La reforma de un piso señorial

Cambiar lo anticuado, conservar lo distinguido y actualizar la distribución. Son decisiones acertadas que condujeron a una reforma exitosa. Otros lo llamarán suerte.

Lo mejor de este piso del Ensanche barcelonés —su aire señorial— se mantiene intacto. Su distribución, poco funcional, ha cambiado. Finalizada una reforma que se acometió para dotarlo de una planificación acorde con sus nuevos propietarios, una pareja joven con dos niños pequeños, estrena un look revival, dinámico y genuino. Él, fotógrafo, y ella, una apasionada de la decoración, querían conservar su estructura original, con techos altos, molduras ornamentales y grandes ventanales.

Sus puertas retro también se mantienen, aunque las de acceso a los baños se cambiaron por otras correderas para optimizar el espacio. Eligieron el blanco para pintar las paredes y así potenciar la luz; pero además, para no restar protagonismo al pavimento, un hidráulico colorista con un impacto visual increíble en la decoración. Una decisión acertada que también evitó la saturación cromática en los ambientes. El hidráulico se hace omnipresente en el nuevo salón, de planta diáfana.

Su diseño es clave para dar continuidad visual a los ambientes creados: a un lado, zona de estar con rincón de trabajo, y en el opuesto, cocina y comedor. También se conserva en el dormitorio principal donde, junto a la chimenea y la decoración vintage, se evoca el ritmo pausado y sereno de tiempos pasados. Para el baño, reformado por completo, se eligió microcemento en paredes y suelo. Un material que, siendo actual, por su textura y aspecto natural, encaja en el estilo de la casa. Un mundo aparte es el dormitorio infantil. En primer lugar, por la tarima, monocolor; y después, por su decoración en blanco y pizarra, una paleta cromática poco frecuente en la habitación de bebés.        

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ambiente de navidad

La corona en la entrada y el original árbol, ambos de color negro, entonan con la butaca de cuero. Los adornos de tul y las bolas plateadas dan luminosidad y un aire festivo al salón, sin saturar con más color el ambiente. El pavimento hidráulico continúa siendo el gran protagonista. Árbol con tablones de madera, tul y bolas, de Lu Ink. Corona y cajas, de Affari y House Doctor. Espejo, de la galería Miquel Alzueta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Conexión visual en el salón

La zona de estar, el comedor y la cocina comparten espacio y luminosidad. La casa, que se reformó para conseguir una planta diáfana y una distribución funcional, sí mantiene su estilo señorial ya que se conservan el techo alto y las molduras ornamentales, originales. Pufs, de BoConcept. Sobre uno de ellos, manta gris, de House Doctor. Butaca chester, de Merc&Cia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juego de colores en la zona de estar

El contraste cromático y la naturalidad con la que conviven el mobiliario clásico y el actual dotan al estar de un estilo único. Máximo interés visual: el rosa y el rojo, con sus múltiples matices, en los cojines y en la alfombra, espectacular. Árbol con velitas, de Parlane. Al fondo, estanterías, de CoriumCasa; silla y flexo vintage, de La Inmaculada Concepción. En la pared, lámpara Potence, de Vitra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un rincón confortable

Sofá Louis, de BoConcept. Almohadones de pana rosa, de Filocolore. Cojín mini, escocés, de Lu Ink. Alfombra, de Silvina Marotti Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decoración navideña

Mesa de centro, detalles navideños sobre ella, cojines y manta roja, de Affari y House Doctor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina integrada al salón

El mobiliario de cocina, con frente liso y en blanco, se combina con una encimera que armoniza con el tono marrón y más oscuro del pavimento. La lámpara king size y la nevera retro focalizan la atención con su color tan llamativo. Lámpara de pantalla plisada, de Santa & Cole. Frigorífico, de Smeg. Sillas, de Vitra. La mesa se compró en un anticuario de la Provenza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Claridad en la cocina

La cocina en blanco y sus paredes claras, pintadas, sin alicatar, potencian la luminosidad en el comedor. La gran capacidad del mobiliario, con dos frentes en L, permite prescindir de armarios altos; en su lugar, una composición con fotos de gran formato, libros y frascos de cristal sobre una balda extra larga dinamiza la decoración. Muebles de cocina, de Ikea. Electrodomésticos, de Smeg. Decoración navideña, de Affari y House Doctor. Pasteleras de cristal, de India & Pacific. En la balda, fotografías, de Cristina de Middel y de Bito Cels.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dormitorio con piezas del pasado

La decoración del dormitorio recrea la atmósfera, serena y apacible, de otros tiempos. Colcha y cojines, de Filocolore. Manta y jaulas decorativas, de Parlane.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entre plantas

La mecedora vintage, el espejo con cuadrícula y las maletas retro destilan encanto en torno a la chimenea, de elegante embocadura. Espejo y mecedora, de India & Pacific. Cojín escocés, de Lu Ink. Aplique negro, de CoriumCasa. Maletas y velas, de Affari y House Doctor. En el suelo, árbol de hierro, de Blaubloom, y cajas: de cartón, de Bultaco, y rosa, de House Doctor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño con elementos naturales

El microcemento que reviste suelos y paredes también da forma al dúo ducha/bañera y se transforma en baldas que recorren todo el frente de esta última; una muestra de su gran potencial decorativo y práctico. Jabones, de India & Pacific. Cajas de madera, de Ivo&Co. Alfombra, de Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio infantil con zócalo de pizarra

La sorpresa en la habitación de los niños es el zócalo pintado en pizarra. Un tono oscuro, inusual, que, sin embargo, resulta perfecto para realzar las cunas blancas

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dormitorio para jugar

Una idea decorativa y lúdica: la carretera en el suelo para jugar a todas horas. Cunas y estantería, de Ikea. Muebles, lámparas y textiles, de Nobodinoz. Puf blanco, de House Doctor, en Estilo Nórdico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano y detalles de la reforma

Retro con carácter
- Molduras ornamentales, ventanales antiguos y un suelo hidráulico. Todos ellos son aliados para recrear el estilo de otros tiempos. Pero también condicionan la decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas