Una casa en armonía

Unidad, estilo y coherencia definen esta casa, que fue reformada con un único objetivo: equilibrar la distribución y ganar más espacio.

Salón con comedor y cocina integrados
micasa

Unificar funcionalidad y diseño no es tarea fácil, aunque tras ver el resultado final de esta vivienda “y media” parece coser y cantar. Los propietarios decidieron comprar la vivienda de al lado y quedarse con una parte, para unirla a la suya, y poner a la venta el resto. Para la reforma y la elección del mobiliario contaron con la ayuda del estudio de interiorismo Meredith Interiores. El objetivo prioritario del proyecto era equilibrar la distribución de espacios, ya que estaban totalmente descompensados.

Con ello se logró integrar áreas diferenciadas, como el dormitorio, el despacho y el salón, mientras que la cocina y el recibidor hicieron las veces de nexo de unión al conjunto. En cuánto al mobiliario, se optó por piezas minimalistas que combinan a la perfección practicidad y estética. Las tonalidades van desde el blanco roto de las paredes o el gris metalizado del suelo, hasta el visón metálico del comedor y la librería. La decoración en su conjunto es ecléctica y, aunque tiende a mezclar estilos, el resultado final es contemporáneo y refinado. Junto al mobiliario destacan elementos estéticos de gran impacto: es el caso de los cuadros del salón y la cocina, de la puerta roja que nos recibe en el recibidor o de las llamativas lámparas. Pero de lo que se siente especialmente orgulloso el interiorista Javier Meredith en esta reforma es de la iluminación, sin duda un capítulo importante en el resultado final esta vivienda.

La luz natural, que entra desde diferentes ángulos, se mezcla sabiamente con la iluminación artificial. Ésta llega a las estancias bien a través de elementos directos, representados por lámparas de pie, de mesa o de techo, o bien mediante luces ambiente, como balizas de leds colocadas estratégicamente por toda la casa. De esta forma, se consigue pasar sin estridencias de la luz tenue a la máxima intensidad. En definitiva, una reforma inteligente con espacios personalizados, polivalentes, regulares, sin ángulos muertos, que dan como resultado una vivienda cálida y serena, dotada de recursos técnicos de audio, televisión y domótica. Todo ello pensado para que la vida cotidiana sea mucho más agradable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Integración plena del salón y el comedor
micasa

La división de ambientes en el salón —zona de estar y comedor— ha facilitado la integración visual de los espacios. Las fotografías destacan en la decoración, donde predominan los muebles y complementos de líneas actuales. La luz natural, muy presente, cobra total protagonismo. Sofá de Mec, distribuido por Meredith Interiores. Mesas de centro y auxiliar, en forma de cubo, de Sofía Calleja. Alfombra, de BSB. Fotos enmarcadas, de Anmoder. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ambiente de tertulia en el salón

Transformado en un confortable espacio de reunión, el salón invita a mantener largas conversaciones en el sofá o bien en las cómodas butacas vintage. La luz natural que entra a raudales por el gran ventanal se refuerza con lámparas y leds repartidos por toda la casa. Pareja de butacas antiguas retapizadas en chenilla beige, de El Ocho. Lámpara de sobremesa de Sofía Calleja. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Piezas que añaden color

El laminado acabado en gris que reviste los suelos de toda la casa destaca llamativamente frente al blanco roto de las paredes. Butaca nórdica de Ágora y mesa auxiliar, de L. A. Studio. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decoración con aires retro

Hay piezas que por su funcionalidad y diseño son atemporales, como la lámpara de pie y el aparador del recibidor. Son muebles de estilo vintage que casan a la perfección con elementos decorativos actuales. Aparador, de Espacio Brut; lámpara de pie, de Sofía Calleja; alfombra de piel, de Goes Home. Jarrones, de El Ocho y cuenco, de Zara Home.
Jarrones sobre el aparador >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jarrones sobre el aparador

Jarrones, de El Ocho y cuenco, de Zara Home. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor

Está presidido por una mesa con originales patas en forma de inglete. Una tendencia muy actual, que también vemos en esta casa, es ubicar una librería de obra junto al comedor. La de la imagen, en esquina, cuenta con paneles deslizantes de cristal al ácido, que permiten mostrar u ocultar parte de la misma. Mesa de Baltus y librería; ambas, distribuidas por el estudio Meredith Interiores. Sillas, de El Ocho.
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor abierto al dormtorio

Tanto en el techo como en el suelo se situaron dos puntos focales; se trata de la original lámpara y de la impresionante alfombra que tapiza de rosas esta zona. Al fondo se entrevé el dormitorio, que cuenta con una zona de trabajo. La alfombra con relieve aporta riqueza y textura a una estancia donde la sencillez de líneas es predominante. Alfombra de lana Rose, de Helen Amy Murray para TRC, en BSB. Lámpara de techo diseñada y distribuida por Meredith Interiores.
+ alfombras >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina tiene una distribución en L

La cocina cuenta con una zona de almacén y otra de cocción muy bien distribuidas. Se aprovechó una columna para colocar tras ella una mesa con taburetes que conforman el office. Encimera gris, de Silestone. Armarios de cocina, mesa y taburetes, de Ikea. Vajilla, de venta en Zara Home. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en blanco y rojo

El intenso color de la lámpara, de la puerta que comunica con el recibidor y de algunos accesorios destaca sobre el blanco impoluto que reina en la cocina. Un espejo en forma de mosaico y una reproducción de una obra de Keith Haring animan las paredes y rompen su uniformidad. Lámpara roja, de Ikea; espejo, de Anmoder y sifones antiguos, de El Ocho. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Al dormitorio se han integrado una zona de trabajo y el cuarto de baño

Los desplazamientos al baño se minimizan gracias a su integración en el dormitorio. El lavabo a la vista contrasta con la intimidad que se intuye tras la puerta de acceso a la zona de ducha y los sanitarios. Murete-cabecero y encimera de madera lacada con veta, de Meredith Interiores. Alfombra y almohadones de pelo, de Goes Home. Cuadrantes, de Zara Home. Lavabo, de Villeroy & Bosch. Grifo, de la firma Zuchetti. Revestimientos, de Azulejos Peña. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cabecero y mesillas

Para que fuera más funcional, en los extremos del murete que hace las veces de cabecero, se instalaron unos prácticos focos con brazo flexible para orientar la luz. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de lavabo

El lavabo y la ducha, a la vista desde la cama, se integran sin problemas gracias a la coincidencia de colores y acabados. Grifería termostática monomando, de Ideal Standard. Toallas, de Zara Home. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño

Tras la puerta, decorada con letras grabadas al ácido, que mantiene la intimidad, se encuentran la zona de ducha y el inodoro. Un ejemplo más de cómo aprovechar el espacio al máximo y de forma inteligente. Puerta, de Meredith Interiores. Plato de ducha extraplano, de Jacob Delafon, distribuido por Meredith Interiores. Mesa auxiliar de nogal macizo, de L.A. Studio. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO E IDEAS DE LA REFORMA

- Desde el comedor se accede al dormitorio principal, que cuenta con un espacio de trabajo; para independizarla de la zona de descanso, se recurrió a un práctico murete que por el lado de la cama, hace las veces de cabecero. Para que fuera más funcional, en sus extremos se instalaron unos prácticos focos con brazo flexible para orientar la luz.
- El rincón de estudio comparte espacio con la zona de vestidor, compuesto por amplios armarios empotrados que forman una L; blancos y sin tiradores, prácticamente se mimetizan con la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas