Una casa familiar acogedora y moderna

Este piso hace del eclecticismo su sello personal. ¿Cómo? Con una base impecable, que recupera elementos originales, combina muebles de línea actual y tonos neutros.

Con seguridad, carácter marcado y estilo personal. Así afrontó el Estudio de Interiorismo Punto Suspensivo la reforma de este piso, propiedad de la ilustradora y diseñadora Elena Queralt, quién participó activamente en cada una de las decisiones para que el proyecto se adaptase a las necesidades de su familia: una pareja joven con dos niñas pequeñas. Sosegada y calmada, gracias a una decoración que abusa de los neutros, tanto en las líneas como en las tonalidades, pero al mismo tiempo dinámica, por la distribución y fluidez entre ambientes.

Esta vivienda de 196 m2 —distribuida en zona de día, dormitorios, baños y estudio— se ubica en un edificio construido en los años 60 y desde entonces no se había reformado. Punto Suspensivo apostó por mantener la esencia de la construcción, para lo que conservó la tarima de madera de roble, instalada en espiga, y parte del pavimento hidráulico en la cocina. Los antiguos radiadores de hierro, las puertas y las ventanas se han restaurando.

Para adaptar la construcción y los espacios a las necesidades de una vida actual, donde la familia comparte muchos momentos pero donde también cada miembro necesita su privacidad, se desplazaron tabiques, se derribaron muros y se sustituyeron otros por acristalamientos. Así, la luz circula libremente y la sensación de amplitud es innegable. El recibidor se integra en el salón y a su vez el comedor en la cocina. La zona de trabajo se aísla del área común con una mampara y puerta corredera en hierro y cristal que, al mismo tiempo, mantiene la comunicación visual. Conseguida una base bien organizada, solo eran necesarios muebles sencillos y pinceladas discretas de color, que matizasen el estilo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Green terapia

Las plantas no solo cumplen una función estética. Los beneficios que reportan en nuestra salud y estado de ánimo bien merecen un espacio dentro de casa. La propietaria de esta vivienda les ha cedido un rincón del salón, junto al ventanal, y ha creado un oasis verde con variedades de interior como el cactus, la Costilla de Adán o la Kentia.
Maceteros, similares de venta en Los Peñotes, Ikea o Verdecora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tonos neutros en el salón

La zona de estar invita al descanso y a la calma. A pausar el ritmo diario. Y los colores escogidos inciden en el resultado: topos, grises y blanco  roto de base, una paleta cromática sosegada en la que asoman discretos matices de amarillo mostaza y azules en sus versiones más apagadas.

Sofá y puf de fibra, de Ikea. Sobre éste, cojín redondo, de Punto Suspensivo. Alfombra, de KP. De Batavia: mesa de centro en madera de teca, butaca amarilla, de la firma Hay, y cojines. Junto al sofá, un costurero antiguo, adquirido en Tesla, hace las veces de mesa auxiliar. La lámpara en suspensión es un diseño de la propietaria, Elena Queralt.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La decoración rinde tributo a los años 50

En el salón, una zona se dedicó a almacén, como muebles funcionales. Vitrina, de Ikea, con dibujos y trabajos de Elena Queralt (www.queralt.info) y mueble bar con espacio para los vinilos, restaurado por la propietaria. En la pared, cartel original cubano y grabado, de Queralt. Lámpara y jarrón, de Habitat. Antiguo tocadiscos, de El Museo Popular. Altavoz, de Bang & Olufsen. Silla Eames Plastic RAR, de Vitra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón sin tabiques

Por la distribución de la planta y para ganar amplitud y luminosidad, entre el estar y el comedor se ubicó el recibidor, un espacio abierto delimitado por una alfombra de motivos geométricos. En esta foto se aprecia la sucesión de ambientes.

Lámpara con mesa auxiliar incorporada y manta, de Habitat. Taza, de Punto Suspensivo. En la pared, dibujos enmarcados realizados por la dueña y sus hijas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estilo nórdico en el comedor

Todos los rincones mantienen la misma unidad decorativa, basada en la sencillez y el encanto que transmite el estilo nórdico. Como ejemplo, el comedor: a las piezas en madera se suman los motivos geométricos del papel que reviste la pared; y a través del cerramiento fijo, en hierro y cristal, se comunica visualmente con la cocina, con la que comparte la luz natural. Las luminarias ponen la nota de originalidad con tres diseños. Los dos de techo son modelos de los años 60, restaurados, que estaban en la vivienda cuando la adquirió la actual propietaria.

El papel es un diseño de Arne Jacobsen, de Scandinavian Design, de venta en Punto Suspensivo. La mesa, en madera de roble, se adquirió en La Europea. Las sillas, en madera natural de roble, son de Habitat y combinan con otras dos compradas en El Rastro de Madrid y pintadas. Reloj de pared, de Muji. Lámpara de pie, de venta en Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina abierta

Aunque independiente, la cocina se integra en el resto de la vivienda a través de las cristaleras con perfilería en hierro negro, que rematan los tabiques desde media altura hasta el techo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recursos prácticos y estéticos: Un pasillo con estanterías

La pared de la zona de paso se ha aprovechado con  una librería a medida, realizada por el ebanista Manuel Castey. Una mano de pintura de pizarra, de la firma Valentine, cubre la pared que delimita la cocina a modo de panel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Conexión visual desde la cocina

La ausencia de puertas en la cocina favorece el tránsito hacia el comedor. Mobiliario en PVC color blanco, de la firma Nectali. Encimera en blanco Zeus, de Silestone.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comidas improvisadas

En la cocina se ha creado un práctico comedor de diario con una tabla de madera, recuperada de un armario y que hace las veces de barra, y un par de taburetes, de venta en Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El corazón de la vivienda: la cocina

La cocina, que está totalmente a la vista, exhibe un aire retro actualizado. En el suelo de la cocina se ha recuperado el suelo hidráulico original, un guiño retro que centra el estilo. En la misma línea se han escogido los azulejos biselados en blanco brillo de las paredes.

¿El mobiliario? La zona de trabajo se concentra en una maxi isla, que acoge la zona de agua, de cocción y módulos de almacén. En un frente adicional se encuentran el frigorífico y la zona de almacén. Todo, en blanco. Campana, fregadero de porcelana y carrito azul con ruedas, de Ikea. Cubos de basura, de Simplehuman.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio de creación

¡Qué gusto trabajar con luz natural! Por este motivo las mesas se adosaron a la pared en la que se encuentra la ventana. A través de la puerta corredera se aprecia la distribución en forma de U del mobiliario, entre mesas y módulos de almacén. En un ambiente neutro, que cede el protagonismo a la creación de ideas, destaca un mueble antiguo recuperado y, a continuación, la mesa en la que dibuja Elena.

Mesas de cristal, de Habitat. Sillas Eames Plastic, para Vitra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alma de artista

La mesa en la que Elena fragua sus ideas está compuesta por un sobre de cristal y la estructura de madera de una antigua mesa de dibujo. El taburete se adquirió en un anticuario. A su alcance, pinturas. lápices, rotuladores... ¡A crear!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La habitación infantil

El cuarto de las niñas suma color y alegría. El resultado es funcional y muy vital. Las niñas duermen en el mismo cuarto en unas literas. En este espacio se ha incorporado también un pequeño escritorio junto a la ventana y una mesita, aunque las pequeñas de la casa cuentan con una habitación de juegos solo para ellas y sus fantasías.

Litera tipo tren, de Xíkara. Alfombra de lana, de Batavia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de juegos

¡La diversión está servida! Horas de juego y evasión en un espacio a la medida de las dos reinas de la casa. Cuentos y juguetes se mantienen en orden en un frente de almacén, equipado con estanterías cerradas. El resto de la habitación queda despejada, lo que ha permitido construir una casita de juegos en el centro. Si escoges un diseño textil plegable, podrás derribarla y volver a levantarla en un abrir y cerrar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño amplio

Tras la reforma, lo que era un cuarto amplio con ventana se ha transformado en un baño para uso de las niñas. Por este motivo se equipó con una bañera y un frente con dos lavabos, instalados sobre una encimera en forma de L invertida en microcemento.

Lavabos, de Bathco, en La Guardia. Suelo de baldosa hidráulica, de Mosaista. Espejos redondos y cajonera, de Ikea. Cesto, de Habitat. El banco se ha adquirido en Mimub.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño muy iluminado

En la pared que el baño comparte con la zona de lavado se ha instalado una franja de pavés que permite el acceso de la luz natural a ese espacio interior.

Toallero escalera en acero, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más y más plantas

En el baño de las niñas se aprovechó una pared para incluir muebles para almacenar y plantas que decoran. Revistero y estantería de madera, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio principal

Este cuarto mantiene la línea decorativa utilizada en toda la vivienda: sencillez que eleva el resultado. La madera aporta la calidez imprescindible en un espacio tan personal. Los tonos neutros solo se ven alterados por los detalles en amarillo lima. En un rincón una inspiradora composición con una butaca francesa de los años 40, adquirida en La Recova, y una mesa auxiliar sobre la que pende una maxi pantalla tubular en color blanco. 

Fotografía, de Borja Delgado. Cama, de Ikea. Cojines, de Casa y Campo. Mantas, de Habitat. Estantería en forma de escalera en madera de olmo, de El Globo Muebles. Cojines, de Zara Home. Alfombra de piel, de BoConcept. Mesa auxiliar con pie de hiero, de Casa y Campo. Sobre ella, accesorios de venta en Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincones para disfrutar

En el salón, en el estudio o, como éste, en el dormitorio. Para leer un rato antes de dormir, para conversar a última hora del día, para repasar la agenda y citas de la semana... Un mini estar perfecto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Orden con gusto en el dormitproip

Varios percheros en madera de fresno natural en diferentes tamaños, perfectos para dejar complementos a la vista pero ordenados. Son el modelo The Dots, de la firma Muuto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño

Este baño queda integrado en el dormitorio principal a través del vestidor. De dimensiones reducidas pero bien equipado con lavabo, inodoro y una ducha de obra revestida con microcemento. Baldosa hidráulica, de Mosaista. Mueble, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la casa e ideas de la reforma

- La reforma puso en valor los elementos originales de la vivienda: suelos, radiadores, puertas y ventanas. La redistribución de los espacios enfatiza la luminosidad de la que goza la casa y conecta ambientes. La sensación de amplitud se repite. ¡Viva el confort!
- Una mezcla de 10: la buena sintonía que se ha creado entre los muebles, de líneas actuales y sencillas en madera, y las piezas antiguas, que se encontraban en la vivienda y han sido restauradas. Mobiliario, complementos y textiles suman calidez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas