Un piso reformado con un interiorismo cálido

Envuelto en la placidez de los tonos tostados, en este piso recién reformado prima la fusión de estilos y la continuidad visual de los ambientes. Artífices de todo ello son los cálidos revestimientos.

La habitual algarabía del barcelonés barrio de Gracia se cuela por la galería de esta singular vivienda funcional y bien organizada, en claro contraste con la zona, poblada de artistas y colectivos bohemios. Pero no siempre fue así; su ubicación, en un edificio antiguo, la dotó en origen de una distribución compartimentada y bastante oscura, que la interiorista Pía Capdevila renovó por completo. Bajo la expresa prioridad de buscar sensación de amplitud y maximizar la luz, se apostó por la funcionalidad en los espacios, siempre acompañados de continuidad visual. Así, tras las obras, la entrada da paso a una espaciosa habitación que alberga la zona de estar, una coqueta cocina y un confortable comedor, todo prácticamente unido, salvo por algún obstáculo visual, en forma de tabique, que se salvó mediante un sencillo pasaplatos.

En la integración total de los espacios los revestimientos tuvieron mucho que ver; roble para el suelo y un relajante tono arena en la pared logran alcanzar el nivel de sosiego necesario para llevar un vida tranquila. Con la nueva organización de las estancias se reservó uno de los rincones más luminosos de la casa al dormitorio principal; con esta distinción queda patente la importancia que se le otorga a la zona destinada al descanso. No en vano, el optimismo que transmite la entrada de luz al despertar supone una considerable dosis de energía, vital para afrontar el día. Una sencilla y alegre decoración, marcada en su justa medida, refuerza esa sensación de querer quedarse allí, de tumbarse a leer una buena novela y olvidarse del mundo.

El lateral de la vivienda que da al interior del edificio no disponía de ninguna ventana, así que se aprovechó para ubicar un cuarto de invitados pequeño, pero suficiente en caso de recibir visitas, y el cuarto de baño. Éste se equipó con una espaciosa ducha de obra, un armario y sanitarios acabados en blanco. A pesar del reducido espacio, una atrevida mezcla de color marca toda la decoración gracias a los revestimientos. Un potente negro mate protagoniza el zócalo contrastado con pintura plástica en blanco roto en la zona más alta de la pared. Quizá en un espacio pequeño una apuesta tan atrevida es precisamente lo que llena de personalidad hasta el último rincón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las telas del salón

Chenillas, terciopelos, lonetas y visillos de estampados muy variados visten y enmarcan con acierto la zona de estar. El truco para armonizarlos fue engamar todas y cada una de las telas escogidas. Sofá diseñado por la interiorista (1.600 €) y tapizado con la tela Hot Madison, de La Maison (51 €/m). Cojines: redondo de flores, de Habitat (20 €), los de terciopelo (19,50 € c/u). Cortinas diseñadas por la interiorista Pía Capdevila con telas de La Maison.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa de centro

La cartera de flores son de Filocolore. Puf Round Cool Cushion (520 €) y alfombra (2.552 €), de Woodnotes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de asientos

Destaca el sofá con chaise-longue y el puf cuadrado tapizado en piel blanca (129 €). Mesa Lari lacada en blanco (149 €). Todo, de venta en Habitat. Jarrones, de Sia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los muebles del salón

Gracias a los muebles diseñados exclusivamente para esta zona se rentabilizó mejor el espacio como el módulo de almacén lacado en blanco. Lámpara Yves con el pie de trípode (189 €) de Habitat. Mueble blanco acabado en laca brillo diseñado por la interiorista y realizado por Muebles Verge (2.300 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estar

Sobre una base neutra y cálida, como la de este salón, no está de más incluir notas personales que hagan nuestro el espacio. Aquí se hizo con una original serie de fotografías de los propietarios, enmarcadas igual y colocadas en hilera. Estante volado diseñado por la interiorista y realizado por Basora y de la Osa, en DM pintado. Molduras, de Ikea (5,99 € cada una). Teléfono antiguo, de venta en Balvi (49 €). Flexo en acero modelo Signal, de Coriumcasa (212 €). Plaid blanco con flecos de lana, de Filocolore (69 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los colores

La elección de los tonos predominantes para toda la vivienda se contempló en conjunto; así que se optó por la gama de los tostados como principal protagonista. Los elementos a destacar, en cambio, se eligieron en color blanco, para contar con focos potenciadores de luz en determinados puntos. Algunos toques de color más intenso provocan un justo contraste que rompe la monotonía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor

Aquí el objetivo primordial fue conseguir una zona para comer holgada, sin restar demasiado espacio al salón, ya de por sí algo reducido. Por este motivo, la mesa se colocó adosada a la pared y en lugar de un aparador convencional se eligieron uno módulos verticales. Ingeniosas soluciones que lo diferencian. Mesa de comedor de hierro (490 €) y módulos de almacenaje en laca mate marrón; todo diseñado por Pía Capdevila.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor

Llamativas piezas de diseño dan carácter al comedor y le confieren la dosis justa de personalidad. Sillas, de venta en Súper Estudio (120 € c/u). Mantel, de Filocolore, arreglos florales, de Sia y alfombra, de Habitat (79 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina singular

Por reducido que sea el espacio se puede apostar por una decoración original. Esta cocina es muestra de ello, la sencillez de los muebles no restó en absoluto protagonismo al simpático papel pintado de la pared. Muebles de la cocina y encimera acabada en aluminio, de Ikea. Papel pintado vinílico, de La Maison (48,50 €/ rollo). Reloj de pared rojo, de Balvi (79 €). Complementos, en Arcón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio

Los detalles personales enmarcan el dormitorio con un halo de romanticismo y ponen la nota cálida en el ambiente. Parte del encanto del dormitorio es la sencillez de su decoración: los muebles justos y paredes despejadas. La única concesión es una cenefa metálica que recorre todo el perímetro de la habitación y que, bajo la ventana sirve de repisa para colocar libros, fotos... Funda nórdica, de India & Pacific (183 €). Cama con somier tapizado con arcón, de Boutique del Descans (1.570 €). Galán de noche de pared diseñado por la interiorista (195 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un ambiente sosegado

El blanco es protagonista en el dormitorio principal, tanto en los muebles como en la ropa de cama; una medida acertada que aumenta la sensación de claridad. Mesilla de noche blanca (149 €) y lámpara de mesa Bobby (29 €), de venta en Habitat. Botellitas de cristal con rosas, de India & Pacific. Cojín con estampado floral, de Filocolore. El plaid en color lila con cenefa de flores, se adquirió en India & Pacific.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño

La pared se dividió en dos con pintura blanca arriba y un zócalo de pizarra abajo sobre el que destacan los sanitarios. Lavabo modelo Diverta (47 €) y grifería (215 €); ambos, de la firma Roca. Accesorios, de Pom D’or. Revestimiento de pizarra adquirido en Neocerámica (47,50 €/m2). Toallas, de Filocolore.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO

- En la cocina era necesario contar con un tabique divisorio para instalar armarios altos con capacidad de almacén; la unión con el comedor se logró abriendo un amplio vano en la pared que hace de pasaplatos.
- La fusión de unos espacios con otros era una de las prioridades de la reforma; una solución magnífica fue apostar por el mismo pavimento para toda la casa, excepto en el baño; de este modo los distintos ambientes parecen formar parte de un todo.
- Curiosos detalles decorativos imprimen gracia y personalidad al conjunto. Un teléfono antiguo junto al sofá, un papel que reproduce códigos de barras o una lámpara de metacrilato rojo son excelentes ejemplos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas