En esta casa prima el Open Concept

Piezas con pasado, colecciones y detalles originales definen esta casa adosada en Madrid, que debe su encanto a su creativa propietaria.

En esta vivienda de cuatro plantas, situada en Madrid, todo queda a la vista ya que los ambientes prácticamente no se compartimentan con tabiques. Sus propietarios se encargaron de cada detalle de la reforma con la idea de respetar en todo momento el estilo original de la construcción y dotar a los interiores de un espíritu fresco, acorde al carácter creativo de la dueña, Marta Corsini.

En la primera planta se ubican el estar y la zona de trabajo. En un semisótano, la cocina y el comedor. Y en los niveles superiores, el dormitorio principal con baño y vestidor y el cuarto infantil. La unidad en la decoración, aunque con detalles específicos para cada estancia, da como resultado un interiorismo encadenado a través de las cuatro plantas, repleto de detalles personales presentes en los diseños de Marta. En la cocina, el juego de color y la estética retro transportan a un entrañable espacio familiar.

Ya en los dormitorios, de nuevo se siente el estilo fresco y la mano creativa de Marta. Ella es la artífice de la decoración de la habitación de su hija, Julieta, un espacio de ensueño en madera con varios ambientes: la zona de descanso, un pequeño vestidor con armarios y cajoneras y el área de juegos. En la habitación principal la madera también aporta el extra de calidez. Aquí, los textiles y tonalidades hablan de una belleza sencilla, de calma y de la importancia de la luz natural en los interiores.

Las aficiones de Marta —lectura, cocina, pintura, diseño, costura…— y su trabajo se perciben en su casa. Son su vida y forman parte de la esencia de estas paredes en las que se funden los límites entre obligación y devoción. Marta disfruta con lo que hace, y eso se aprecia en una decoración fresca, natural, muy vivida y compartida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un recibidor muy personal

Esta vivienda se distribuye en vertical, en cuatro plantas. El peso de la escalera en cada nivel es innegable por lo que la propietaria, Marta Corsini, quiso convertirla en un elemento decorativo. Una composición de fotografías personales y dibujos de la pequeña de la familia comparten pared con obras del artista Eugenio Merino. La lámpara que pende del techo es una adaptación de Marta a partir de un modelo de los años 60.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón amplio y con luz

En la primera planta de la casa se encuentra el estar, que comparte espacio con el rincón de trabajo. Incluye una zona de asientos, distribuidos en forma de L, y orientados hacia los ventanales y la chimenea.

Cojines: en blanco y negro, de Ikea, y los de  estampado étnico, se compraron en un viaje. Sofá verde, de familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el salón, sofás en esquina

La diversidad y disparidad de estilos, junto con una paleta cromática muy variada, son responsables del personal sello que marca el interiorismo de esta vivienda en todas las estancias. La mirada de Marta Corsini, la propietaria, descubre en cada espacio las posibilidades de la luz.

De Ikea: sofá en tono neutro, alfombra y mesa auxiliar Ikea PS 2012, con sobre de cristal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La protagonista, la chimenea

Es un diseño de Marta, quien la integró totalmente en el frente y la convirtió en el eje de simetría del estar. A ambos lados, la propietaria reservó vanos para almacenar la leña.

Un detalle: sobre la balda que queda encima del sofá, un proyector convierte el estar en una sala de cine.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El perfecto rincón de lectura

Una butaca orejera que te envuelve, la idílica estampa de la chimenea al lado y una lámpara de pinza en la estantería para iluminar las horas de lectura.

Sillón orejero modelo Hernani, en Gastón y Daniela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mezcla de estilos

En la variedad está el gusto... Y en este caso, el acierto. Es la diversidad de estampados y de estilos la que aporta ese carácter vivido a la zona de estar. Además, la ligereza de las piezas auxiliares, que aquí actúan como composición de centro, dejan el área central despejada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón de trabajo

Aquí la propietaria da rienda suelta a su creatividad. Con un extra de luminosidad, la mesa de grandes dimensiones es protagonista. Imprescindibles los auxiliares para organizar el material.

Mesa y baldas de pared Lack, de Ikea. Sillas, de Calma Chechu y estantería similar en la misma tienda. Flexo, de Sancer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio para trabajar

Además de cómodo y luminoso, este despacho se organiza de manera práctica, con el material a mano en una estantería con cajas compartimentadas y cestas.

Letras, de venta en Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un office de antaño

Marta, aficionada a almacenar botes y tarros de cristal, para decorarlos posteriormente, no duda en exhibirlos como piezas de colección en el office. La vitrina, antigua, fue restaurada y decapada por la propietaria. Cada objeto acentúa la estética retro de toda la cocina.

Mesa, similar en Calma Chechu. Las sillas proceden de esta tienda. Mantel y paños, de Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina con aire vintage

Tanto los revestimientos como la línea del mobiliario, con vitrinas en los módulos superiores, colaboran en la estética vintage.

Es un diseño de María López Montero, llevado a cabo por KitchenChic. Lámpara de techo, de Santa & Cole.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Habitación infantil

Julieta es la reina de la casa y su madre, artífice del interiorismo de su cuarto, así quería que se sintiera. Marta Corsini, que se dedica al diseño de habitaciones infantiles, disfrutó con cada elección para que, además de cumplir las necesidades de descanso, este ambiente se convirtiera en
testigo de juegos y ratos de diversión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armarios empotrados...

... Como la casita de un cuento. Las puertas de los armarios de la habitación infantil incorporan ventanas con cuarterones en la parte superior, vestidas con cortinillas textiles en cuadritos vichy.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un cuarto a medida de su hija

Los colores, intensas pinceladas en rojo, fresa y azul marino en textiles, animan la composición.

Carpa sobre la zona de juegos, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles a medida y de madera

El mobiliario, adaptado a la inclinación de los techos dado que el cuarto de Julieta se sitúa en la última planta de la casa, se ha realizado en madera en tono miel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio principal con baño integrado

Complementos y textiles ponen la exquisitez en el dormitorio principal con sus texturas, alegres tonalidades y estampados. En combinación con la madera, el resultado es un agradable aire desenfadado muy campestre.

Mesillas, diseño años 50, similares en Calma Chechu, como las lámparas de mesa. Marta transformó un cabecero, de Ikea, para adaptarlo a su gusto y necesidades. Ropa de cama, de Sandra Marques. Cojines, adquiridos en un viaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un cabecero adaptado al espacio

Aférrate a ese mueble que te gusta. Siempre se puede customizar. La propietaria de esta casa amoldó el cabecero Mandal, de Ikea, a la pared de su dormitorio al cajearlo para salvar los interruptores de la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio tipo suite

En la reforma uno de los dormitorios se integró en la habitación principal para darle un nuevo uso: un vestidor de estilo romántico, distribuido en tres frentes.

Armarios, diseñados por Marta Corsini. Las cortinillas están confeccionadas con telas antiguas. Butaca, de herencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño con ducha

El cuarto de baño mantiene el equilibrio con la decoración de toda la vivienda. La madera conserva su protagonismo en el mueble del lavabo, diseño de Marta Corsini. A su lado, la ducha con murete de obra y fijo de cristal hasta el techo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles que rebosan femineidad

Combina funcionalidad con encanto: ten a mano las cremas que utilices a diario, los discos desmaquillantes o tu fragancia preferida en delicados botes de cristal.

Botes de cosmética, tarros de cristal y toallas, de venta en Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas de la reforma

- Marta Corsini, diseñadora de ambientes infantiles, reservó la última planta de su casa para su hija. Proyectó un cuarto diáfano con varios ambientes, aunque con dos premisas principales: mantener el espacio central despejado y ganar capacidad de almacén. 

- La ejecución de la propietaria en sus trabajos responde a las necesidades concretas y a los gustos de padres e hijos en cuanto a estilo y colores. En el dormitorio de la niña, la madera viste las puertas de los armarios, las cajoneras y algunos frentes, en diseños que se adaptan a la particularidad de la planta abuhardillada. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas