Una rehabilitación muy chic

La transformación de los espacios alteró el espíritu original de esta vivienda, de aspecto tan chic como hogareño, que mejoró por completo mediante la eliminación de prácticamente todos sus tabiques.

Conciliar trabajo y vida privada en un mismo espacio suele resultar complicado; más aún cuando, como en este caso, se quieren respetar los elementos originales de una vivienda y ligarlos a muebles y complementos actuales. Una tarea ardua y no carente de riesgo que resolvió con éxito la arquitecta Ivana Tuneu, de Lizarriturry Tuneu Arquitectura. El piso, ubicado en un edificio regio de la zona alta de Barcelona, se rehabilitó y adaptó a sus nuevos propietarios, una pareja joven con las ideas claras.

Sólo tres condiciones fueron impuestas antes de comenzar las obras: inundar los nuevos ambientes de luz, la comunicación total de los espacios y la creación de una habitación diáfana, de grandes dimensiones, donde la propietaria desarrollara a diario su actividad artística. A partir de ahí, la comunicación fluyó para crear, poco a poco, una organización de la casa única con un sorprendente mix decorativo donde cada elemento recibe su nueva ubicación como algo natural. Calidez y sensación de hogar fueron premisas básicas para reflejar este nuevo reinado de los tejidos retro, en dulce combinación con las maderas naturales o con los cuadros de diseño.

La sabia experiencia a la hora plantear la distribución se sumó a la magnífica estructura y al mantenimiento de la carpintería original, recursos todos que dotaron a la vivienda de aplomo y solidez. Destaca la conservación de la antigua galería ubicada junto a la cocina, convertida hoy en un práctico office o en una luminosa zona de trabajo según se prefiera, sólo unas cortinas blancas la independizan del interior como elemento separador que no afecta al flujo de la luz o del calor. También el dormitorio principal destaca con su curiosa forma de trapecio y su anexo despacho, únicos espacios independientes de la casa, junto con el baño; un ambiente acogedor en el que destaca el mestizaje tanto de sus piezas como de sus materiales.
 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Asientos para todos en el salón

Los sofás enfrentados crean un espacio de tertulia perfecto junto a la moderna chimenea de bioetanol. Esta organización, además, deja libre la zona de las ventanas para facilitar su apertura. Los sofás fueron retapizados por Tapicería Marrón con telas de Gancedo. Cojines, de Lu-Ink. Pufs, de Luzio. La mesa de centro ya la tenía la propietaria en su antigua vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acertada elección de muebles

El juego de alturas aporta un curioso dinamismo al salón; contrasta la mesa, que sólo eleva un palmo sobre el suelo, con la altura estándar de los sofás y los pufs, en solitario o apilados. Baúl, de Toca Fusta. Candelabros, de India & Pacific, letra roja y almohadones; todo, de Lu-Ink

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Accesorios para la zona de estar

Los detalles y complementos cobran importancia gracias a su estratégica ubicación. Desde los llamativos cuadros, hasta las originales lámparas o los adornos, fueron escogidos para formar parte de un todo. Cuadros, de Daniel Lizarriturry. Flexo de madera, de India & Pacific. Lámpara, de Biosca & Botey. Alfombra, de Francisco Cumellas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La distribución del estar

La ubicación de uno de los sofás delimita el espacio de estar y lo separa visualmente del comedor y de la cocina. Es un excelente recurso para organizar el ambiente sin tabiques. Sofá retapizado con tela de Gancedo. Cojines, de Lu-Ink. Lámpara de sobremesa, de India & Pacific. Puf circular, de Luzio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor y cocina

La cocina se diseñó totalmente abierta a la zona de estar, con una pequeña barra que la delimita y un práctico comedor con ruedas que sirve por igual para los dos espacios. Mesa de comedor, de Deulonder. Sillas, de Toca Fusta. Lámpara de techo, de Ikea. Complementos y menaje, de India & Pacific. Foto en blanco y negro, de José Luis Hausmann.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Barra de desayunos

Un original mueble a doble cara hace las veces de barra de desayunos en la zona de cocina y de aparador en la de comedor. Además, es un elemento que actúa como separador de ambos espacios. Esta división visual se reforzó al conservar parte de la estructura del tabique original. Muebles de la cocina, de Deulonder. Cesta en el suelo y busto, de India & Pacific.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los revestimientos de la cocina

Sobre el pavimento de roble blanqueado y de aire rústico destaca el mobiliario elegido para la cocina, con frentes de acero texturizado. Una mezcla de estilos muy favorecedora que también se da en la galería.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de desyunos

También se optó por conservar la antigua galería próxima a lo que ahora es la cocina. En lugar de anexarla al espacio principal, se mantuvo independiente, aunque sin puerta, y ahora se utiliza como comedor auxiliar. El vano se vistió con unas cortinas blancas que dejan pasar la luz. Mesa de desayunos en mármol y hierro, de Otranto. Sillas, de Luzio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La oficina en casa

En la zona más tranquila de la vivienda se creó un espacio de trabajo sencillo, despejado y confortable, que facilitara la máxima concentración. Escritorio, de Little House. Lámpara en acero, de Luzio. Silla y busto, de India & Pacific. Perrito de cuero, de Sia. Cortinas de algodón, de Ikea. Alfombra, de Francisco Cumellas

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

La complicada planta en forma de trapecio del dormitorio se solucionó hábilmente con piezas pequeñas fuera de lo común. Así, en lugar de mesillas, se colocaron unos baúles, y como cabecero, una foto XXL. Flexo, de Coco-Mat. Ropa de cama, de Filocolore. Cojines, de Lu-Ink. Manta, de Sia. Baúl blanco, de India & Pacific. Alfombras, de Francisco Cumellas. Fotos, de Ivana Tuneu.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juego de contrastes en el baño

La madera teñida de negro predomina en el cuarto de baño empleada tanto para el suelo como para crear un zócalo. Combinada con sanitarios y pintura blanca y gresite color chocolate el resultado es espectacular. Lavabo Grundtal, de Ikea. Sanitarios, de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bañera exenta

Bañera, de Otranto. Reloj, de India & Pacific. Toallas, de Filocolore. Cesto, de Lu-Ink.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas