Un piso reformado lleno de luz y vitalidad

Tras una reforma integral, esta vivienda madrileña ha ganado una distribución más ordenada. Luz a raudales y una decoración muy personal, basada en el contraste de materiales y de estilos, le insuflan vitalidad.

Los propietarios de esta céntrica vivienda madrileña tenían claro cómo querían que fuera su hogar, desde los pequeños detalles hasta los que confieren carácter a la decoración como son los materiales, la distribución y el mobiliario.

La pareja aún vivía en Estados Unidos cuando compró esta casa, de la que se enamoraron, por sus muchas posibilidades, a través de un portal inmobiliario de venta on line. Un edificio con tradición, en una zona inmejorable, con techos altos y amplios ventanales. De la reforma se encargó la empresa Basalto S.L. en colaboración con el estudio del arquitecto César Díaz Roncero. Después de una demolición integral, el resultado es digno de admiración.

El monocromatismo de todas las paredes y la carpintería son el fondo perfecto para destacar la presencia de los muebles de la casa, la mayoría de ellos traídos de los viajes que ha realizado la pareja, rescatados de anticuarios y recuerdos de familia. Para que el efecto final no resultase lineal, en el salón se han introducido notas de color mediante textiles y obras pictóricas de estilo contemporáneo, que conviven en armonía con ventanas de cuarterones y molduras de escayola en los techos. La cocina es la única estancia que mantiene una línea minimal, con la que se ha conseguido multiplicar visualmente sus metros.

La ausencia de cortinas en las ventanas potencia el flujo de luz natural y permite disfrutar de las vistas y de la belleza de la vegetación que decora los balcones. Sólo en los dormitorios se han respetado las contraventanas en forma de librillo en madera, pues confieren cierta intimidad a estos espacios. En el dormitorio principal conviven múltiples colores, aunque de nuevo sobre una base en blanco, que unifica toda la decoración. En definitiva, este proyecto refleja cómo es posible elevar el encanto de los espacios con una buena planificación y materiales de calidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón con luz a raudales

Custodiada por los ventanales, la zona de estar es una acertada amalgama de tendencias y estilos decorativos. Precisamente la mezcla es lo que aporta riqueza y personalidad al salón. Sofá Chester con cojines, de Usera Usera. Las librerías gemelas, a cada lado de la ventana, están realizadas en acero y cristal y son piezas vintage, como la mesa de centro, de mármol.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio compartido

Una estructura en forma de U invertida delimita visualmente el salón del comedor. Aunque predominan los muebles de líneas sobrias, las notas de color en los cojines, el cuero blanco de un clásico, como es el sofá Chester, y las obras de arte de estilo abstracto acercan todo el conjunto al presente. La lámpara de techo de cristal es un modelo de araña antiguo, que incorpora una nota romántica y elegante. Su presencia en medio de la habitación consigue un gran efecto decorativo, potenciado por la altura de los techos. Cojín de fibra, de El Globo Muebles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Objetos con pasado

Este bodegón es un reflejo de la combinación de estilos que impera en toda la casa, decorada con piezas de herencia familiar, muebles adquiridos en otros países y diseños actuales. Candelabro naranja y pájaro de porcelana, de Usera Usera. Portavelas blancos, de Los Peñotes. La caja es una antigüedad y la bandeja, un recuerdo de un viaje que hicieron los propietarios de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ambiente despejado

Las piezas vintage toman protagonismo en el comedor. A pesar del peso visual de los muebles antiguos, la zona queda despejada gracias al predominio del color blanco en las paredes y en la carpintería, el tono suave del suelo y la ausencia de cortinas en las ventanas. Frutero, de Usera Usera. Jarrones, de Los Peñotes. Los candelabros altos de cristal pertenecían a la familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor con tradición

Las molduras ornamentadas de escayola del techo son las originales de la vivienda. Tanto las sillas como la mesa pertenecían a la familia, se han combinado con una lámpara de techo de acero y cristal y complementos que rejuvenecen la decoración. Mantel de hilo naranja, de Filocolore. Las sillas se han retapizado con tela en un tono crema muy suave.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

El mobiliario blanco se funde con las paredes en una composición ligera, que respeta los espacios vacíos. Debido a sus reducidas dimensiones, el blanco era el candidato idóneo para decorarla y multiplicar visualmente el espacio. El suelo, el mismo del resto de la vivienda, aporta calidez y acentúa el diseño minimalista del mobiliario, sin tiradores ni artificios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Office reducido

En uno de los tabiques de la cocina que linda con el pasillo de la vivienda se proyectun vano cerrado con un panel fijo de cristal transparente. Estraticamente colocado, deja pasar la luz natural desde el sal hasta el rinc de desayuno, amueblado con una mesa alta y un par de taburetes. Mesa redonda de cristal y taburetes, similares en La Oca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio infantil con visión de futuro

Con una cuna, heredada, para los primeros meses, pero con cama. Alfombra, de Zara Home. Cojines y colchoneta sobre la cama, de venta en la tienda Filocolore.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio infantil clásico actual

La cómoda, que es también heredada, es una pieza polivalente que se mantendrá durante años. El efecto es un cuarto infantil clásico, pero puesto al día gracias a los cuadros y los textiles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Explosión de color en el dormitorio

El dormitorio principal mantiene el blanco como base sobre la que se conjugan pinceladas de colores: una gama de rosas en diferentes tonalidades, verde, amarillo y azul. Una combinación atrevida y en perfecto equilibrio. De venta en Usera Usera: alfombra, de la firma Designers Guild.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Textiles cálidos en el dormitorio

Ropa de cama, de Textura. Cojín rosa, de Filocolore. De venta en Usera Usera: plaid acolchado de seda en rosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Conexión total con el dormitorio

El uso del mismo revestimiento en el suelo, la unidad en las tonalidades que decoran el baño y el juego de imágenes que provoca el gran espejo apoyado en la pared, contribuyen a crear sensación de continuidad entre el baño y el dormitorio principal. El espejo de grandes dimensiones lo encontrarás similar en L. A. Studio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño integrado

El dormitorio principal se ha concebido como un espacio abierto, en el que se integra el baño. Delante del ventanal, a modo de mirador, se ha colocado un banco para descansar, relajarse o leer. En el banco: cojines pequeños, de Filocolore y grande, en seda bordada, de venta en la tienda Usera Usera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles decorativos en el baño

Para evitar la visi directa del inodoro desde el dormitorio, la cabina de ducha se ha ubicado delante. ta se ha delimitado con una mampara de cristal transparente sin perfiles. Sobre el murete que esconde la cisterna, una nota de arte y algunos arreglos florales dinamizan el frente blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano y claves de la reforma

- Se han mantenido las molduras de escayola originales del techo. Para recuperar las zonas más deterioradas, se encargaron moldes a medida con esos motivos.
- El sistema de calefacción es por suelo radiante.
- La tarima de roble, de Kahrs, unifica todas las estancias de la vivienda con un efecto cálido.
- La iluminación se acciona por sensores de movimiento, de Lámparas Oliva.
- Parte de la carpintería se ha restaurado a partir de la original. Las ventanas con cuarterones se integran en la fachada del edificio.
- Las paredes en blanco liso de toda la casa reflejan la luz natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas