Un piso lleno de detalles

Una distribución certera otorga más amplitud visual a este piso, que destaca por su decoración con encanto, plena de contrastes en colores, materiales y texturas.

Piso lleno de detalles
Hearst

La reforma de este piso madrileño, realizada por el estudio de arquitectura Ubicca, se basó en conservar la esencia de la construcción y proyectar, al mismo tiempo, una vivienda actual y cómoda para el día a día. A favor: los cuatro ventanales y la altura del techo, que daban un aire vintage al interior. En contra, pilares y muros de carga que hubo que conservar y que ahora son elementos clave para dar singularidad a la casa. Entre los aciertos de la nueva distribución: una planta casi diáfana, que transcurre en paralelo con los ventanales, donde se suceden salón, comedor y el único dormitorio, separado por un tabique que no llega al techo.

Con esa distribución se logra potenciar la luminosidad e integrar los pilares. Tras comprobar que no se podían derribar, se apuesta por su alternancia con amplios vanos y tramos de pared con ladrillo visto, de modo que ahora su presencia cobra mayor protagonismo. Con esta solución, el estudio Ubicca, especializado en rehabilitación y reforma integral de viviendas, locales y oficinas, da a la casa un look vintage y autenticidad. Al fondo de esta nueva zona de paso se sitúa la cocina, con una combinación cromática arriesgada, en rojo-gris, perfecta para evitar que este espacio, comparado con los otros, carezca de interés.

Mención aparte merece el dormitorio por su estilo y organización. Cede en parte intimidad, pero gana en sensación de amplitud. Cuenta con dos ambientes delimitados por el último de los pilares de la casa. A un lado, zona de descanso con un maxi zapatero, y al otro, un área equipada con frente de lavabo/tocador y armarios empotrados en paredes opuestas, cuya zona intermedia es la antesala del inodoro y la ducha, independientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Protagonismo del color

El salón gana máximo interés visual con un juego de vibrante cromatismo. La sobriedad del negro, en la piel del sofá, se contrarresta con un mix de textiles armónicos en tonos madera, anaranjados, fucsias y azules.

Mesas cromadas con cristal, jarrón con orquídea, cojines aterciopelados y plaids; todo, de Canterano. Cojín de pelo azul, de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estilo personal

Conjugar piezas de diverso origen y estética dispar no tiene secretos para la propietaria de la casa. Un reposapiés vintage, en piel negra, convive en el salón con una alfombra multicolor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una deco con destellos metálicos

Las dos mesas de centro, tan coquetas en sus formas, focalizan la atención en la zona de estar, que comparte espacio con el comedor, situado en primer plano. Mesas de centro metalizadas, de Canterano. Reforma e interiorismo, del estudio de arquitectura Ubbica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rodeada de recuerdos

Sobre el velador, un bodegón con pequeños tesoros: una lámpara con pantalla de nácar comprada en París y una colección de libros mini que son una herencia familiar. Guirnalda de corazones, de Canterano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dúo con encanto

Combinar dos mesas como éstas tan especiales, casi escultóricas, eleva el nivel decorativo en cualquier ambiente. Su cristal y sus múltiples patas metalizadas resplandecen en contacto con la luz natural. Mesas y orquídea, de Canterano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sucesión de ambientes

Un tabique que no llega al techo separa el comedor del dormitorio. Pintado en un tono visón claro, destaca sobre el blanco dominante y armoniza con la tarima de madera. Mediante este recurso, se gana amplitud visual y real.

Guirnaldas-lianas, de Canterano. Sobre la mesa, telas naranja y fucsia, de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Carrito vintage

La propietaria siente especial cariño por él, ya que lo heredó de su abuela, con la que se crió. El mantel de crochet, tejido por su madre, también tiene un valor sentimental. Adornos navideños, de Canterano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Inspiración barroca

Los candelabros antiguos, heredados por la dueña de la casa, comparten protagonismo con piezas de diseño actual y clásico. Juntos darán el plus de estilo a la mesa de Navidad. Complementos y adornos navideños, de Canterano. La tela del mantel es de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Señas de identidad

Conservar elementos arquitectónicos es uno de los aciertos de esta reforma, del estudio de arquitectura Ubicca. En este tabique que separa pasillo y salón, quedaron a la vista el ladrillo y la madera para imprimir en la casa un aire vintage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
De pasillo a galería

Después de la reforma, el pasillo es un espacio semiabierto al salón-comedor, al que llega abundante luz natural a través de amplios vanos, que se alternan con los muros de carga. En primer plano, una consola que acorta visualmente esta zona de paso. Al fondo, la cocina. En el pasillo, jarrón alto con arreglo floral, de Canterano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gris urbanita en la cocina

El rojo en las paredes y la encimera es el color sorpresa en esta cocina, a la que aporta máxima calidez. Su intensidad se aviva al estar enmarcado entre mobiliario gris brillante y el acero; un dúo que armoniza con el pavimento continuo de estética industrial.

Lavavajillas, de Smeg. Vitrocerámica y horno, de Balay.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un office funcional

Con una mesa abatible, situada en la única pared que queda libre, se gana un office en la cocina. Dos aciertos: el versátil taburete-escalera, y varias baldas con poco fondo para evitar accidentes; la más alta sobre ellas, con menor riesgo, es más amplia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vintage & Chic

El papel estampado en una paleta otoñal destila calidez en este dormitorio, decorado con piezas evocadoras como la cama de barrotes y el maniquí. A destacar, la estantería-mesilla por su funcionalidad, y el plus de color y texturas en la ropa de cama.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio femenino

Estantería, guirnalda de corazones en el maniquí y cojín con capitoné, de Canterano. Cojines grandes y plaid en tonos azules, de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bien planteado

El pilar no ha impedido la distribución óptima del dormitorio. A un lado, la zona de descanso, y al otro, frente de lavabo y armarios, con una zona de paso intermedia hacia inodoro y ducha, independientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Todo en orden

En el tabique que separa el dormitorio del salón se colgaron nueve zapateros, que no llegan al suelo, para hacer más fluida la circulación en esta zona. Sobre ellos, una balda de obra para colocar bolsos. El toque personal, que además da un aire más glamuroso al conjunto, unos cuadros mini comprados en Potsdam, Alemania.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aseo con encanto

Las paredes en un coqueto color púrpura intermedio dan al cuarto de baño un increíble interés visual. Las estrellas, un adorno navideño comprado por la dueña en Lisboa,y el cuadro dorado son el broche deco a este espacio reducido. Inodoro, de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas de la reforma

El dormitorio se proyectó con una distribución funcional, cómoda para el día a día, pero también adecuada para crear sensación de más amplitud. La pared que lo separa del salón-comedor no llega hasta el techo; los límites del dormitorio se redefinen.

El área de descanso ocupa el espacio junto al ventanal, para aprovechar toda la luz natural.

Hacia el interior, a continuación del pilar, que no se pudo derribar, se crea una segunda zona, distribuida en forma de U, y dividida en frente de lavabo-tocador, armario empotrado, inodoro y ducha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas