Un piso alegre y colorido

Sin derribar tabiques, ni hacer una gran obra, se actualizó la estética de este piso madrileño. ¿Las claves para lograrlo? Nuevos materiales, cambios certeros y destellos de color.

Sí, se puede renovar una casa casi por completo sin acometer una reforma integral. Se hizo en este piso madrileño con un resultado formidable. Sin cambios en la distribución de las estancias, pero sí en los revestimientos y en la decoración, ahora parece una vivienda nueva. El proyecto se encargó a la interiorista Ángela Sanz, de MA+uno, arquitectura de interiores, y la ejecución de obra a la empresa constructora Pie Derecho. En el recibidor, bastó con alicatar las paredes con espejos biselados para que este espacio pareciera otro, más elegante y amplio. También se cambiaron los herrajes de las puertas de paso y armarios, se pintó la casa y se decoraron algunos ambientes con papeles y vinilos.

La tarima se acuchilló y barnizó para que luciera nueva, como el primer día. En la cocina los revestimientos se renovaron con porcelánicos de gran formato instalados sobre los antiguos materiales; con este cambio se logró una estética más actual, aunque los muebles y electrodomésticos siguen siendo los mismos. En cuanto a la decoración, la mezcla de estilos, la naturalidad y el contraste de colores para dar más vida a los ambientes son las claves. También la funcionalidad, tan necesaria para que la propietaria y su hija pequeña vivan con comodidad.

Así, se combinan muebles clásicos y de anticuario con otras piezas de diseñadores célebres, como las sillas de los Eames, resistentes y ergonómicas. Es una decoración alegre con elementos sorpresa, como el trío de cojines que dan forma a un perro salchicha en el sofá, las lámparas colgantes realizadas con gramófonos originales, o la composición en aparente desorden formada por las baldas-ménsula en la pared del comedor.

Los dormitorios también se renovaron con una decoración elegante y personal. En el principal, con un gran cabecero en capitoné que llega hasta el techo, la cama gana interés visual. Tapizado en gris claro, su gran variedad de matices hacen de la habitación un ambiente más acogedor. Por su originalidad destaca la decoración de una esquina, convertida en rincón de lectura y reflexión con vinilos de frases.

En el dormitorio infantil triunfa el contraste de colores turquesa y rosa, que se matizan con el mobiliario blanco y un papel pintado con casitas de pájaros en tonos soft. Los baños de la casa fueron las únicas estancias totalmente reformadas. En uno de ellos destacan la maxi ducha con gresite turquesa oscuro y plato negro, y el mueble de lavabo de diseño impecable. Un dúo que, junto a la grifería cromada y a los azulejos retro biselados, lo dotan de más estilo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón con contrastes

Un mix de vibrantes colores en la zona de estar destaca sobre el fondo blanco dominante. Cojines, mesas de centro y un kílim multicolor dinamizan la decoración y resaltan la presencia de los muebles tapizados.

Una lección de estilo: recurrir a varios colores, sin llegar a la saturación.

Interiorismo y cojines con dibujo de perro, de MA+uno. Sofá y butaca tapizados por Tapiviesa. Mesas, de b.d madrid. Kílim, de Tailak.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un recibidor de espejos

El recibidor está revestido con espejos biselados, con junta trabajada, que multiplican la luz del salón.

Consola, de La Factoría Plástica. La lámpara procede de un anticuario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Piezas de color

Los muebles más voluminosos de la zona de estar, el sofá con chaise longue y la librería de obra, aligeran su peso visual y propagan la luz natural con su blancura. Las piezas de colores variados en este escenario pleno de claridad ganan relieve. Majestuosa, la lámpara de pie negra.

Librería, diseñada por MA+uno. Lámpara de pie, de Santa & Cole, adquirida en Años Luz. Cojines, de Gastón y Daniela. Visillos, de Gancedo, confeccionados por Tapiviesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón comedor con terraza

El sofá, situado de espaldas al comedor, es el elemento que marca la separación de los dos ambientes del salón, ubicados delante de sendos ventanales. Las sensaciones de orden, amplitud y continuidad visual se logran al vestirlos con caídas idénticas, que casi se mimetizan con las paredes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una decoración singular

A distancia, desde la zona de estar, varias piezas que decoran el comedor tienen un gran impacto visual. Forman un mural singular que, con su aparente desorden, refresca la decoración, como lo hacen en el sofá los tres cojines con la ilustración canina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fusión de estilos en el comedor

La mesa clásica, que ya tenía la propietaria, pierde sobriedad con las sillas de colores, un diseño de los Eames de 1950, editado por Vitra.

Detalles con encanto para personalizar la decoración: el trío de lámparas con pantallas gramófono y las baldas en estudiada asimetría.
Sillas Eames Plastic Side Chair y baldas Corniches, de Vitra. Lámparas realizadas con piezas de gramófono originales, de Objetology.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baldas mini

En laca brillante y en varias medidas, son una versión ultramoderna de las ménsulas clásicas ornamentales. Colocadas en un estudiado desorden, dinamizan el comedor.

Baldas de madera modelo Corniches, de la firma Vitra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mensaje de bienvenida

Las letras multicolor rompen la unidad cromática con el blanco dominante, que además se refleja en la pared alicatada con espejos. Su aire desenfadado resta sobriedad a la carpintería clásica.

Letras y silla, de La Factoría Plástica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en paralelo

Es la distribución más funcional del área de trabajo porque hace fluida la circulación hacia el tendedero. En un frente, se suceden frigo, cocción y fregadero; y en el opuesto, se disponen muebles con capacidad de almacenaje. Entre ambos, una distancia que garantiza la libertad de movimientos, mientras se realizan las tareas.

Frigorífico, de LG. Horno, de De Dietrich. Exprimidor Bistro, de Bodum. Pavimento de gres porcelánico, de Discesur, en 60 x 60 cm.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una pared para pintar

La peque de la casa disfruta mucho haciendo sus garabatos sobre la pared pizarra del office, mientras prepara la comida mamá, que anota aquí también sus recados. Es una idea de MA+uno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cóctel de colores en el office

Un papel pintado con platos vintage es protagonista en el office, al que aporta un aire femenino y chic. También es un lienzo perfecto para unificar la variedad cromática que añaden la araña y la sillería. Papel, de Guille García Hoz. Sillas, de Vitra. Lámpara multicolor, de Muno. Mesa Lau, de Stua, en fresno teñido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una decoración dulce

El color lo es todo en el dormitorio infantil. La intensidad del dúo turquesa-rosa se matiza con un papel pintado de casitas para pájaros en tonos suaves.

Un plus de diseño y femineidad: las sillas rosas, un clásico del diseño a escala infantil.

Sillas Panton Junior, de Vitra. Mesa, de Ikea. Papel, de Guille García Hoz. Estor tipo screen, de Abast Vent. Alfombra, de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio de juegos

Un mueble escalonado, con contenedores extraíbles, ayuda a mantener en orden juguetes, peluches y libros; su altura es perfecta para una niña pequeña. El árbol que lo corona es un vinilo que derrocha color y fantasía.

Mueble Trofast, de Ikea, en pino. Butaquita, retapizada con tela de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles alegres y funcionales

Sobre el radiador, perchero Hang it all, de Vitra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tonos suaves para descansar

En el dormitorio, una base cromática neutra, pero plena de matices, es un acierto porque transmite sensación de calma. Las chispas rojas y anaranjadas caldean el ambiente y lo hacen más vital.

Cojines y plaid lila, de Gastón y Daniela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dormitorio femenino y radiante

El dúo gris-blanco se enriquece con las pinceladas rojas de los cojines que hacen más cálido el dormitorio.

El broche de oro en la decoración: varios espejos sol y vintage.

Cabecero diseñado por Ángela Sanz, tapizado con tela de Gancedo, por Tapiviesa, para MA+uno. Cojines y plaid lila, de Gastón y Daniela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paredes que hablan

La idea de poner en esta esquina del dormitorio un vinilo-poema refleja el mimo puesto en la decoración. Junto a él, una lámpara de pie y una silla adquieren relieve con su elegante color negro.

Lámpara, de Años Luz. Vinilo, de Dilus. Pomos en la cómoda, de Zara Home. Banco diseñado por Ángela Sanz, tapizado con tela de Gancedo, por Tapiviesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles recuperados

Era una cómoda que tenía la propietaria, pero su madera era muy oscura y no encajaba en la nueva decoración del dormitorio. Se lacó de nuevo y... ¡sorpresa! con los pomos en blanco y negro, de Zara Home, parece nueva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño renovado

El diseño y el contraste cromático definen el nuevo espacio. Destacan el frente de lavabo con un mueble suspendido, pero también una ducha maxi con gresite en turquesa oscuro y un plato negro en armonía con el pavimento.

Mueble de la serie Onto y lavabo, de Duravit. Griferías Link, de Rovira. Mampara Pensi, plato antideslizante y gres porcelánico, de Discesur. Suministro de materiales y ejecución de obra, realizados por la constructora Pie Derecho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Encimera con tablero marino

Este material resistente a la condensación y humedad es perfecto para un cuarto de baño.

Un plus de diseño: su encimera curvada. Mueble de la serie Onto, de Duravit.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas de la reforma

- La decoración del dormitorio apuesta por un marcado contraste de colores, alegre y vital. En la pared de la ventana, un turquesa muy vivo, que también decora e integra con acierto el cubrerradiador. Y en la pared de la cuna, tonos relajantes en un papel con casitas de pájaros en tonos pasteles.

- En otra pared, blanca y luminosa, gana protagonismo un árbol de cuento; es un vinilo que corona un mueble escalonado, destinado
a guardar los juguetes.

- Por último, una alfombra rosa de pelo corto decora el suelo, aporta calidez y realza el mobiliario clásico y de diseño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas