Una reforma intuitiva

Una vivienda antigua en el centro de Madrid ha dado un giro completo gracias a una reforma planificada con el objetivo de llevar la luz a todas las estancias. Perfecta armonía de contrastes en la que conviven estilos muy dispares.

La situación céntrica de esta casa, su singular ubicación sobre un convento, y sus posibilidades animaron a su propietaria a embarcarse en un reforma, que confió al estudio de decoración de Luisa Olazábal, la encargada de convertirla en un hogar. Esto implicó empezar desde cero, tirar tabiques innecesarios y dar un giro al interior para orientar las habitaciones hacia la calle y dejar la galería de acceso en un plano interior. El resultado son espacios ambivalentes como el estar, con dos ambientes de tertulia abiertos al comedor y una zona de trabajo ubicada entre ambos.

¿El nexo de unión? La luz que circula por los vanos y la ventana fija de la cocina. Para que nada restara claridad, las paredes, la carpintería de madera y las puertas de cuarterones originales se pintaron a juego, en blanco roto. Como contrapunto, el suelo se revistió con un pavimento vinílico de Amtico, resistente al desgaste, que reproduce el acabado de la madera y aporta calidez. La propietaria se confiesa amante de los contrastes fuertes, por lo que optó por combinar muebles antiguos regalo de amigos y familiares —como guiño al estilo vintage— con complementos actuales y colores intensos. Con acierto, una mesa de metacrilato luce junto a un escritorio de anticuario.

Un pasillo interior comunica las habitaciones de uso común: la cocina, el comedor y el salón contiguo. Precisamente, en la cocina se sacó el máximo partido a un espacio pequeño, con una ventana fija por la que llega la luz natural, y con muebles laminados en blanco. Los tiradores largos de acero y el zócalo que protege la pared de la zona de cocción, en el mismo acabado, recuerdan a las cocinas de uso industrial. En la reforma se invirtió el sentido de la distribución original para ubicar el área de descanso —compuesto por dos dormitorios con sus respectivos baños— junto a las ventanas. La habitación principal cuenta con un baño integrado con plato de ducha, inodoro y lavabo. Una vez más en esta estancia, la mezcla de estilos y acabados, que marcan la decoración general, consiguen el equilibrio y la calma deseada para este ambiente.
En la habitación juvenil, de dimensiones generosas, se proyectó una solución a medida, que no restase amplitud, a pesar de contar con tres camas. Sobre una plataforma de unos dos metros de fondo se situaron dos de las camas en paralelo y la tercera, en un altillo, deja espacio de juego.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón

Dos vanos sin puerta permiten el paso de la luz que se cuela por los balcones del salón desde la zona de tertulia al comedor. La mezcla de estilos que define la vivienda e imprime un velo bohemio chic muy sugerente a los ambientes. Todos proyectados para ser disfrutados con calma. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor

El sofá, de estilo isabelino, confiere personalidad a un espacio donde la mesa redonda no desentona con la lámpara cromada estilo años 50, la silla rústica o los asientos giratorios con cojines de terciopelo. Mesa de comedor modelo Dockstad, de Ikea. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón bohemio

Cuando en un mismo ambiente piezas tradicionales comparten espacio con otras de diseño actual y los materiales se asocian sin desentonar, el resultado es enriquecedor y muy personal. Fotografías, de Brocar. Sofá, de Aldaba. Butacas y aparador, de venta en Ikea. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estantería de obra

El diseño empotrado de la librería de escayola, de Luisa Olazábal, es simétrico pero muy funcional ya que potencia el almacenje del salón sin restarle espacio. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina abierta

Para conseguir que la luz natural del salón llegara hasta la cocina, ésta se comunicó mediante un tabique con una ventana fija. De esta manera la encimera de trabajo queda perfectamente iluminada durante el día. Para aprovechar al máximo este espacio, sin puertas de acceso, se optó por una distribución en forma de U. Lámpara de techo, de venta en Ikea. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor de unión

El comedor está ubicado en la zona que antes ocupaba el recibidor de la vivienda, que era muy amplio, por lo que tras la reforma se le dio una función más práctica. Aunque está comunicado con la cocina y el salón contiguo, mantiene su independencia gracias a los tabiques divisorios, que se han respetado. Al estar junto a la puerta de acceso a la vivienda, su decoración no podía dificultar el paso, por lo que se eligió una mesa blanca redonda y sillas de aspecto ligero. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio infantil

Con una solución a medida, y aprovechando la altura de los techos de la vivienda, en este dormitorio infantil para tres, se instaló una estructura que incluye tres camas: dos sobre una plataforma, en el suelo, y la tercera, sobre otra base fijada a la pared. El blanco es el protagonista, pero le anima una tímida nota de color, presente en los textiles que visten las tres camas. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

De un solo vistazo se aprecia la fusión de estilos que marca la decoración de esta estancia, como en el resto de la vivienda. Para no restar claridad, se prescindió de vestir las ventanas. La combinación de maderas naturales y lacas en el mobiliario y el toque de color en los textiles se mezclaron en proporciones perfectas para lograr un resultado equilibrado. Jarrón y bandeja, de Aldaba. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lavabo integrado

El lavabo, ubicado en el dormitorio, recupera la estética de los antiguos tocadores gracias al espejo antiguo. Edredón, de Antennae. Cojines, de Aldaba. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jarrones escultóricos

Han dejado de ser simples soportes para las flores… Los nuevos modelos se convierten en piezas de deseo y algunos, de medidas generosas, en auténticas esculturas. En este dormitorio, jarrón de Aldaba. + JARRONES ESCULTÓRICOS >
PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño con dos lavabos

La casa cuenta con otro baño en el que se instaló un mueble volado con dos lavabos de sobreencimera. Todo con una estética impecable, en color blanco. Lavamanos Aída, de Bellavista. Mueble realizado por el estudio de Luisa Olazábal. Grifería Symbol, de Vilafranca. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO DE LA CASA

Uno de los logros de la reforma fue eliminar zonas de paso, como el recibidor, y reconvertirlas en espacios funcionales. Apertura de espacios a través de vanos sin puerta y ventanas de hoja fija que comunican visualmente los ambientes y dejan que la luz se distribuya.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas