Una casa familiar distribuida en altura

Actual y con notas singulares. Esta casa familiar, situada en la sierra de Guadarrama, goza de un interiorismo acogedor que traspasa los muros y se disfruta en los espacios exteriores. Su disposición en altura es imponente.

Una casa familia con piscina
Hearst

Es un placer contemplar sus acertadas combinaciones de estilos, con muebles de diversa procedencia, que van desde la tendencia oriental hasta iconos pop; percibir la originalidad de los acabados y objetos decorativos, que dan vida a las estancias, y perderse en el horizonte de la sierra de Guadarrama al mirar por la ventana. Esta casa satisface dentro y fuera. El mimo y la calidez que transmite su decoración se traslada a los ambientes creados en la terraza y alrededor de la piscina.

Chus Gil Pereda, del Estudio 41, partió de una magnífica arquitectura y acomodó los interiores a las necesidades y gustos de sus propietarios: una familia de cinco miembros con varias mascotas. Se actualizaron algunos revestimientos y la carpintería, tanto interior como exterior. A estos detalles se suma el sustancial cambio de la decoración: nuevas piezas de mobiliario, otras retapizadas, textiles coordinados, complementos actuales… La mezcla de estilos —pinceladas coloniales, orientales, pop y de diseño— atrapa y añade toques de carácter a cada ambiente. Maderas en varios acabados, fibras naturales, cuero y los matices que aportan los tejidos llenan las estancias, que cuentan con una paleta cromática con base neutra: blancos, beis, grises y tierras. Sobre ella, turquesas, aguamarinas, verdes y ráfagas de rojo intenso en un cóctel cromático que contagia optimismo y modernidad.

Con una superficie organizada en tres plantas, los espacios se muestran amplios y con zonas reservadas a usos diferentes. Por sus dimensiones, esta casa cuenta con dos salones, decorados en estilos muy diferentes. Uno de ellos comunica con una terraza techada, desde la que se accede a la piscina a través de una escalinata. Cuenta también con varios dormitorios, uno de ellos tipo suite, con baño y vestidor, y los juveniles. En definitiva esta casa derrocha encanto gracias a la belleza de la construcción y a un interiorismo que suma detalles.

LAS CLAVES DEL PROYECTO
Mezcla con gusto. Es la máxima que define este trabajo, con una base actual pero que se mueve cómodamente entre varias tendencias decorativas: étnico, colonial, pop… Con sencillez y un punto refinado al mismo tiempo, el interiorismo de esta casa atrapa, conquista y apetece.
La base es perfecta y el espacio, un lujo. Este es el éxito de la mayoría de las reformas. Se aprecia la calidad de los materiales de paredes y suelos y los matices que aportan pinturas y papeles. Nada empaña la presencia de los muebles y accesorios. Cada elemento cumple su función en equilibrio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escenario perfecto

A resguardo del sol y con vistas. La ubicación de la terraza principal, elevada sobre el nivel del suelo, le concede una posición privilegiada. Un sofá en L y una mesa de centro decoran este confortable salón exterior.

Sofá, diseñado por Estudio 41, como la mesa de centro, tapizada con tela para exterior, de Osborne & Little. Lámpara de pie y menaje, de Sandra Marques. Cojines, de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Imponente presencia
Hearst

La arquitectura de esta casa de tres plantas se adapta a la orografía del terreno. La entrada principal se encuentra en la parte más elevada
de la construcción y las estancias se suceden hacia abajo. Tras la reforma, la terraza se techó para disfrutarla incluso en los días calurosos.

Tumbonas, de Estudio 41. Cojines de suelo y rulos, de Gancedo. Toalla, jarra y vasos, de Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vida exterior

La amplia terraza con vistas al paisaje y a la piscina privada de la vivienda es una prolongación de las zonas comunes interiores. Testigo de veladas en familia sin prisas, combina una mesa en madera, diseñada por Estudio 41, con sillas de exterior.

Menaje, de Sandra Marques. Sillas, de Estudio 41. El mantel se confeccionó con una tela de la firma Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Comemos fuera?

En los meses de verano o cuando el tiempo lo permite aprovecha la terraza o el balcón. Recurre a muebles de exterior y materiales resistentes (también textiles adecuados, que soportan mejor el sol y la humedad). Cuida los detalles y te sentirás como en el salón de casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Amable, fresco, genial

Así es este salón con salida directa a la terraza. Organizado en dos ambientes -estar con sofás enfrentados y comedor-, su estilo es liviano con muebles en madera y tonos neutros.

Sofás, diseño de Estudio 41. La mesa de centro se adquirió en un anticuario y los armarios gemelos, en un viaje a China.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor

Objetos llamativos, como el espejo que decora la pared y la lámpara que pende del techo, maderas claras y el contraste de acabados de las sillas crean un ambiente amable con las piezas justas.

Mesa, de Estudio 41. Sillas: metálica modelo Toledo, de Jorge Pensi y editada por Amat, y tapizadas, de Estudio 41, al igual que la alfombra. Lámpara de techo y espejo, de Interia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la mezcla reside el éxito

Las piezas de diversas procedencias son en este proyecto un plus que enriquece el resultado final. El manejo de texturas, materiales y tonalidades resulta impecable.

Cojines, de Gancedo. Alfombra en seda y lana, de Estudio 41.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El peso indiscutible de los tejidos

Sin ellos, un ambiente se siente desnudo. Texturas, colores, estampados... Atrévete a mezclar motivos en una misma gama de tonos.

Cojines, de la firma Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En blanco y gris

La funcionalidad impera en la cocina con muebles acabados en blanco y tiradores en acero, coordinados con el zócalo inferior y los electrodomésticos.

Complementos, de Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lo retro convive con lo más actual en la cocina

Nos hemos acostumbrado a mezclar. Además, el contraste es un plus. En esta cocina, el estilo minimal se rebaja con detalles retro.

Cajas, de Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sala de estar

Se ubica en un extremo de la planta por la que se accede a la vivienda y cuenta con una amplia zona de asientos, un rincón de reunión y trabajo con una mesa redonda y varias sillas, y estanterías en las que organizar los libros.

Sofá rojo y butacas giratorias, de Estudio 41. Cojines, de Gancedo. Estanterías, de la MLH, distribuidas por Estudio 41.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio de reunión

Delante del ventanal, para que los momentos de estudio o de trabajo sean más agradables al recibir la luz natural directa desde el exterior. Destaca el armario chino por su línea y tono, en una estancia en la que el blanco y el rojo son protagonistas.

Armario chino, de Estudio 41. Mesa Thai, distribuida por el estudio. Sillas Tulip, de Eero Saarinen, editadas por Knoll. Sobre el armario, lámpara de Ilexpa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mix de complementos

Personalizan, aportan estilo, definen la estética... Los accesorios deco en esta casa abundan y hacen las estancias más vividas. En el estar se mezclan de estilo pop, como la lámina, con otros étnicos y retro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El recibidor

En el recibidor, un mueble de estilo oriental, adquirido en un anticuario, da la bienvenida a la vivienda. En esta misma planta se encuentra la zona de estar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

Al entrar en esta estancia nos atrapa su fuerza visual. El contraste entre los claros y los oscuros marca la decoración y añade sofisticación. La pared en la que se apoya el cabecero, tapizado con tela de Casamance, se empapeló en un tono similar: el conjunto es un todo.

Papel pintado, de Osborne & Little. Ropa de cama y colcha, de venta en Sandra Marques. Cojines, de Gancedo. Cortinas de tul, de venta en Gancedo. Mesillas, fabricadas por la firma MLH para Estudio 41.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una suite

El dormitorio principal cuenta con tres ambientes: zona de descanso, vestidor y baño integrado. Aquí se mantienen los blancos y neutros como base con pinceladas en color y el efectista contraste del tono gris antracita de la pared del cabecero y la elegante y cálida madera de jatoba del suelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El vestidor

Los frentes en cristal transparente aligeran el ambiente y dejan ver el contenido de los armarios. Al fondo, una pared empapelada que gana en profundidad gracias al espejo de cuerpo entero ubicado en el centro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El baño con ducha

En el baño, el mármol reviste suelos y paredes, también en la zona de la ducha, delimitada por un murete a media altura y cristal de pavés hasta el techo.

En el baño: toallas, de Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Otro dormitorio bien coordinado

Cuando decores una estancia, escoge tres colores como máximo y combínalos sobre una base neutra. Es la máxima también en este dormitorio, decorado en rosas.

Cabecero en seda, tapizado por Casamance para Estudio 41. Butaca y lámparas de mesa, de herencia. Ropa de cama y cojines, de Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto estrellado

Un refugio infantil para uno de los más jóvenes de la casa. El mobiliario escogido, por su acabado en madera de olmo y su línea actual y sencilla, se adaptará a las necesidades y gustos futuros de su propietario. El papel de la pared, un diseño con el fondo oscuro y salpicado de estrellas, personaliza el cuarto.
Papel, de Osborne & Little. La cama con dosel y la mesilla son de Estudio 41.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño que conquista

Olvídate de los baños fríos. El blanco predominante se caldea aquí con madera muy natural y un extra de accesorios.

Espejos, muebles y sanitarios, de Estudio 41. Lámpara, de Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planta alta

Se accede por este nivel en el que se encuentra un salón para trabajar, relajarse, estudiar...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planta media

Desde el salón principal se accede a la terraza. Aquí se ubica también la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planta baja

Es el nivel más bajo, que coincide con la pisicina. En él se encuentran dos dormitorios: el juvenil y el principal con el vestidor y el baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas