Un piso luminoso y diáfano dividido en dos viviendas

Lograr espacios amplios bañados por luz natural fue el objetivo de esta reforma, caracterizada por los originales cerramientos que hay en toda la casa.

Las amplias dimensiones de este piso familiar permitieron hacer una reforma que dividiera el espacio en dos viviendas independientes: la primera, para el matrimonio, y ésta, de 117 m2 más 42 m2 de terraza, para su hija. Una vez perfilados los límites de cada piso, la joven propietaria decidió modificar la distribución del espacio que le correspondía para lograr ambientes diáfanos en los que no faltara la luz natural, y acudió a la decoradora Rebeca Terrón con el fin de que se hiciera cargo de las obras y la decoración.

La primera medida fue ampliar el salón. Para ello se integró el recibidor, se redujo ligeramente uno de los cuartos de baño y se ganó parte de la terraza, mediante un cerramiento cuyo tamaño permite colocar una chaise-longue y salir sin dificultad al exterior. La sensación de amplitud se potenció independizando la cocina del salón con una mampara fija y una puerta de cristal templado. Los armarios de la cocina originales se aprovecharon, y sobre ellos se situó una encimera de Silestone —un material resistente y fácil de limpiar— que se prolongó en el frente de cocción para proteger la pared de manchas. Y es que la funcionalidad caracteriza a esta reforma. Por ejemplo, el salón se independizó del resto de la casa con una puerta corredera, que no ocupa espacio. En el cuarto de baño, reducido tras la reforma, el lavamanos se situó sobre una encimera volada de wengué, que no recarga tanto el ambiente como un mueble de lavabo. Para que resultara acogedor, se empapeló con un diseño a rayas beis y tostadas, a juego con la cortina del baño. La decoradora también optó por empapelar el vestidor, y eligió un modelo de rafia, cálido y natural.

El dormitorio fue otro punto clave de la reforma. Para que el pasillo no quedara sin luz natural, una de las paredes se sustituyó por un cerramiento de madera y cristal. A la habitación se accede a través de un estudio, pero ambos espacios se pueden independizar mediante una puerta corredera. Al fondo, la decoradora creó un cuarto de invitados, con un armario empotrado. En la obra también se incluyó la renovación del segundo baño, que se delimitó con un muro semicircular para que el pasillo no resultara tan angosto. A su lado se creó un pequeño vestidor para guardar la ropa de hogar.

En resumen, una reforma práctica que se convirtió en el marco perfecto para colocar muebles de línea actual, de maderas cálidas, fibras y tapicerías claras que multiplican la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón claro

El salón se decoró con tapicerías de color blanco, que multiplican la luz natural. La chaise-longue se colocó en el espacio ganado a la terraza ya que, al no tener reposabrazos, no obstaculiza el paso hacia el exterior. Sofá, de Temas V. Chaise-longue, de Ligne Roset. Butacas, de Flexform. Mesa de centro, de Inthai. Todo, en Terrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Terraza integradada

Para ampliar la zona de estar, parte de la terraza se integró mediante un cerramiento de aluminio cubierto por toldos para evitar el calor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un comedor bien iluminado

El comedor se ubicó junto a la ventana, que se vistió con unos estores a rayas blancas y tostadas. Para decorarlo se eligieron materiales cálidos, como madera y fibras. Mesa y sillas, de Andreu World. Alfombra, de Naturtex. La tela de los estores es de Pedro & Osorio. Todo se vende en la tienda Terrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cerramientos de cristal

La cocina se independizó del salón con una mampara y una puerta de cristal templado. Al suprimir los tabiques convencionales, se consiguió un espacio desahogado y luminoso que potencia la sensación de amplitud en toda la vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con office

Los muebles originales de la cocina, de la firma Santos, se conservaron. La decoradora añadió una mesa ergonómica para desayunar sin apenas ocupar espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El recibidor

Al derribar los tabiques, se integró en el mismo espacio del salón. Por eso, se decoró con una butaca idéntica a las del estar y con un mueble bajo, útil para colocar el equipo de sonido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

En el dormitorio se sustituyó un tabique por un cerramiento de madera y cristal. Con esta solución se evitaba que el pasillo quedara sin luz natural. Al dormitorio se accede a través de un estudio, pero la zona de descanso se puede independizar completamente de éste mediante una puerta corredera que, abierta, crea una zona privada muy espaciosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona privada

La pared donde se apoya el cabecero se empapeló con un diseño color chocolate para lograr un ambiente más acogedor. El cerramiento incluye un estor que, cuando se baja, garantiza la intimidad necesaria. Papel, de Perelló y cabecero; todo, en Terrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El cuarto de baño se concibió como un espacio para el relax

Por eso, se optó por una decoración que lograra un ambiente acogedor: las paredes se empapelaron con un diseño a rayas topo y beis, y la cortina se eligió a tono. El lavabo se situó sobre una encimera volada para no recargar el espacio. Papel, de Osborne y Little.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas de la reforma

Puntos clave de la reforma: se amplió el salón, se creó una habitación más, se cerró parte de la terraza y del dormitorio; y se renovaron cocina, baños y revestimientos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas