Un piso de 80 m² completamente reformado

Las obras se centraron en mejorar la distribución para ampliar el salón, integrar la cocina y crear un vestidor y un baño en el dormitorio principal.

image
1 de 9
La distribución de la zona de estar se orientó hacia los balcones;

sus puertas y contraventanas, que son las originales de la casa, se repararon y pintaron con esmalte satinado claro, para que se integraran con las paredes crudas y la tarima de madera de haya. Mesa de centro Odina de la firma Tinto (364 e/ 60.564 ptas. en La Oca); sobre ella, complementos de Abaka. Butacas, manta y cojín tipo colchoneta, de KA International. Visillos con trabillas, de Becara. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
El estar se decoró con tapicerías claras para potenciar la luminosidad;

los detalles de color los ponen el cuadro, de La Continental, y los cojines, de KA International. Lámpara de pie, de KA y de mesa, de Habitat. Sofá, en piel, de Grassoler. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
El comedor y la cocina comparten espacio en el nuevo salón,

amplio y diáfano, que era uno de los objetivos de la reforma. Sillas Gas, de Stua en Qbika. Mesa Paris, de Tinto en Terra Domus. Lámpara de pie Gala, de Carpyen. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Buena idea

Para delimitar el espacio del comedor dentro del salón, que es amplio y diáfano, una de sus paredes se destacó con pintura plástica en color frambuesa. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
En el pasillo se utilizaron los mismos revestimientos que en el resto de la casa:

pintura clara y madera de haya. En primer plano se ve la isla y el frigorífico panelado de la cocina, y al fondo, una librería, de Ikea, que no dificulta el paso hacia el dormitorio. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
En la cocina, abierta al salón y al pasillo para ganar amplitud, se realizó una isla que incluye una barra de desayunos.

Su espacio se delimitó con un pavimento de gres pulido y pintura granate. La cocina, realizada por Pérez Vicente, combina muebles laqueados en blanco mate con laterales en haya, modelo Polo, con una encimera y zócalo Blanco Norte, de Silestone. Los taburetes, la campana, de Pando, el horno, de Smeg y el microondas, de Teka se adquirieron en la misma tienda. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
El dormitorio principal se amplió para disponer de un baño y un vestidor propios.

Para no perder superficie útil, sus puertas son correderas. Cabecero y lámpara, de KA International. Cuadrantes, de 3 En Claudio. Colcha, de Abaka. Bandeja, de Huerta de San Vicente. Interruptores, de BTicino. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
En el baño se combinarion revestimientos en tonos neutros y cristal.

Para la encimera volada se eligió un material sintético, Silestone, en color crema. Los azulejos de 30 x 57 cm en un tono crudo son de Azulejos Peña). El plato de ducha es de piedra caliza abujardada. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
PLANOS

La distribución original de la casa, de finales del s. XIX, era antigua y muy poco funcional. Su planta, estrecha y alargada, estaba compartimentada en pequeñas habitaciones y tenía un pasillo muy largo con el que se perdía mucho espacio.
Puntos clave: el salón se amplió uniendo tres habitaciones y la cocina se abrió al comedor; se eliminó una parte de pasillo, y en el dormitorio principal se realizaron un vestidor y un cuato de baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas