Un piso con jardín urbano

La vegetación exterior se adentra en el interior de esta casa. Sus claves: la supresión de los tabiques innecesarios y un juego de espejos que transporta el jardín al salón.

La unión de dos viviendas es el origen de esta casa familiar. Un cambio así precisaba una reforma integral y la intervención de profesionales. Por eso, los propietarios confiaron en la experiencia del estudio Dai10 arquitectura + interiorismo. Con el arquitecto Alejandro von Waberer y la interiorista, Isabel Jover, ambos del estudio, decidieron la nueva distribución, las instalaciones, los materiales, la carpintería, la iluminación y… comenzó la obra, ejecutada por Construcciones Antonio Cayuela.

El punto de partida fue la demolición de la tabiquería interior, lo que les permitió realizar una distribución completamente distinta, con tabiques de Pladur, y un falso techo del mismo material con aislamiento de lana de roca. Al unir las dos viviendas se actuó de forma que toda la casa se comunicara entre sí, formando un círculo en torno al volumen central, ocupado por las escaleras y el ascensor del edificio. Por ello, es posible dar la vuelta a todo el piso, pero también cada zona se puede independizar del resto mediante puertas correderas de grandes dimensiones, con guías Klein.

Los materiales se eligieron en función de los deseos de los dueños, que querían una decoración limpia y de líneas depuradas. Por ello, toda la carpintería —puertas, armarios, librería del salón y muebles de cocina y baño— es de DM laqueado en blanco, y su frente es liso, sin moldura alguna. En paredes se optó por el blanco también, y para el suelo, una tarima de madera multicapa de roble con lamas anchas, de 26 cm, y canto pulido.

Esa combinación de blanco y roble armoniza con el mobiliario de madera y con detalles coloristas, con impacto visual en la decoración, como los cojines y las alfombras en el salón o la colcha en el dormitorio principal. Este último, donde se aprecia el buen hacer del estudio Dai10, se planteó como una suite, con vestidor y salita de estar, e incorpora un cuarto de baño de luxe, proyectado como un mini balneario, bien equipado y con un porcelánico beis de gran formato, de junta casi invisible. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sutil separación con el recibidor

La ausencia de paredes se aprecia desde el recibidor, que se independizó de la zona de estar con un biombo de madera, de Lou & Hernández. Sus formas geométricas marcan un delicado límite entre ambos espacios pero, al no ser un diseño opaco, la sensación de profundidad se mantiene.
Espejo de pared, de Lou & Hernández.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón con pared acristalada

El muro que separaba el salón de la terraza se derribó y se sustituyó por un panel fijo de cristal que permite disfrutar del jardín dentro de casa. El pequeño retranqueo que quedó entre el cristal y el muro de carga se aprovechó con una librería a medida.
Sofá blanco y butaca, de La Fibule.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cojines muy vegetales

Sobre el sofá de obra que queda debajo del ventanal, los asientos y los cojines se eligieron en tonos verdes, con estampados florales. La sensación es que las plantas que se ven en la terraza se han adentrado, también, en el salón.
Cojines verdes, de Designers Guild.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La decoración de la terraza

Si quieres que la terraza sea como una zona de estar en el exterior, decórala con detalles que tengan textura: superficies metalizadas y en relieve enriquecerán el ambiente.
Macetas similares, en Los Peñotes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Peces en la cocina

Los pequeños detalles arrancarán más de una sonrisa.
Esta bandeja en forma de pez, de Zara, tiene compañía: los vasos están estampados con pececillos blancos; son de Lou & Hernández.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los muebles de la cocina

Los armarios de cocina, blancos, se instalaron con diferentes alturas. Su progresión en forma de escalera añade dinamismo al ambiente. La encimera se prolongó en U para integrar la superficie de la península, que también sirve de barra de desayunos.
Muebles de cocina, de Imaco. Encimera, de Silestone. Taburetes, de El Corte Inglés. Papel, de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las paredes de la cocina

Ya que nos rodean... ¿por qué no las conviertes en un elemento decorativo?
En este caso, sobre el papel a rayas blancas y negras destaca la cabeza de un ciervo de cerámica, de Lou & Hernández. El reloj es de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puertas correderas en el pasillo

Desde el salón se accede al pasillo que lleva a la habitación de invitados y al cuarto de baño. En lugar de puertas estándar, se recurrió a hojas correderas de DM lacado en blanco, que se deslizan sobre guías Klein.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un aparador en contraste

Destaca la madera del aparador sobre los brillos de la pared de espejos de la cocina.
Aparador, de Lou & Hernández.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bodegón monocolor

No importa que agrupes complementos de diferente forma o acabado. La clave consiste en que todos queden unificados por el mismo color. En este caso, la gama del blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio de invitados y despacho

Por el pasillo se accede al cuarto de invitados equipado también con un rincón de trabajo.
Silla de despacho, de El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal en tonos claros

En el dormitorio domina la gama del blanco. Las paredes se revistieron con un papel de un delicado tono sobre tono que simula el efecto de una tela. Sobre él se apoya el cabecero, de cuarterones tapizados en piel blanca.
Papel, de Elite Decor. Cabecero diseñado por Lou & Hernández. Ropa de cama, de Habitat. Cojines y manta, de Zara. Aplique vintage, de El Rastro. Mesilla, de La Fibule.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Truco de decorador en el baño

La zona del lavabo está revestida con espejo. En él se refleja el papel de la pared de enfrente, de manera que el lavabo también parece revestido con el mismo diseño. La grifería empotrada en el espejo añade un aire mágico.
Papel, de Elite Decor. Grifería, de Ramón Soler.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano y detalles de la reforma

Ideas para anotar:
- En el salón, la diferencia de altura entre la terraza y el interior se salvó con un mueble bajo de obra. Por un lado se utiliza como sofá, con mullidas colchonetas de asiento y cojines a modo de respaldo. Por otro, sirve como peldaños que ayudan a salvar el desnivel y salir hacia el exterior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas