Un piso de 60 m² con elegancia retro

La riqueza arquitectónica de esta céntrica vivienda madrileña se completó con modernas instalaciones de impecable diseño y muebles retro, para ofrecer un interiorismo coherente y armónico de notable calidad.

Casa retro
Hearst

La curiosa y acertada convivencia de elementos antiguos e instalaciones de última generación resolvió con acierto y funcionalidad la distribución de los escasos 60 m2 de este céntrico piso madrileño. Una solución perfecta para la reforma integral que dividió, hace un tiempo, una vivienda de grandes dimensiones en dos coquetos apartamentos.

El espacio protagonista goza de una estupenda distribución diáfana, con una planta prácticamente cuadrada, de la que se eliminaron los tabiques y las puertas. Son los propios elementos estructurales de la vivienda, tanto los originales como los de nueva construcción, los que marcan el ritmo decorativo y la distribución de los muebles. Destacan los pilares de hierro pintados en blanco que delimitan el estar del comedor; también ayuda en este cometido un módulo de obra que por una cara es un amplio armario y por la otra, delimita la zona de estar.

Además, la organización de la cocina, en dos frentes, actúa como separador de ambientes, reforzada por un tabique de cristal con franjas al ácido. Los espacios privados de la casa requerían mayor intimidad; por ejemplo el cuarto de baño, independiente y reducido, aunque perfectamente equipado. En cuanto al dormitorio, según la ocasión, lo ideal era aislarlo o integrarlo a demanda, ya que la comunicación visual con el salón supone una agradable sensación de amplitud para toda la vivienda. La solución llegó mediante una enorme puerta corredera blanca que cerrada simula un tabique detrás del sofá y abierta, se mimetiza con el pasillo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón en contraste

Los balcones, de forja y con bellas contraventanas de madera, se respetaron tal y como estaban, aunque se resaltaron con pintura blanca. En contraste, destacan las estanterías metálicas de aire industrial o el suelo de cemento pulido con calefacción radiante.

Sillón, de Natuzzi. Cojín Celeste Porcelain, de Designers Guild en Usera Usera. Estanterías, de Leroy Merlin. Cuadro, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un centro muy florido

Las flores naturales son siempre un vistoso complemento decorativo. La mejor apuesta de temporada son las variedades silvestres combinadas, que se pueden exhibir en distintos jarrones para formar un precioso bodegón.

Jarrones blancos calados y bandeja de madera, todo de Habitat. Plato en forma de hoja con un loro pintado, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las chimeneas decoran todo el año

Una embocadura con encanto suele ser centro de todas las miradas. Decórala con flores frescas, cuadros o fotos para que recuerden la época estival que disfrutamos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón comedor: Todo encaja

El mobiliario y los complementos responden a un eclecticismo muy estudiado en el que todo encuentra su lugar. Un sofá de diseño, una mesa de centro de aire retro y complementos románticos decoran con elegancia la zona de estar.

Sofá, de Natuzzi. Cojines, de Designers Guild en Usera Usera y Habitat. Sobre la mesa, jarrones blancos y azules, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Colores y muebles en sintonía
Hearst

El total white en suelos, paredes y techos garantiza ambientes luminosos y en perfecto equilibrio.

Piezas vintage y de diseño se suceden en los diferentes ambientes, arropadas por textiles coloristas y detalles de aire romántico. Una mezcla de estilos que siempre aporta un plus al resultado final.

Para el comedor, ubicado junto a la cocina, se eligieron muebles retro, como la mesa Tulip, de Knoll, y las sillas y la lámpara de techo; modelos similares, en El Ocho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zonas de almacén

Aprovechar los pilares o vigas maestras para crear armarios de obra supone un éxito siempre. En este caso se aplicó esta idea para crear un módulo de almacén que, además, actúa como elemento separador y crea una zona de paso hacia la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio compartido

Al tratarse de una planta diáfana el salón, el comedor y la cocina se ubican uno a continuación de otro; son fundamentales los pilares de hierro como delimitación visual así como el muro de cristal de la cocina.

Aparador art déco, de venta en Modernario. Estanterías, de Leroy Merlin. Sillas del comedor y lámpara de techo antiguas, similares en El Ocho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Encanto retro

Para la zona del comedor se optó por un aparador de estilo art decó, sillas vintage y una lámpara típica de los años 50. La mesa es un diseño original de los años 40.

Aparador, de Modernario. Mesa modelo Tulip diseñada por Eero Saarinen de venta en Knoll. Sobre la mesa de comedor, menaje procedente de Habitat y Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Menaje a todo color

Mezcla la vajilla de diario con piezas desparejadas de otros juegos y completa el look con servilletas decoradas. Lograrás una mesa informal de lo más chic y sofisticada, ideal para las comidas y cenas de verano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A puerta cerrada

La cocina requería cierta independencia a la hora de preparar las comidas, para evitar que se propagaran humos y olores por toda la casa. Se resolvió con un tabique de cristal fijo y una puerta del mismo material que permite la unión visual de los espacios durante el día.

Los armarios de la cocina proceden de Cocinas Dimanu. Menaje, de Ikea y Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Funcional y bien equipada

Frente a una base decorativa con el blanco como color predominante, la elección de muebles en rojo intenso para la cocina fue todo un éxito. El acero pulido -presente en electrodomésticos, encimera y zócalo- aporta frescor en la misma línea decorativa.

Muebles de la cocina, de Dimanu. Platos, de Ikea. La ensaladera y los paños de cocina son de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Utensilios a la vista

Las paredes son un excelente espacio de almacén en vertical. Aquí, al prescindir de armarios altos, se organizó una estantería a base de baldas de rejilla y ganchos, todo en acero inoxidable, funcional y muy decorativa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Atractiva sencillez

Al ubicar el dormitorio se tuvo en cuenta la existencia de uno de los grandes ventanales, para garantizar la entrada de luz. Destaca el curioso sistema instalado en toda la casa para colgar los cuadros; unos rieles justo en el encuentro entre la pared y el techo que permite ubicar las obras fácilmente en el lugar deseado.

Ropa de cama y cojín azul, de Zara Home. Cojines verdes y manta, de Designers Guild en Usera Usera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El color, bien medido

Indecisos y prudentes encontrarán la perfecta solución al uso del color al apostar por una base cromática blanca y reservar los tonos más intensos y vistosos para los pequeños complementos y textiles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sanitarios mini

Las nuevas colecciones de lavabos, duchas y demás elementos del cuarto de baño cuentan con preciosos modelos reducidos, que se adaptan a
todos los espacios. Toalla, de Zara home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de distribución e ideas

Partiendo de una planta diáfana, los ambientes se organizan en torno a un módulo central de obra que acoge un gran armario en su interior. También como elementos divisorios, dos pilares de hierro pintados en blanco independizan visualmente el estar, el comedor y la cocina.

Las puertas, muy especiales, juegan un papel fundamental en la organización de la casa. Un modelo corredero y de gran formato oculta el dormitorio o lo integra según las necesidades de cada momento. Para la cocina, en cambio, se eligió un tabique y una puerta de cristal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas