Una reforma para ganar luz

Una distribución original, con ambientes que dan paso a otros a través de puertas correderas, es la clave de la refoma de este piso que se presta a la decoración con un objetivo: máxima luminosidad.

Como si de un sorprendente truco de ilusionismo se tratara, en este piso la percepción del espacio cambia sin cesar. Cada ambiente se funde con el contiguo o se independiza de él en un permanente juego de perspectivas. Naturalmente, no es obra de magia, sino de la original reforma planificada por el arquitecto Marcos Corrales. La vivienda se encuentra en una urbanización situada a las afueras de Madrid. Las vistas eran tan espectaculares que Corrales las integró para que formaran parte del interior mediante enormes ventanales.

El arquitecto atendió las necesidades de los propietarios, una pareja con dos niños, y optó por una distribución a base de puertas correderas que actúan como tabiques móviles. Si se dejan abiertas, el salón se comunica con el comedor. Éste, por su parte, sirve de distribuidor hacia los dormitorios infantiles por un lado y hacia la sala de estar por otro. A su vez, nuevos paneles comunican la salita con el despacho, y éste con el dormitorio para facilitar una conexión permanente entre los padres y los niños.

El mismo sistema de puertas correderas se utilizó para separar o anexionar los dos dormitorios infantiles. El éxito de la reforma se debe también al estudio realizado para garantizar una circulación óptima de la luz natural. Gracias a paneles de cristal instalados en las paredes y a ventanas situadas junto al techo, la claridad pasa de un ambiente a otro e ilumina, incluso, los espacios situados en el centro de la vivienda. La carpintería también desempeñó un papel estelar en la reforma. El arquitecto Marcos Corrales, en colaboración con Ediciones Despacio S. L, diseñó muebles, armarios y librerías, que esta empresa produjo a medida.

En los dormitorios infantiles, unas librerías con un estante retranqueado sustituyen a las mesillas. Sobre ellas, un altillo corrido junto al techo proporciona un espacio de almacén clave para guardar ropa de otra temporada. Además, la pared donde se apoya la cama se protegió del roce diario con un zócalo escalonado que delimita visualmente la zona de descanso y da paso a la de trabajo. En esa búsqueda permanente de la sensación de continuidad, el color blanco desempeña un papel clave; presente en telas, muebles y revestimientos, actúa como un hilo conductor a lo largo de la casa y multiplica la luz natural, tan buscada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mirada al exterior

El paisaje se integró en el salón a través de los ventanales. Debajo de ellos se situó un sofá con chaise-longue. La zona se delimitó con dos butacas de diseño. Sofás y butacas, de Simsum. Lámpara, de Ideas Luz. Manta y jarrones, de Usera Usera. Alfombra, de BSB. Cojines, de Esteoeste y Maison de Vacances.
DORMITORIO INFANTIL >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles que decoran el salón

Una miniatura de las butacas decora la mesa de centro.
DORMITORIO INFANTIL >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Librería a medida

En la pared más larga del salón, el arquitecto Marcos Corrales diseñó un frente que combina armarios y estantes lacados en blanco. Entre los asientos, cuatro mesitas auxiliares agrupadas dan la sensación de formar una sola pieza de centro más grande. Al ser independientes, se pueden separar y desplazar por el salón para hacer una distribución más flexible y funcional. Mesas, de Simsum. Cuadro, de Abraham Lacalle. En la hornacina de la librería: jaula, de Usera Usera y jarrones de cristal, de Becara. El cuadro multicolor lo pintaron los niños de la familia.
DORMITORIO INFANTIL >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón y comedor, un espacio común

Para reforzar la continuidad entre el salón y el comedor se utilizaron dos recursos decorativos eficaces. El primero, la colocación de la tarima en el suelo con todas las lamas orientadas en la misma dirección y sin juntas que delimiten cada ambiente por separado. El segundo recurso fue utilizar el color blanco en determinadas piezas —lámpara de pie y consola en el salón; sillas y pantalla suspendida en el comedor—, que sirven de nexo de unión entre ambos ambientes. Incluso los complementos, como los jarrones y la vajilla, responden a este mismo objetivo decorativo. Izquierda: consola, de Simsum. Sobre ella, jarrones, de Zara Home y candelabro, de Point a La Ligne.
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor redondo

La mesa, un diseño de Marcos Corrales en colaboración con Ediciones Despacio S. L, facilita una circulación fluida entre el salón y el comedor. Además, la estructura que soporta el sobre circular, con una cruceta en el centro de la mesa, permite colocar las sillas a su alrededor con libertad, sin patas que condicionen una distribución fija en el comedor. Sillas, de Kartell. Bandeja naranja, de Esteoeste. Jarrones, de Batavia. Los candeleros son de Zara Home.
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor

Individuales y posavasos, de Esteoeste; servilletas, de Le Jacquard Français y vajilla, de Vinçon.
DORMITORIO INFANTIL >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con office

La amplia superficie permitió adosar los muebles a las paredes y dejar en el centro un espacio perfecto para colocar una mesa donde comer a diario. En lugar de sillas se eligieron taburetes que, al no tener respaldo, se guardan debajo de la mesa y facilitan una circulación cómoda por toda la cocina. Mesa y taburetes, de Simsum. Alfombra, de Maison de Vacances. Menaje y copas, de Vinçon.
DORMITORIO INFANTIL >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juego de color en la cocina

La cocina se amuebló con armarios blancos sin tiradores y con una encimera gris, a tono con la carpintería de las ventanas, el zócalo y el suelo. Cocina de la firma Artificio. En la pared, reloj, de Zara Home.
DORMITORIO INFANTIL >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles en la cocina

Los taburetes cromados se integran perfectamente en el juego de color. Para animar el ambiente se recurrió a toques de rojo: en la alfombra de piel de vaca teñida y en los complementos.
DORMITORIO INFANTIL >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Calidez en el dormitorio

La clave para conseguir una atmósfera de intimidad y de sosiego fue la elección de colores neutros: piedra y tostados, animados con sutiles notas en la gama del rosa. El armario, al igual que toda la carpintería de la casa, se laqueó en el mismo tono de la pared para que pareciera una prolongación de ésta, una solución idónea para espacios pequeños. Destaca el cabecero de obra, con el fondo justo para que sirva de repisa. Además, en él se instaló un aplique de pared, que permite mantener despejada la superficie de las mesillas. Colcha de lino reversible y cojín de plumas, de la firma Maison de Vacances. La manta, en color burdeos, es de Zara Home. Sobre el cabecero, dos cuadros del pintor Carlos Arriaga.
DORMITORIO INFANTIL >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paso libre a la luz

Entre el dormitorio y el despacho situado a continuación se instaló un panel acristalado, que permite comunicar visualmente ambas habitaciones y el paso de la luz natural de un espacio a otro. El panel se vistió con un estor para garantizar la intimidad cuando sea necesario. Debajo se realizó una librería a medida rematada en curva para facilitar la circulación en el dormitorio. Silla, de Kartell. En la librería al pie de la cama, jarrón blanco, de Habitat.
DORMITORIO INFANTIL >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño ecléctico

Su encanto radica en la mezcla de estilos. El lavabo, encastrado en una encimera volada, y la mampara de cristal al ácido que lo separa de la ducha son de factura moderna. Junto a ellos, el taburete rústico, la alfombra oriental y las toallas bordadas forman un espacio íntimo que a nadie deja indiferente. Sobre el espejo llama la atención la ventana abatible: un diseño horizontal instalado al borde del techo que proporciona una entrada extra de luz natural al cuarto de baño. Taburete, de Batavia. Toallas, de La Rueca. Productos de aseo y cosméticos, de Crabtree & Evelyn.
DORMITORIO INFANTIL >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO DE LA REFORMA

Cada centímetro se aprovecha al máximo, ya que, prácticamente, se eliminaron los pasillos. El comedor actúa como un distribuidor desde el que se accede al salón y a los dormitorios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas