Un piso familiar y moderno

La comunicación de espacios y el libre flujo de la luz natural marcan el ritmo decorativo de este piso que se modernizó tras una reforma integral.

La reforma de este piso se centró en la renovación conceptual de la vivienda, con el objetivo de dejar atrás la visión antigua y ceder su puesto a una estructura moderna que rentabiliza por igual luz y espacio. Una apuesta del arquitecto Pablo Serrano y de la interiorista Blanca Elorduy. Las pautas principales que lograron tal cambio comenzaron al posibilitar la fusión de ciertos espacios, según el momento, mediante la eliminación de algunas puertas y la sustitución de otras por correderas.

La presencia del blanco roto en la totalidad de paredes y techos garantiza el atractivo reflejo de la luz natural que, tras las obras, entra generosa en las zonas comunes a través de sendos miradores. Como contraste, caldea el ambiente una elegante tarima de roble envejecido en acabado natural y un original panel de la misma madera que delimita a la vista la zona de tertulia. El otro punto cálido que merece un destacado son las ventanas, con perfiles de madera, a imagen de las originales.

La nueva distribución de la vivienda, mucho más racional, presenta una cocina muy bien diseñada, que ahora integra el antiguo cuarto de servicio, un aseo de cortesía y el lavadero en un mismo espacio. Las vistas desde la isla de trabajo —que también hace las veces de comedor de diario— son impresionantes. Los tres dormitorios, por su parte, presentan una perfecta decoración funcional y muy confortable al mismo tiempo, salpicados de curiosas notas personales que las definen con un sello propio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una decoración duradera

Con la idea de prolongar la decoración a lo largo del tiempo se eligieron muebles de líneas rectas y colores neutros destinando a los complementos todo el colorido.
Sofás y butacas, de Ego. Cojines, de Lu Ink. La mesa de centro fue encargada a medida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Amplios ventanlaes en el salón comedor

Dos amplios miradores acristalados conectan los extremos del salón con su constante entrada de luz. Supone un privilegio, además, contemplar las preciosas vistas que ofrecen de la ciudad. El comedor, instalado junto a uno de ellos, destaca por su mobiliario de diseño.
Mesa, de Pilma. Sillas, de Arper. Lámpara de techo, de Ingo Maurer. Butaca, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un luminoso rincón de lectura

La carpintería interior de la casa refuerza el diseño del proyecto con modelos acordes al entorno. Aquí, por ejemplo, se quiso recuperar el encanto de las antiguas ventanas de madera con unas nuevas de idéntico acabado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los textiles del salón

Si, como en este caso, contamos con piezas básicas atemporales y tapicerías neutras, serán los complementos los que definan cada estación. De cara al invierno, mantas muy suaves y mullidos cojines serán los encargados  de caldear el ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mantener el orden en el salón

Una correcta organización en la zona de estar mostrará el salón mucho más despejado y armónico.
Por eso, la elección de muebles con capacidad de almacén da siempre tan buen resultado.
Alfombra de Gandía Blasco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La calidez de la madera en la pared

Uno de los paneles del salón se revistió igual que el suelo, como punto central decorativo. Todo un acierto que rompe con el predominio del blanco y delimita visualmente la zona de estar.
Mesa auxiliar junto al sofá, de Maisons du Monde. Sobre ella, flexo modelo Tolomeo, de Artemide.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles como hilo conductor

Como si tratáramos de contar una historia, la decoración de un espacio necesita puntos en común para conectar los ambientes. ¿Por qué no a través de los complementos?
Los complementos son de Lu Ink y Antique Boutique.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un comedor en blanco

La elección del comedor en blanco y acero tiene mucho que ver con su integración en la cocina contigua. Una apuesta actual, que conecta con eficacia la zona de trabajo con el estar.  
Mesa de comedor, de Pilma y sillas, de Arper.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Amplia cocina con isla y barra de desayuno

Tras la reforma, las nuevas dimensiones de la cocina hicieron posible contar con una sofisticada zona de cocción y almacén y una isla que funciona como superficie de trabajo y comedor de diario al mismo tiempo.  
Muebles de cocina, de Santos. Electrodomésticos, Siemens.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con vistas

La luz natural también es fundamental en la cocina; ya desde por la mañana recibir claridad mientras desayunamos levanta el ánimo. Si tienes posibilidad, ubica el office cerca de la ventana y prescinde de cortinas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dormitorio cálido en blanco y madera

El blanco roto predomina en paredes, muebles y textiles del dormitorio, de ahí que el recurso de apostar por la madera en la ventana, el suelo y la pared del cabecero resulte tan confortable.
Ropa de cama, de Filocolore y Textura. Aplique modelo Tolomeo, de Artemide. Cuadro, de Pablo Serrano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los muebles del dormitorio

Los muebles, todos blancos y de líneas rectas, forman parte de un conjunto perfectamente integrado en la decoración del dormitorio principal.
Mesilla de noche, de Treku. Aplique modelo Tolomeo, de Artemide. Ropa de cama, de Filocolore y Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nueva distribución en el cuarto de baño

Tras la reforma, la vivienda cuenta con dos cuartos de baño completos, ambos integrados dentro de los dormitorios, uno en el principal y otro para compartir entre los dos infantiles. Las pautas para ambos fueron funcionalidad, diseño y sencillez. Todo un acierto.
Sanitarios y mueble bajo el lavabo, de la firma Duravit. Griferías de la serie Axor, de la firma Hansgrohe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El valor del tocador en el baño

Algo tan sencillo como nuestros collares en el baño, o los bolsos más vistosos expuestos en el recibidor,
dejan nuestra sutil impronta decorativa en diversos puntos estratégicos de la casa. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano y distribución del piso

Puntos clave del proyecto:

- La renovación conceptual de la vivienda marcó la dirección de la reforma centrada, a partir de aquí, en comunicar espacios, especialmente entre el salón, el comedor y la cocina, con el office y un lavadero integrados.

- Destaca la carpintería interior, tanto por la calidez de la madera -elegida para el pavimento, los paneles y las ventanas-, como por la numerosa presencia de puertas correderas como recurso unificador.

- Gracias a la nueva organización, la vivienda ahora cuenta con un aseo para invitados, lo que permitió integrar los otros dos baños dentro de los dormitorios, uno en el principal y otro para las habitaciones de los niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas