Un piso reformado en el Raval

Suma algunos elementos arquitectónicos singulares, resta las paredes innecesarias y multiplica la luz con pintura blanca. Estos son los factores para la reforma de un piso que eleva a la enésima potencia el concepto decorativo.

Si tuviéramos que elegir una sola palabra para definir este piso, ésta sería sin duda eclecticismo. Original y diferente, en él se combinan materiales, estilos y texturas como un fiel reflejo de la multiculturalidad y el cosmopolitismo que caracteriza al barrio donde se ubica, El Raval, en el corazón de Barcelona. El equipo de Muji se encargó de la reforma y decoración de la vivienda. Se trataba de un piso antiguo, que contaba con elementos estructurales que merecía la pena rehabilitar. Como el techo, de bovedillas y vigas, que se pintó de blanco para alejarlo visualmente y que la casa pareciera más amplia. O la pared de ladrillo, que se limpió y se dejó a la vista en la zona de estar.

Y si nos pidieran un único adjetivo que resumiera la decoración, éste sería original. La apuesta de los interioristas de Muji se aleja de los cánones habituales, y en esta singularidad radica, precisamente, el atractivo de la vivienda. El suelo en un intenso color verde, que se prolonga en la puerta y la pared principal del dormitorio, transmite una sensación de serenidad que evoca los ambientes apacibles de los cottage ingleses. La distribución diáfana que unifica salón, comedor y cocina nos recuerda la estética industrial de los lofts neoyorkinos. Y el audaz uso de los revestimientos en el baño es una reinterpretación actual del estilo pop.

El mobiliario también responde al mismo criterio de libertad que se respira en toda la vivienda. Piezas funcionales, como el sofá-cama de la zona de estar —perfecto para invitar a los amigos a visitar Barcelona— conviven con diseños vanguardistas, como la mesa de centro del salón, y con muebles de madera de una innegable belleza natural. En la proporción justa, sin excesos que recarguen los ambientes, ni volúmenes desmedidos que dificulten la circulación por la casa, cada elemento va ocupando su lugar. Como una ecuación entre variables que, al sumar sus diferencias, da como resultado una exactitud matemática.

Este piso se puede alquilar a través de la web: www.whotells.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una pared de ladrillo en el salón

Una de la paredes del salón se dejó en ladrillo visto, un acabado que aporta calidez. Junto con el techo, de vigas vistas y bovedillas pintadas, la zona de estar ganó personalidad. Su decoración, con predominio del color blanco y toques en madera natural, se repite, también, en los detalles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ilusiones ópticas

La hoja corredera que conduce al dormitorio ,a la derecha, desaparece dentro de la pared cuando se quiere unir este ambiente con el salón. Arriba, vista de la zona de estar desde el comedor. La mesa de centro, de cristal, es tan ligera que no interrumpe la sensación de perspectiva hacia el ventanal, vestido con un visillo etéreo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles que decoran

Detalles de la mesa de centro: Bandeja, de Ikea. Farolillos, de Habitat. Jarrón con flores, de Sia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estética tipo loft

La creación de un espacio diáfano, que aúna salón, comedor y cocina, junto con la pared de ladrillo visto, recuerda el estilo industrial de un loft. Otro detalle que potencia esa estética son los focos orientados hacia el techo, que acentúan la altura del espacio. Taburetes Dama, en madera de cedro. Son de la firma Poliform y se venden en Vänskap Studio. Alfombra, de Francisco Cumellas. Plaid, de Jacaré Do Brasil. En el comedor: mesa y sillas, de Muji.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles para la zona de estar

Mesa, de Muji y colchonetas, de Jacaré do Brasil. Sobre estas líneas: sofá-cama, de Muji, cojines, de Filocolore, mesita auxiliar, jarrón y flores, de Habitat, lámpara de pie, de Última Parada y cuadro, de Cado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los muebles de la cocina

En la cocina, los frentes de los armarios se lacaron en el mismo tono de la pared ¡parecen parte de ella! El conjunto de la cocina se desplazó hacia la pared de la derecha para dejar libre un espacio central que sirve de pasillo hacia los otros dos dormitorios que tiene la vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vestir la mesa del comedor

Vajilla, de Muji. Individuales, de Compagnie Française de l’Orient et de la Chine. Copas, de Jacaré do Brasil. Jarrones de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina abierta al comedor

La cocina se distribuyó con muebles alineados a lo largo de la pared. Enfrente de ella se situó el comedor, formado por una mesa y cuatro sillas de madera de roble. Cocina, de Forlady.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio íntimo

El mismo tono verde utilizado en el suelo se reprodujo en la pintura de la pared principal, donde se apoya la cama. De este modo quedaba suficientemente decorada y no era necesario colocar el cabecero. En verde, también, se lacó la puerta corredera. El resultado es un ambiente relajante, que invita a reposar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincones con protagonismo

Colcha y cojines, de Filocolore. Mesita modelo Lack, de Ikea. Sobre ella, jarrón y flores, de Sia. Los cuadernos se venden en Muji. El aplique de pared es de Metalúrgica Cervera (30 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio relajante

Para que no pareciera oscuro, la mesilla y la ropa de cama se eligieron en un luminoso blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño singular

Paredes y suelos se revistieron con el mismo material, un original diseño con base negra y pequeños círculos blancos. La reiteración provoca un curioso efecto óptico, en el que las esquinas se funden entre sí y los límites se diluyen para crear una atmósfera envolvente. A ello contribuye el espejo, sin marco, que multiplica visualmente el espacio real. Tanto el lavabo, un modelo suspendido, como el mueble -con laterales en aspa y sin trasera- se eligieron con diseños muy livianos para aligerar al máximo el ambiente. Revestimiento, en Cerámicas Proyecto Dos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la casa

La introducción de elementos sorpresa, como la pared de ladrillo visto en el salón o el llamativo revestimiento del baño, dinamiza la decoración de la vivienda.

IDEAS PARA ANOTAR
- Nos gusta el color verde para el suelo, un tono que da originalidad a la casa. Su intensidad se suaviza con paredes pintadas en blanco y muebles de madera.
- La forma de vestir las ventanas, con una combinación de persianas de madera para matizar la luz y visillos etéreos que permiten integrar el exterior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas