Un piso con mezcla de estilos

Los astros que decoran el salón de este piso malagueño son un anticipo del interiorismo radiante y primoroso que lo define. A destacaren sus ambientes, la mezcla cromática y una fusión de estilos, que asombra y enamora.

Este piso de 66 m2 forma parte de un edificio de obra nueva construido en el centro histórico de Málaga por Salsa Inmobiliaria. Su estupenda distribución —que nada tiene que envidiar a la de una casa más grande— incluye recibidor, cocina, salón-comedor con rincón de trabajo, un pasillo corto con un armario, que conduce a un baño completo, y un dormitorio amplio, además de una terracita con vistas a la Plaza de Camas.

De su decoración se encargó la interiorista Pili Molina, quien se encontró una base perfecta: un techo de 3 m de altura, paredes con pintura plástica gris perla, tarima natural y carpintería lacada, todo ello acorde con el carácter y estilo de vida de los propietarios, una joven pareja de origen sueco.

La decoración del piso destaca por sacar partido a sus metros y a su atemporal mix de estilos. El primer paso dado por la interiorista fue proyectar un mobiliario a medida en el salón para potenciar al máximo la profundidad y altura del espacio, de planta rectangular. Con un banco multifunción, de 3,80 m de longitud, que recorre una buena parte de la pared del estar y una librería con balda más grande, que hace las veces de escritorio, lo logró. El resto del mobiliario son piezas cómodas, pero con dimensiones ajustadas para no recargar el espacio.

La decoradora sorprendió a los dueños dando un toque andaluz a la decoración de su dormitorio. En la zona de vestidor, colocó un banco de enea, el tradicional que se puede encontrar en cesterías, pero lo renovó por completo con una pintura en un delicado verde agua en tono pastel. Para terminar, Pili Molina jugó con múltiples colores al combinar varios que, a priori, no tienen nada que ver… la librería es azul, la mesa de comedor es amarilla, el sofá es beis y las butacas lucen tapicerías tan dispares como una pata de gallo en blanco y negro y un estampado tropical turquesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Diversidad con encanto

La decoración dinámica y equilibrada, que combina muebles de factura clásica y retro con detalles chic, otorga al salón un aire señorial rebosante de vida.

Sofá en capitoné, de la firma Crisal; butaca de estilo vintage tapizada, cojín redondo y velador de cristal, adquiridos en La Albaida. Espejos sol, de Almacenes Masol. Manta beis, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Librería dos en uno

Diseñada por la decoradora Pili Molina, dota al espacio de mayor funcionalidad, ya que incorpora una balda con más fondo que hace las veces de escritorio. Por su color azul y su altura, acorde con los más de 3 m de techo de la vivienda, focaliza la atención.

Librería realizada a medida por Carpintería Miranda. Butaca retapizada por La Albaida. Mesas de centro y alfombra, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio compartido

Comedor y estar se adosaron a una de las paredes en línea con el ventanal; una distribución acertada dada su planta rectangular, que crea sensación de amplitud al dejar libre una cómoda zona de paso.

Mesa recuperada y lacada en amarillo por Carpintería Miranda. Sillas, de Crisal y lámparas; en La Albaida. Cuadro, de Almacenes Masol. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luces y sombras

Las paredes gris perla y la tarima, con su veta natural, son superficies plenas de matices en contacto con la luz natural. Un fondo perfecto para realzar formas y texturas.

Lámpara de pie y cojín ikat, de La Albaida. Manta mostaza y cojín de seda, con hojas blancas y negras, de Almacenes Masol. Visillos de lino, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mueble multiuso

En el salón destaca la funcionalidad de un banco, que se mimetiza con las paredes, lacado en el mismo tono. Tiene un diseño depurado que lo convierte en una pieza versátil; útil como mueble para el televisor, librería y zona extra de almacenaje.

Banco de 3,80 m de largo diseñado por la decoradora Pili Molina y realizado a medida por Carpintería Miranda. Cestas con asa, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Distribución muy actual

Dos puertas correderas, que se deslizan sobre una barra cromada, comunican y separan el salón-comedor y la cocina; un espacio independiente e interior, equipado con mobiliario blanco brillante para lograr más luminosidad.

Sobre la mesa: jarrones de cristal y de metal, de Almacenes Masol, y vajilla de Zara Home. Instalación de las puertas realizada por El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un menaje que enamora

Las piezas de estética tradicional y vintage son bonitas y dan un aire romántico a la mesa. ¡Qué no se te olviden a diario y en celebraciones!

Taza con plato, de Zara Home. Fuente de cristal, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bien distribuida

La cocina destaca por su simetría impecable y pureza. Dos aciertos, su distribución en U y la instalación del fregadero en la pared que más se ve desde el salón, con las puertas abiertas. Frigo y campana, de Balay. Grifo y fregadero, de Cata. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con encanto

Un banco de enea pintado en verde agua imprime un aire andaluz a la decoración del vestidor. Es una pieza con encanto que, junto al espejo con pintura metalizada, que ya tenían los propietarios, y una alfombra artesanal, ofrecen un coqueto contraste con la carpintería actual.

Banco de enea, adquirido en una cestería, y pintado por Carpintería Miranda. Cesto de punto,de La Araña que Teje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los tonos especiales son maravillosos

Un verde agua pastel otorga una identidad nueva a cualquier mueble y complemento, también a los de factura artesanal y antigua. Cesto de punto, de La Araña que Teje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Clásico renovado

Los complementos femeninos, vintage y country chic que aportan frescura y dinamizan la decoración, también restan sobriedad al cabecero de rejilla decapado y al juego de sábanas.

Cabecero, mesillas, cojín floral y ropa de cama, de Zara Home. Cajas estampadas, de Almacenes Masol. Las ramas artificiales de manzano con flor, de Euroflor, y la jaula de pie vintage, de venta en La Albaida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dorado es elegante

En pequeñas dosis, como se hizo en este dormitorio, el dorado es un tono sofisticado. Atrévete a decorar con él. Lámpara con pie en forma de piña y mesas, de Zara Home. Caja estampada, de Almacenes Masol.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cálido y actual

El gres porcelánico es protagonista en el cuarto de baño, que gana interés visual con su rica variedad de matices. Un plus de calidez: la madera del
mueble de lavabo suspendido.

Lavabo y mueble con gavetas extraíbles, de Roca. Jarrones, de Almacenes Masol. Toallero, de Ikea. Toallas, de Zara Home. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mampara de pared a pared

Acorde con la estética del cuarto de baño, su diseño es depurado y sus hojas son transparentes para crear sensación de más amplitud espacial. Lavabo y mueble, de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planta de distibución e ideas

COCINA INDEPENDIENTE, ABIERTA AL SALÓN

- La solución proyectada para integrar la cocina en el salón-comedor es un acierto por su funcionalidad y estética impecable. Mediante un sistema a la vista, compuesto por una barra cromada y rodamientos, dos puertas lacadas se deslizan y dejan un gran vano para acceder a su interior. Abiertas, permiten la entrada de luz natural a este espacio interior y sin ventana.

- Las puertas sustituyen al tabique tradicional y son un ejemplo de cómo sacar más partido a la superficie útil de la vivienda al optar por una distribución flexible.

- La organización y el diseño de la cocina se planifica en función de su perspectiva desde el salón. Por ello, las puertas de los armarios son lisas y lacadas y algunos electrodomésticos se panelaron para hacerlos “invisibles”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas