En esta casa se vive la Navidad a todo color

Alegre y fresca, la decoración de este piso madrileño destaca por sus juegos cromáticos. En estas fechas, se viste de luces y adquiere un aire festivo con adornos sorprendentes.

La casa de la diseñadora, decoradora e interiorista Carmen Rivero es su refugio personal y su laboratorio donde fraguar nuevas ideas. Después de viajar por medio mundo y vivir en Londres, decidió regresar a España. Fue llegar y encontrar este piso en el céntrico barrio madrileño de Las Vistillas. Para reformarlo, contó con la ayuda del interiorista Justino Tello Ignacio. La distribución cambió radicalmente para adaptarse a las necesidades de Carmen; ahora se articula en dos grandes espacios: uno destinado a salón-despacho-comedor-cocina, y el otro, más privado, con su dormitorio y un cuarto de baño.

Lo único que se conservó de la casa fue el suelo de baldosas hidráulicas que, a la manera de barrocas alfombras, delimitan diferentes zonas y se convierten en un elemento decorativo de vital importancia en la zona de estar, despacho y dormitorio.
Los complementos adquiridos en mercadillos y la colección de cristales de Carmen, de Venini, Murano, Orrefords…, tienen también máximo interés y son piezas que coexisten con un sofá multicolor, de Roche Bobois, en el estar y en el comedor, con los muebles Tulip, la célebre serie de Saarinen.

El personal estilo de la dueña también se percibe en el despacho, donde la sobriedad de dos sillones tapizados en piel se alteró mediante cojines de estampado oriental, una butaca con tapicería de Missoni y una obra de gran formato, firmada por Ignacio Burgos. En su dormitorio, con textiles, muebles y objetos de diversos orígenes y épocas, creó un ambiente de aire hippy, con mezclas de color y texturas sugerentes y una distribución opuesta al orden y la simetría. En definitiva, la creatividad de la dueña se percibe en los ambientes de la casa, los cuales, en fechas navideñas, adquieren un aire festivo, pero especial e innovador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una decoración con espíritu bohemio

Abigarrado y colorista, este salón se decoró con un espíritu navideño totalmente renovado, al margen de tópicos. La dueña de este piso, diseñadora e interiorista, eligió un naranjo seco que adornó con farolillos chinos; un mix cromático muy alegre y en sintonía con el resto de la decoración. Naranjo, de venta en Los Peñotes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tapicerías chic en el salón

Con este sofá formado por varios módulos, a ras de suelo, que se pueden combinar con total libertad, la zona de estar adquiere un aire desenfadado. Detrás, una estantería a dos caras separa visualmente este ambiente de la entrada. Sofá Mah-Jong, de Roche Bobois, con tapicería de Kenzo. Butacas, de Qbika. Librería, de Ikea. Revistero, de Kartell.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un espacio diáfano

Zona de estar, comedor y cocina comparten espacio en el salón. Aquí, la estantería a dos caras y la baldosa hidráulica son elementos clave para delimitar los ambientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El escritorio

En la mesa de despacho de la interiorista, dos iconos navideños, como el reno y el abeto en versión minimalista, coexisten con material de escritorio de aire retro. Velador Tulip, de Knoll.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entorno creativo en el despacho

Los básicos del despacho, mesa, silla y flexo, rivalizan en notoriedad con las baldosas hidráulicas, originales de la casa. Con su fuerte intensidad, en rojo y negro, no se pierden entre el llamativo solado. Mesa, de El Transformista. Flexo, de Lezcano. Librería, de Batavia. Butaca Mademoiselle, de Kartell.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plus de claridad en la cocina

Los muebles del comedor adquieren más relieve con el pavimento oscuro; detrás, el mobiliario de la cocina, en blanco y sin tiradores, se mimetiza con la pared, protegida en la zona de cocción con un frente de cristal. Menaje y cristal, de la colección de la diseñadora Carmen Rivero. Muebles Tulip, editados por Knoll. Campana, de Franke.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Textiles glamurosos en el dormitorio

Un mix de cojines, una colcha ultrabrillante, el banco retapizado, el espejo, unas lamparitas y un soporte para anillos destilan feminidad en este ambiente coqueto y cosmopolita, con un único guiño a la Navidad: las guirnaldas. Decorar el dormitorio con colores dispares es arriesgado, pero cuando se acierta, se consigue un ambiente alegre, que transmite optimismo y es capaz de levantar el ánimo. Cojines, adquiridos en viajes y en Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Coordinados en el dormitorio

La clave en esta habitación es el terciopelo verde, nexo entre cojines, colcha y banco; éste último es un modelo antiguo customizado por la dueña. Otros almohadones, con pinceladas negras, armonizan con el cabecero y las mesillas. Los motivos cachemir de la colcha, las escenas toile de Jouy del papel pintado y el dibujo de la baldosa hidráulica son otros focos de interés. La visión del conjunto es espectacular, aún más por su contraste con una buena parte de la pared del cabecero, una superficie límpida que evita la saturación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El armario es un pieza única

Un armario ropero antiguo con puertas singulares, decoradas con conchas y aspas, dota al dormitorio de un aire aún más exclusivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Adornos muy personales

Cerámicas blancas que la propietaria compra en mercadillos y almonedas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño en rojo y gris

En el baño destaca la decoración del frente de lavabo, un espacio reducido con encimera gris de obra que ganó máximo interés visual con un zócalo de pintura roja. Mesa auxiliar, de Kartell.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles coquetos en el baño

El lavabo y la grifería se desplazaron a un lado, y en el opuesto, un maxiespejo vertical crea sensación de más amplitud.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo