estar, el comedor y la cocina. El espacio se organizó mediante un tabique con vanos a cada lado: junto a los ventanales se ubicó la zona de estar y, enfrente, se situaron el comedor y la cocina que, si bien no disponen de ventanas, disfrutan de la luz natural del salón. Paredes y techos también se vieron afectados por la reforma. Los pilares de madera originales se conservaron pero los tabiques, cuando fue posible, se desplazaron para dar más amplitud a los espacios, como sucedió en recibidor, cocina y comedor. Estos pilares, al igual que las vigas del techo, que se descubrieron durante las obras, tienen un gran valor decorativo. Mientras la pintura blanca en paredes y techo realza vigas y pilares de madera, un pavimento de gran formato de color grisáceo, presente en todas las estancias, aporta continuidad visual al espacio y sensación de mayor amplitud.

En cuanto a la decoración, colores claros y oscuros, en tapicerías y textiles, se alternan en los ambientes. Los muebles, que proceden de la tienda The Rara Shop, son de diseño actual y visualmente ligeros, como la mesa de centro y las butacas transparentes en el salón, o las sillas del comedor y los taburetes de la cocina, todos blancos y con patas tubulares. La cocina, de Estudio Diseño Actual, mantiene las líneas depuradas de la casa y el color blanco en muebles y encimera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El salón

Los grises y el negro matizan la decoración en blanco del salón. Un sofá, la alfombra y el pavimento contrastan con las paredes blancas. Cojines, de Gastón y Daniela. Mantas, de Textura. Suelo, de Porcelanosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vigas vistas

Las vigas del techo y la pared tienen un gran valor decorativo en el salón. Descubiertas durante la reforma, son el contrapunto al estilo moderno del ambiente. Mesa de cristal, con revistero. Letras de madera Living Room y alfombra, de The Rara Shop. Butacas transparentes, de Kartell. Lámpara, de Liberty Luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ambientes conectados

Desde el salón se accede a la cocina a través de un vano. Se prescindió de puerta con el objetivo de crear un gran espacio principal formado por zona de estar, comedor y cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor

Los muebles blancos del comedor dan más claridad a este ambiente sin ventanas. Tras la obra, el comedor es un espacio contiguo a la zona de estar, que aprovecha su luz natural. Mesa extensible, sillas, lámpara de pie y estantería, de The Rara Shop. Vajilla, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista de la cocina y el recibidor

La reforma se basó en cambiar la distribución para hacerla más diáfana. Los pilares de madera y las vigas marcan la separación entre la entrada, la cocina y el comedor. Focos, de Años Luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina y comedor

La cocina y el comedor se comunican entre sí, y ambos con el salón a través de dos vanos. Las paredes blancas, la madera y el mismo pavimento dan continuidad visual a los espacios. Pavimento, de Porcelanosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con isla

Una isla con fregadero y barra de desayunos es clave en la distribución de la cocina. En paralelo a la isla, se concentran la zona de cocción, una columna con horno y microondas y el frigo panelado. Muebles y proyecto, de Estudio Diseño Actual. Taburetes, de The Rara Shop.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio

El dormitorio se pintó de blanco, para potenciar su luz natural; la colcha, de estilo retro, le da un aire romántico. Colcha y cojines, de Textura. Flexo, de Artemide, de venta en Liberty Luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño

El cuarto de baño se revistió con piezas de gran formato, como el resto de la casa. Tienen un aspecto pétreo, muy natural, que sigue la tendencia actual en interiorismo. Revestimientos, de Porcelanosa. Mueble de lavabo, de Leroy Merlin. Sanitarios, de la firma Duravit.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la casa
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas